Nota Roja

Liberación de “La Gallina”, desvergüenza

Cancún, 31 Ene

(Por Esto Q Roo).

Quintana Roo y la Península de Yucatán están en peligro. La liberación de Roberto Nájera Gutiérrez alias “La Gallina”, la madrugada del domingo, deja al descubierto las redes y acuerdos del más alto nivel, entre autoridades, gobierno federal y la delincuencia organizada. Nájera Gutiérrez, señalado como jefe regional del “Cártel de Sinaloa”, está considerado como uno de los veinte criminales más peligrosos de México, de acuerdo con el reporte de la DEA en Estados Unidos, y se encuentra también en la lista de los 100 principales narcotraficantes entre las fronteras del país con la Unión Americana.

Pese a esto y aún con los antecedentes por sus nexos con el “Cártel de Sinaloa” y del mismo Joaquín Guzmán Loera, Roberto Nájera Gutiérrez fue puesto en libertad debido a que sólo le imputaron delitos previstos por la ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos.

De ahí en fuera, el Juzgado de Control Federal, en manos del juez, Christian Omar González Segovia, ubicado en la ciudad de Mérida, Yucatán, no vinculó a Nájera Gutiérrez con delitos de delincuencia organizada, narcotráfico y asesinatos, tal como consta en los expedientes militares sobre “La Gallina”.

Roberto Nájera es reconocido abiertamente como uno de los facilitadores de la violencia en Quintana Roo, donde el “Cártel de Sinaloa”, se enfrenta al Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG) se enfrentan en medio de ejecuciones sangrientas, por el control de la plaza, junto con otros cárteles del narcotráfico.

Se suponía que “La Gallina” era uno de los principales objetivos de seguridad del gobierno de México, debido a su control en el tráfico y la distribución de estupefacientes en la región sureste del país, desde Belice hasta los estados de Quintana Roo, Yucatán, Campeche y Chiapas.

De hecho la Policía Federal tiene identificado a Nájera Gutiérrez después de que un tribunal emitiera una orden de arresto por un asesinato relacionado con una narcocélula de una pareja en su estado natal en Chiapas en 2013.

Fue arrestado en Tizimín, Yucatán, poco después del asesinato de la pareja, pero logró su liberación.

Con todos esos antecedentes, se suponía que se daría un procedimiento directo contra el principal “Capo” del sureste.

Así fue capturado hace una semana en un retén policíaco, y posteriormente encarcelado. Hasta que este fin de semana fue puesto en libertad por el juez Federal, Christian Omar González Segovia y salió del Centro de Readaptación Social, (Cereso) de Mérida, Yucatán.

Incluso la presencia de efectivos de fuerzas militares el sábado en su traslado a los Juzgados Federales en Mérida, daban indicios de que se daría un golpe contundente al narcotráfico.

Sin embargo, en vez de eso, una vez más se impuso la impunidad. Los acuerdos a nivel cupular y las estructuras de corrupción dentro del gobierno federal – principalmente – con el crimen organizado, le dieron libertad a Roberto Nájera Gutiérrez.

Con ello, se pone en riesgo la seguridad que tanto ha destacado en Yucatán, donde se habían dado golpes en contra de la delincuencia organizada debido a que es considerado como uno de los estados más seguro del país.

En cuanto a Quintana Roo se refiere, la situación también es riesgosa, ya que la violencia se ha recrudecido considerablemente debido a la confrontación de los grupos delictivos en el Caribe mexicano que ha arrojado una larga cadena de sangrientas ejecuciones.

Violencia en la Península de Yucatán

Durante las últimas tres semanas, la sombra del crimen organizado se ha posado sobre la Península de Yucatán.

Tras las tragedias y ataques a balazos y con granadas en Playa del Carmen y Cancún, principales destinos turísticos del país, y en donde se registraron asesinatos con armas de fuego, en el centro nocturno Blue Parrot y en las oficinas de la Vicefiscalía General de Justicia; fue el pasado jueves cuando en la ciudad de Mérida se detuvo a Roberto Nájera Gutiérrez, alias “La Gallina”, presunto operador de Joaquín Guzmán Loera, (a) “El Chapo” recientemente extraditado a Estados Unidos, junto a otras dos personas.

En la detención de “La Gallina” se encontraron cinco armas de fuego, 65 cartuchos de diversos calibres, dos chalecos tácticos y un pasamontañas.

Es señalado como el operador regional del Cártel de Sinaloa, y responsable de tráfico de drogas en Chiapas, Veracruz, Campeche y Yucatán.

Tras su captura “La Gallina” fue conducido el sábado a los juzgados del Poder Judicial de la Federación, bajo un intenso operativo policíaco, y puesto a disposición de la Procuraduría General de la República (PGR).

Mientras que el viernes, en Buctzotz, Yucatán, la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) detuvo a tres sujetos que presuntamente pertenecen al Cártel de Manzanillo, (en Colima). Según las primeras versiones, su propósito era secuestrar a una persona que se habría quedado con un cargamento de droga.

De acuerdo con el reporte policíaco, los elementos policiales identificaron a Nájera Gutiérrez a raíz de una ficha judicial por el homicidio de una pareja en su natal Chiapas.

Ante ello, los elementos dieron aviso a la delegación de la Procuraduría General de la República (PGR) en la entidad, donde hasta anoche se encontraba detenido. Además, el presunto líder criminal es investigado por autoridades federales por delincuencia organizada.

Nájera Gutiérrez fue detenido en 2013 como presunto responsable del homicidio de una pareja chiapaneca.

El reporte indica que controla la ruta de la droga desde Comitán, Ocosingo, Palenque, Tuxtla Gutiérrez y en la Península de Yucatán.

Pero con todo ello, fue puesto en libertad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba