2016, el poder por el poder

A Tiro de Piedra

El poder tiende a corromper,  el poder absoluto corrompe absolutamente
Lord Acton

Julián Santiesteban
.

En aras de lograr triunfos electorales, partidos y candidatos son capaces de traicionar todo atisbo de congruencia y fundamentos ideológicos, y aunque esta situación aplica a todo México, Quintana Roo es un magnífico ejemplo de todo aquello que no debiera existir en política.

En Zacatecas, el Partido Acción Nacional (PAN) y el de la Revolución Democrática (PRD) han adelantado ya sus intenciones de coaligarse, en abierta incongruencia con sus principios ideológicos, de derecha el primero y de izquierda el segundo; pero en Quintana Roo, el Partido Encuentro Social (PES) –sí, aquél que se promocionaba como un partido que no “recicla” políticos- designó como su dirigente estatal a Carlos Mario Villanueva Tenorio, ex alcalde de Othón P. Blanco, ex priísta y quien ya anunció su intención de contender coaligado al Partido Revolucionario Institucional (PRI). ¿Qué tal?

pedro canche7Otra muestra de oportunismo político la ha dado el Partido del Trabajo (PT), quien por conducto de su dirigente estatal, Hernán Villatoro Barrios, anunció que ha propuesto la candidatura a la gubernatura al periodista Pedro Canché Herrera; según el dirigente, el periodista ve con simpatía la propuesta. El oportunismo radica en la notoriedad alcanzada por el comunicador a raíz de su detención, posterior liberación y ahora que diversos organismos, como la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) y la  Organización de Naciones Unidas (ONU) han recomendado la reparación del daño por la irregular detención sufrida. Los petistas ven en Canché Herrera la oportunidad de conquistar espacios legislativos y regidurías en los municipios por el llamado “efecto de arrastre”, más que conquistar la gubernatura, sobre todo considerando que ningún petista defendió la causa de Canché Herrera, por el contrario, guardaron siempre un silencio cómplice.

Ahora bien, si la incongruencia y el oportunismo están presentes, la carencia de control y liderazgo parecen ya una constante en la oposición –por llamarla de alguna manera- quintanarroense; pues apenas este martes, el dirigente estatal del Partido Acción Nacional (PAN), Eduardo Martínez Arcila, emitió un comunicado en el que “lamenta” que el aspirante a la gubernatura, Carlos Joaquín González, pretenda “meterse por la puerta trasera”, en alusión a que diputadas locales y federales de dicho partido, dirigentes municipales y consejeros estatales han apoyado al aun priísta, ex subsecretario de Turismo federal y aspirante a la gubernatura de Quintana Roo.

En el PAN aseguran tener “cuadros distinguidos” para postular por la candidatura, pero no hay uno solo que se haya manifestado en ese sentido, a menos de tres meses de que inicien las campañas,  y menos de seis meses de que las elecciones se realicen. Carlos Joaquín ni siquiera ha dicho si abandonará las filas del PRI, pero el dirigente panista, más “orgánico” que opositor, ya “siente pasos.”

luz maria 4Mientras todo lo anterior ocurre, partidos como Movimiento Ciudadano (MC), el Verde Ecologista de México (PVEM) y Nueva Alianza, esperan concretar coaliciones con el PRI; y el Partido de la Revolución Democrática (PRD) “vende caro su amor” haciendo escarceos con postular a la actual senadora por Quintana Roo, Luz María Beristain, conocida nacionalmente como “lady senadora”; pero a nivel local por su “cariño” con el régimen.

Aún más, hasta el partido Morena postulará a un ex militante del PRI, José Luis Pech Várguez, reconocido por ocupar infinidad de cargos públicos cuando militaba en el tricolor, desde la Secretaría de Gobierno hasta la rectoría de la Universidad de Quintana Roo (Uqroo). Como se observa pues, por irónico que resulte, el único candidato no priísta o ex priísta en Quintana Roo sería justamente el del PT. ¡Vaya nivel de oposición!

No se trata pues de ofenderse por las declaraciones del dirigente nacional del PRI, Manlio Fabio Beltrones, que califica las coaliciones entre PAN y PRD como “política del cambalache”, pues en todo caso los partidos debieran tener cuadros competitivos y no estar esperando a ver que “cachan”; se trata de buscar un entorno más democrático y no el poder por el poder. Se trata, al final, de buscar el desarrollo el país, no el acceso a las arcas públicas; así se observa desde aquí, A Tiro de Piedra. Nos leemos en la próxima.

Le dejo, como siempre, notas que fundamentan lo expresado.

Deje un comentario

Diez + 9 =