A ellas, ¡Gracias!

Visión Intercultural

Francisco J. Rosado May
fjrmay@hotmail.com

La brutal represión a las mujeres que se manifestaron la semana pasada en Cancún, en contra de los feminicidios pasados y recientes en el estado, corrió como reguero de pólvora en México y en otros países. Las reacciones de impotencia, coraje, denuncias, agravios, continúan en redes sociales y, sobre todo, en la mente de la población quintanarroense. Y no es para menos.

La organización “Impunidad Cero” recién publicó su reporte 2020 sobre Impunidad en Homicidio Doloso y Feminicidio; vale mucho la pena rescatar los siguientes datos (https://www.impunidadcero.org). En cinco años las víctimas de feminicidio aumentaron 137%. Cinco entidades concentran casi la mitad de los feminicidios en México: Veracruz, EDOMEX, CDMX, Nuevo León y Jalisco. En 2017 a nivel mundial 87 mil mujeres fueron asesinadas, 58% por su pareja o algún miembro de su familia.

 A nivel mundial 81% de las víctimas son hombres, pero cuando el homicidio se comete por un familiar, 64% de las víctimas son mujeres.

La impunidad por feminicidio en 2019 se estimó en 51.4%. Baja California Sur registra el 100% de impunidad en feminicidio, mientras que en Guerrero el valor es de 93.8 y en Jalisco de 86.7. ¿Como responder a quienes desde el extranjero preguntan que pasó en Cancún? ¿Qué decir de manera que no se ponga en riesgo el prestigio del destino turístico? Nuestras autoridades solo tienen una opción, aclarar los hechos y castigar a los culpables en forma ejemplar lo más pronto posible. Pero sería un error no atender en forma integral el problema de violencia en general y de los feminicidios en particular, no se trata solamente de saber quién dio la orden de disparar e identificar a quienes lo hicieron.

No se trata de aclarar solamente los últimos feminicidios. Se trata de castigar a los culpables, si, pero también de reconstruir el tejido social y crear un mucho mejor ambiente de seguridad. Si prevalece la impunidad o la simulación, también se sabrá en el mundo y eso pone en riesgo no solo a los culpables sino a los cientos de miles de empleados que viven del turismo.

¿Cuál es el perfil psicológico de quien dio la orden de disparar y de quienes lo hicieron? ¿Qué nivel y tipo de educación tienen? ¿Sobre que valores se basa su comportamiento? ¿Porqué forman parte de seguridad pública? Éstas y muchas mas preguntas deben acompañar a la pregunta de quien dio la orden y quienes la ejecutaron. Las buenas y correctas respuestas son indispensables. No olvidemos que las mujeres hicieron posible la sedentarización de las poblaciones nómadas al crear la agricultura. No olvidemos que las mujeres lucharon junto con los hombres en todas las guerras por la libertad, en todo el mundo.

 Y siguen luchando para combatir la desigualdad social. No olvidemos que las mujeres tienen el mejor prestigio cuando se trata de aprovechar los apoyos gubernamentales. No olvidemos que las mujeres son el ingrediente necesario e indispensable que cohesiona a la familia. No olvidemos que las mujeres tuvieron que luchar, y fuerte, por el derecho al voto.

No olvidemos que las mujeres representan el 50%, y en algunas regiones es mayor, de la población. No olvidemos que es por las mujeres que tenemos vida. No olvidemos que la lucha de las mujeres en contra de la violencia en general y de los feminicidios en particular, es también un combate en contra de la terrible inercia de acostumbrarnos a la violencia y no hacer algo para evitarla. Por todo eso y mucho mas, ¡GRACIAS! Me solidarizo con su lucha.

un comentario

Deje un comentario

uno × dos =