Notas

Abuso policial originó la balacera donde murió un elemento estatal

CHETUMAL, 26 de febrero.-

Los elementos de la Policía Federal fueron quienes provocaron el tiroteo en las inmediaciones de la garita aduanal de Caobas, el pasado sábado en la madrugada, al ingresar en forma ilegal disparando sus armas al rancho “Cedralito”, en el kilómetro 184 de la carretera Chetumal – Escárcega, en un acto de abuso de autoridad que terminó con saldo de un policía preventivo estatal muerto, denunciaron familiares del anciano que ha sido acusado del homicidio del agente, quienes atestiguaron el allanamiento escondidos en la parte trasera de la casa.

ancianodetenidoMientras tanto, la policía localizó y decomisó el día de ayer el vehículo tipo Voyager color blanco al que aparentemente los federales iban persiguiendo y que curiosamente se les escapó en la cercanía del rancho que allanaron, pero lo encontraron en una brecha alejada del lugar, por lo que esto refuerza la versión de que los policías federales se equivocaron pensando que la unidad se refugió en la propiedad del anciano ahora detenido, inculpado del homicidio del policía Pedro David Vega López.

De acuerdo a dos familiares que estuvieron en el lugar momentos antes de los hechos, el viernes 21 del presente mes, alrededor de las 23:30 horas, los agentes de la Policía Federal ingresaron al rancho propiedad del señor Sael Jerónimo García, de 75 años, en forma ilegal y disparando sus armas sin motivo alguno.

Por lo mismo, advierten que preparan una serie de manifestaciones en la alcaldía de Nicolás Bravo para denunciar este abuso de los policías federales.

“A esa hora nos retirábamos de la casa del señor Sael Jerónimo García, a quien acostumbramos visitar todos los días por su avanzada edad; para eso nos dirigimos a un vehículo Mazda que teníamos estacionado en la parte posterior de la vivienda y en ese momento fue cuando los agentes federales entraron al rancho realizando disparos sin motivo alguno”, expresaron.

“Al escuchar los disparos, corrimos hacia el monte para escondernos y fue cuando escuchamos que el señor Sael Jerónimo García realizó un disparo con su escopeta; los agentes federales, al escuchar la detonación de la escopeta, se retiraron del lugar y se fueron a la garita aduanal ubicada cerca del lugar”.

“Como vimos que se retiraron de la casa, regresamos a la vivienda para ver si no habían lesionado al señor Sael Jerónimo García, pero éste estaba bien y fue cuando nos dijo: ‘Váyanse, porque hay dos cuerpos tirados allá afuera’”.

“Por lo que nos retiramos del lugar; después de eso, ya no supimos que pasó”, expresaron y reiteraron que los agentes de la Policía Federal Preventiva fueron quienes provocaron el tiroteo.

Contradictorias versiones de los federales

Fue después de ese primer tiroteo, provocado por el ingreso de los Policías Federales al rancho que es vivienda de Sael Jerónimo García, cuando, al filo de la medianoche, los elementos de la Policía Federal (PF) solicitaron apoyo a la Policía Estatal Preventiva, diciendo que los habían atacado varios sujetos armados que iban a bordo de una camioneta tipo Voyager de color blanco.

Sin embargo, luego le dieron otra versión al Ministerio Público del Fuero Común que integró el expediente por el homicidio del agente estatal Pedro David Vega López, pues según la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), los elementos de la Policía Federal (PF) dijeron que realizaban un recorrido de vigilancia en el tramo de la carretera Chetumal – Escárcega cercano a la garita aduanal de Caobas, lugar en donde escucharon una detonación de arma de fuego y que observaron a dos personas del sexo masculino que huyeron corriendo hasta internarse entre la maleza.

Al MPFC los agentes preventivos de la federación también le dijeron que al estar retornando a su unidad escucharon un segundo disparo, por lo cual solicitaron el apoyo de la Policía Judicial y Estatal, quienes llegaron al sitio antes mencionado y fueron informados que en una vivienda, ubicada en un rancho denominado “Cedralito”, había una persona armada con una escopeta, por lo que se desplegó un operativo conjunto.

El hecho es que, debido a esa llamada de auxilio hecha por los elementos de la Policía Federal, alrededor de la medianoche del viernes, se movilizaron hacia la garita aduanal de Caobas los policías estatales que estaban en la partida de la alcaldía de Nicolás Bravo, a bordo de la patrulla CRP-1324, al mando del oficial Luis Ramón Fernández Hernández.

Según su reporte, al llegar al lugar de los hechos, observaron seis patrullas de la Policía Federal, con los números económicos 13659, 11239, 12463, 11809, 12718 y 12116, que estaban apostados frente al rancho “Cedralito”, donde decían haberse enfrentado a balazos a delincuentes que se habían atrincherado en el interior.

Al sitio también arribó la patrulla estatal CRP-1344, de vigilancia, al mando del oficial Rubén Ramírez Gómez, y luego se incorporó la CRP-1275, de la partida de Morocoy, en la que llegó el policía estatal Pedro David Vega López.

En ese momento, cuando a las seis patrullas federales se habían sumado las tres unidades estatales, en los primeros minutos de la madrugada del sábado 22 de febrero, los policías federales y estatales decidieron ingresar juntos al rancho, supuestamente porque temían que los presuntos delincuentes que perseguían se habían fugado.

Cuando ingresaban los policías, el agente Pedro David Vega López supuestamente se disponía a adoptar la postura de tirador hincado, cuando el dueño del rancho, Sael Jerónimo García, de 75 años, que se encontraba en el interior de la casa, disparó su escopeta calibre 16, hiriendo con siete perdigones en el costado derecho al policía, uno de los cuales le atravesó el corazón y la provocó la muerte.

Sin embargo, en la primera versión, surgida en el propio lugar de los hechos, se dijo que el policía estatal Pedro David Vega López logró abrir una de las ventanas de la casa con ayuda de un objeto, y en ese momento el anciano disparó su escopeta hiriéndolo mortalmente.

Mientras el policía herido era sacado del lugar, los demás agentes capturaron a tres supuestos delincuentes, quienes fueron sacados del rancho y esposados.

Luego de este segundo incidente, en el que salió herido fatalmente el policía estatal, llegaron más unidades en apoyo de los policías federales y estatales que rodeaban el rancho, pues se agruparon cinco patrullas más de la policía estatal preventiva, con números 5933, 1402, 5978, 5979 y 1355, y además se sumaron policías judiciales encabezados por el director de la corporación, Diddier Felipe Vázquez Méndez.

Además, también llegó personal militar del Séptimo Regimiento de Caballería Motorizada al mando de su comandante, Coronel de Caballería León Humberto Espino Alvarado, para apoyar a los agentes a resguardar la zona.

En total, en el lugar de los hechos se llegaron a reunir unos 25 vehículos de todas las corporaciones que acudieron al sitio, y en ese momento los mandos planificaron el ingreso al predio, el cual realizaron formados en seis columnas de a ocho policías fuertemente armados cada una, más elementos que les cubrían la retaguardia y los flancos, los cuales, tras rodear la casa, le gritaron al ocupante que se rindiera, haciendo seis estruendosas detonaciones, con lo cual se entregó el anciano con la escopeta con que los enfrentaba.

La Voyager apareció en una brecha

Como se recordará, en el sitio fueron detenidos, además del septuagenario propietario del rancho, los sujetos que responden a los nombres de Óscar Arturo Gutiérrez Cortés, de 30 años de edad, originario del Distrito Federal; Osvaldo César López Chávez, de 39 años, también del DF; y Benjamín López Díaz, de 51 años, de Michoacán; quienes fueron puestos a disposición del MPFC, pero éste los puso en libertad un día después, debido a que no les encontraron ningún elemento que probara que habían disparado armas de fuego, ni estaban en posesión de ningún objeto o sustancia prohibida.

Así pues, la averiguación realizada por el MPFC determinó que solamente el anciano Sael Jerónimo García realizó disparos con su escopeta calibre 16, misma que inclusive tenía un cartucho encasquillado en el arma y dos cartuchos útiles al momento de ser detenido.

Mientras tanto, en el momento del arresto los elementos policiales no pudieron encontrar la camioneta Voyager en el rancho, la cual supuestamente había iniciado el enfrentamiento.
Dicha camioneta Voyager color blanco apareció en la tarde del lunes y fue asegurada por la Policía Judicial en una brecha ubicada en el camino estatal que va de la carretera federal a la población de Caobas, municipio de Othón P. Blanco.

Por eso, todo indica que los policías federales se confundieron y creyeron que el vehículo se escondió en el rancho, cuando se había metido en otra brecha, y en un exceso y abuso de autoridad ingresaron al rancho, sorprendiendo a su anciano dueño.

Y es por esa misma razón que la defensa legal del anciano detenido busca alegar que realizó disparos en defensa propia, porque estaban baleando su domicilio, en donde se encontraba descansando.

El abogado Raúl Ojeda González afirmó que todo derivó de “una vil acción de parte de la Policía Federal, ya que mi cliente estaba descansando en su casa ubicada en su rancho Cedralito, cuando entraron los agentes federales, tiraron balazos, confundiendo a la gente que estaba ahí”.

“Y si nos atenemos al artículo 20 del código penal, mi cliente actuó en defensa propia, ya que le rompieron la ventana de su casa para meterse y él disparó, desafortunadamente le dio al policía; el actuó en defensa legítima porque nunca tuvo la intención de matar a nadie”.

“Por el número de policías que estaban en el lugar es ilógico que mi cliente se haya agarrado a balazos con 50 policías, porque él solamente tenía una escopeta calibre 16 y cinco cartuchos”, afirmó el abogado, agregando que los agentes de la Policía Federal siempre han cometido abusos contra la ciudadanía sin que nadie tome cartas en el asunto.

Mientras tanto, el anciano ha sido puesto a disposición del juez penal y se encuentra recluido en el Cereso de Chetumal, en espera de que se determine su situación jurídica.

Fuente: Redacción Por Esto! Quintana Roo

4 comentarios

  1. pues si le creo al sr., del rancho el cedralito ya que en diciembre para detener a un joven estudiante por un pequeño accidente de mas de un año se armo todo un operativo de mas de 30 agentes judiciales etc. por lo que son muy prepotentes y peor aun llevandose a otra persona con todo y vehiculo que nada tenia que ver. …inventando hasta lo que no. con tal de justificar su prepotencia. en monton son valientes. tanto alboroto por un indefenso anciano. cuando realmente deben actuar no lo hacen . creo esto solo para demostrar que trabajan pero les salio el tiro por la culata como decimos popularmente.

    pedimos la libertad de esta persona de la tercera edad, ya que lo unico que hizo fue defenderse porque de lo contrario lo ubiesen matado como lo han hecho con otros y luego justificar que se les fugo .etc.

  2. puedo dar testimonio que los policiAS federales son una mierda, abusivos que hasta verguenza da que porten uniforme de policias para segun resguardar la seguridad,. a mi me secuestraron en cancun, m eextorsionaron sin delito alguno me obligaron a darles 10 mil pesos y aqui en huuaxpix me detuvieron por llevar pescado en mi carro particular y me amenazaron con sacarme en la prensa y hacer un escandalo con la secretaria de e salud y me pidieron 500 pesos asi es que si yo pudiera tambien les meteria un balazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

3 × 1 =

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba