Notas

¡Aguas con las aguas!

Golpe de Mazo

Novedades Chetumal
.

La reciente moda de vender agua purificada por medio de máquinas despachadoras automáticas ha provocado que se enciendan las alarmas en el sector Salud ante el enorme riesgo sanitario que representa expender un producto básico de consumo humano sin las medidas de seguridad adecuadas.

Y es que en un par de años, la oferta de agua purificada a bajos costos –seis a diez pesos por 20 litros de agua– ha cobrado fuerza en Chetumal, sobre todo en las colonias populares donde se pueden encontrar gran cantidad de estas máquinas despachadoras, algunas sin contar incluso con instalaciones adecuadas.

agua purificada2Estas expendedoras de agua purificada funcionan de manera simple, utilizando una serie de filtros de carbón y otros materiales, así como luz ultravioleta para eliminar las bacterias del agua potable común, que a final de cuentas es la materia prima de las purificadoras.

Sin embargo, aunque el proceso de purificación está autorizado por la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), se han detectado una serie de riesgos tanto en el proceso de producción como por parte de los consumidores.

Y es que la falta de mantenimiento del sistema de purificación y de las tuberías de la máquina puede provocar la contaminación del líquido, al no contar con la supervisión cotidiana de las plantas establecidas. En Chetumal, algunos clientes de estas purificadoras automáticas han evidenciado la mala limpieza de algunas expendedoras que surten agua con “verdín”.

Ante el riesgo, autoridades de la Secretaría de Salud aseguran que mantienen una constante vigilancia sobre estos aparatos para evitar posibles brotes infecciosos, con un saldo de más de 15 máquinas clausuradas en todo el estado desde finales de 2013 y hasta abril de 2015.

Sin embargo, el jefe de la Jurisdicción Sanitaria Número 1 de la SESA, Francisco Javier Lara Uscanga, precisó que el mayor riesgo está en manos del consumidor, que muchas veces utiliza un garrafón de plástico sin lavar, permitiendo la contaminación cruzada del líquido.

El funcionario explicó que mientras que en las plantas purificadoras los garrafones son tratados con productos químicos que garantizan una esterilización adecuada, en el caso de las plantas automáticas este proceso depende exclusivamente de los clientes.

Pese a los potenciales problemas de salud que pueden provocar, el atractivo costo del producto ha provocado que estos negocios se multipliquen como hongos en la capital, donde operan unas 40 expendedoras automáticas de agua.

Un comentario

  1. LA PLANTA QUE APARESE EN LA FOTO DE ESTA NOTA ESTA
    UBICADA SOBRE LA CALLE ERIC PAOLO Y QUIERO DECIR QUNA VES COMPRÉ ALLI
    Y EL AGUA APESTA A HUEVO PODRIDO, LE RECLAME AL DUEÑO Y ME DIJO QUE ES MI PROBLEMA
    DESDE LUEGO QUE DEGE DE COMPRAR ESE PRODUCTO CHATARRA
    HOPTE POR IR A UNA MEJOR QUE ESTA SOBRE LA CALLE CHACHALACA CASI FRENTE A LA CASETA DE POLESIA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba