Notas

Avalancha de aumentos

Golpe de Mazo

Novedades Chetumal
.

Como se esperaba, a partir de esta semana se hizo válido el aumento de un peso a las tarifas del transporte urbano y colectivo –combis– en la capital para enfrentar la escalada de precios en las refacciones y otros insumos que han sido afectados por el imparable crecimiento del dólar.

Los transportistas, tanto los agremiados al Sindicato Único de Choferes de Automóviles de Alquiler (Suchaa) en Chetumal como los propietarios de la empresa de autobuses urbanos Jet Van, celebraron la autorización de este aumento, obligado para mantenerse en números negros.

Pero la noticia cayó como rotoplas de agua helada para los usuarios del transporte público en esta ciudad, al tener que gastar hasta un 25 por ciento más para trasladarse hasta sus empleos y escuelas.

Según los chetumaleños, este aumento contrasta con el ridículo incremento del salario mínimo, por lo que cada día el poder adquisitivo de la población va mermando mientras que los precios de los servicios públicos y de la canasta básica suben como la espuma.

Y es que la disminución de alrededor de 40 centavos en el costo de las gasolinas en nada ayudó a los transportistas, dado que la devaluación de la moneda mexicana en relación al dólar infló los precios de los insumos y refacciones mecánicas en un santiamén, pues una gran parte de ellos son importados del vecino país del norte.

Lo peor del caso es que con el alza a las tarifas del transporte se espera un efecto avalancha en los precios de muchos productos de consumo básico,  situación que será resentida de inmediato por el bolsillo de los chetumaleños.

Curita para una hemorragia

El Ayuntamiento capitalino anunció la inversión de 1.5 millones de pesos para un programa emergente de bacheo, con la finalidad de combatir este cáncer de la capital que va de mal en peor, invadiendo hasta las avenidas principales.

El esfuerzo del municipio presidido por el alcalde Eduardo Espinosa Abuxapqui palidece ante lo colosal de la tarea, pues bachear con ese dinero que se consiguió raspando la sartén de las finanzas del Ayuntamiento será como colocar un curita en una hemorragia arterial.

El mismo Espinosa Abuxapqui ha reconocido que resolver el mal de los baches costaría alrededor de mil millones de pesos, cantidad muy por encima de las posibilidades del municipio.

Lo difícil será decidir dónde colocar el curita, porque hay muchas calles de Chetumal que piden a gritos una cirugía mayor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba