Basura e inseguridad, banderas electoreras

Un breve recorrido con la mirada en esta bola de cristal -con que se mira- por el escenario de la política actual conlleva a la conclusión que el prometimiento de los candidatos –en su mayoría- son con discursos melifluos y que, con ellos -dicen- se van a corregir las demandas más sentidas de la población. Basura e inseguridad son utilizadas como banderas.

Son unos claros ejemplos de cómo ese individualismo puede prevalecer sobre los intereses del colectivo, de cómo mantenerse en el poder es lo más importante de todo y el único objetivo que interesa. En el Teqroo validaron la reelección plurinominal del diputado del PAN, Eduardo Martínez Arcila para su seguimiento en el Congreso del Estado.

Las figuras políticas son hoy en día más un producto mediático, particularmente. En un desmesurado cotilleo para promover su imagen para sobresalir de casi todos los prominentes candidatos y candidatas envueltos en el andamiaje proselitista.

El problema de la basura en la ciudad de Chetumal y la inseguridad en el Estado se manejan actualmente como si fuera más un asunto que se pudiera resolver –ipso facto- si votan por ellos. Los recorridos de campaña son la forma de cómo se manejan en donde el interés ciudadano es más que evidente de preocupación.

La famosa diputación personal de la que antes hacían gala algunos diputados del pasado inmediato -como atributo excepcional- complementada con la obediencia del mandato partidista, pasó a ser hoy en día el instrumento del que echan mano los postulados para su reelección mostrándose en público anunciando que su candidatura pudiera ser nuevamente exitosa.

En lo que va del proceso el asunto no ha cambiado mucho, no obstante que algunos nuevos postulados instan ser vistos por muchos utilizando grandes promesas en lo que hoy en día las crisis tienen tiempo sin resolverse, sobre todo porque no hay nadie que pueda asumirlo con la solvencia moral y la capacidad necesaria.

Los bloques desaparecieron como consecuencia dando paso a las candidaturas ahora libres de alcance ciudadano. Eso explica como pretensiosos personalistas del “chapulineo” activo pretendan dar el salto urgidos con la esperanza que la reelección se pudiera alcanzar.

Son figuras que en estos últimos años se han venido, de alguna manera, realineándose, no obstante que el factor ideológico ya no está presente, ahora son objetivos personalistas -que no del interés común-, que recuerdan el componente feudal -en lo electoral- como con la vieja guardia.

La caída del PRI hizo que en cierta forma se rompiera el equilibrio que la tensión hegemónica estatal mantenía aún más allá de las batallas intestinas para que cada quien tomara su propio derrotero.

Personalismo, más no legado colectivo, es lo que se ha logrado del interior de los partidos. Y son, sin duda, los representantes más conspicuos de lo que les ha tocado en ese lado del norte, en el centro maya e islas, mientras que el sur sigue su gesta particularmente histórica.

De ninguno se puede esperar que salven al paraíso caribeño de la delincuencia organizada, pero si al menos que reflexionen, que hagan a un lado el personalismo que ha venido caracterizando en el manejo del Poder Legislativo dentro de sus respectivos haberes y deberes en asuntos públicos y los que afecten o beneficien a la ciudadanía quintanarroense.

Carlos Joaquín en Washington

Durante una gira de trabajo en Estados Unidos, el gobernador de Quintana Roo, Carlos Joaquín González, se reunió con instituciones financieras internacionales para atraer recursos para diversos proyectos de encadenamiento productivo, que abonen a la diversificación económica del Estado, el desarrollo social y la generación de más empleos, -se informó mediante un boletín de prensa.

Entre las instituciones financieras con las que se reunió el gobernador de Quintana Roo destacan el Banco Interamericano de Desarrollo, Overseas Private Investment Corporation (OPIC), Corporación Financiera Internacional (IFC) y AECOM Technology Corporation. Mostró a los representantes de la comunidad financiera internacional las ventajas competitivas de Quintana Roo como destino de inversión.

En reunión con el presidente del Banco Interamericano de Desarrollo, Luis Alberto Moreno Mejía, se abordaron temas relacionados con el rescate de espacios públicos y desarrollo urbano.

Manifestaron su interés en encontrar los mecanismos de financiamiento para diversos proyectos de inversión, públicos y privados, impulsados por el Gobierno del Estado, con miras a crear fondos para planes de encadenamiento productivo.

Esta corporación ha invertido en México dos mil 600 millones de dólares, enfocados a los sectores de salud, transporte, energía, educación, seguridad y manejo de residuos sólidos.

Deje un comentario

tres × 1 =