Notas

Confianza para el cambio en el Legislativo local

El evento electoral por venir en 2019 es significativo para el caso del cambio en las curules del Congreso del Estado y será nueva oportunidad para la estabilidad del proyecto democrático iniciado en el 2016 en el Estado y que proseguirá, -se augura-, en el proceso 2019 en la elección local de los diputados como representantes populares.

El reciente partido Confianza por Quintana Roo, CQ, ha iniciado una campaña silenciosa que invoca a tener presente el gentilicio en la mente que generará confianza en los ciudadanos que, sin egolatría, alimenten la esperanza de triunfo de los diputados como representantes del pueblo quintanarroense. 

La interacción para el progreso de Quintana Roo es la correlación de Confianza con la gente para legislar leyes y reglamentos que brinden bienestar y justicia al entorno social con lo que significa un cambio de imagen y de vestimenta, valores y actitudes en la vida quintanarroense y, finalmente, actitud responsable para el respaldo de lo que se requiere y demanda.

La desesperación y el hartazgo se han apoderado de la gente que ya no cree en promesas vanas ni en propagandas ostentosas. Se requiere atención inmediata de progreso y bienestar, ayuda humanitaria, activación del apoyo social en los canales de distribución y una inmensa voluntad de solidaridad con efectos para la regeneración de la economía, bienestar y su recuperación. Confianza y entrega al pueblo ese acuerdo obligado.

Bajo esa tesitura se encuentra el experimentado activista social, Jacobo Hadad Vargas, para ser postulado como candidato a diputado por el partido local, Confianza por Quintana Roo, que pretenderá instaurar el modelo de representantes de preferencia ciudadana con efecto democrático, Vox Dei. Por lo descrito, es imprescindible voltear a ver a figuras como baluartes que se requieren para iniciar la entrada triunfante de Confianza.

La postulación de Jacobo Hadad Vargas no puede ser tomada a la ligera, sino realista con la necesaria unidad y el apoyo del partido Confianza, imprescindibles, ello debe formar parte de la remodelación de la detestable imagen de los diputados del pasado. –Salvo honrosas excepciones-. 

De otro modo sería enredarse en debates ideológicos sin entender que la extrema emergencia exige un partido propio del Estado aliviador en las elecciones 2019 en las que el electorado elegirá entre alternativas que incluyan las de otros partidos y también en las que aparecieran más las propuestas de Morena.

Confianza ha de ser la primordial pieza de esa transición en el Congreso del Estado y quien participe no debe excluirse de una contienda electoral democrática que tendrá lugar en Quintana Roo en el año que asoma tan pronto se restablezcan las condiciones de los partidos que están sacudiéndose la derrota del proceso pasado. 

El voto democrático puede escandalizar a algunos, pero no será más decepcionante que un simulacro de abrazos cordiales en medio de contendientes derrotados y caídos entre odios y rencillas para emerger de nueva cuenta a la guerra electoral por venir en Quintana Roo en el 2019.

En Morena se augura triunfo total en el 2019

El próximo Congreso será moreno, versus Ricardo Velazco Rodríguez, vocero de Morena en Quintana Roo.

Al principio solo es una apostilla de prensa que surgió enmarcada más bien por puntos de vista del de la voz de Morena que se diferencian por improntas a la hora de llevar AMLO las riendas del país, lo que al paso del tiempo el actual mandatario federal electo se ha erigido en el principal enterrador del partidismo tradicional.

El vocero ha lanzado una nueva carretada de auto halagos sobre los triunfos de Morena con vistas y cifras alegres hacia el proceso 2019 para el relevo de los diputados en el Congreso del Estado y ha vertido augurios que marcan la victoria final entre los postulados por Morena de, -12 o si no todos-, dijo el moreno de la voz. (… 15 son de elección popular y 10 plurinominales).

“Sí tenemos dirigentes y líderes a lo largo y ancho de Quintana Roo altamente competitivos con posibilidades de ganar prácticamente la mayoría, si no es que todos los distritos electorales (del Estado)”, -apuntó seguro el agorero de Morena.

A esos augurios de contundentes triunfos en el proceso que asoma se le sumarán una infinidad de escaramuzas políticas en las que el actual Movimiento de Regeneración Nacional ha salido ganando desde el punto de vista político-electoral, las que se han visto en las sucesiones amarradas de aquí, allá y acullá como una forma de posesionarse de la hegemonía morenista en el Estado.

El entrevistado rompe las ilusiones de los colores políticos que confían en poder manejar tras bambalinas el proceso por venir. “Los de Morena confían, dijo Velazco… en el buen papel que harán los tres gobiernos municipales que tendrá Morena en Cancún, Playa del Carmen y Chetumal, donde se concentra el 80 por ciento de la población del Estado, haciendo buenos gobiernos tendríamos ventaja en el 2019 en unos 12 distritos”, auguró el pregonero.

El proceso 2016 fue ocasión que la alternancia llegara a Quintana Roo para quedarse con un candidato sin partido a la vista, Carlos Joaquín González, quien llegó al poder por vía electoral al gobierno del Estado acompañado por la alianza PAN-PRD derrotando al PRI y aliados, Panal y Verdeecologista. –En ese entonces Morena estaba rezagado-.

El pesado peso del fracaso de los partidos en concordato a dúo y uno que otro suelto, -otrora triunfadores, PAN-PRD y, el PRI, con Panal y Verde, fueron derrotados por el efecto Morena el 1 de julio pasado. Fue un proceso de evolución del Movimiento de Regeneración Nacional en la entidad llevándose la victoria en los procesos Presidencial, en el legislativo federal -San Lázaro y el Senado- y en tres de las once regiones municipales del Estado. OPB, Solidaridad y Benito Juárez.

La proclamación del triunfo presidencial de AMLO fue de soberanía ilimitada de las democracias populares y definitivamente fue viral en el Estado para llevarse triunfos inusitados.

El próximo 2019 será un año movido electoralmente, convulso y difícil desde diferentes ángulos políticos, estarán en juego 15 diputaciones locales con voto popular y 10 diputados plurinominales designados por la autoridad electoral, -según la cuántica final de los resultados de votos alcanzados, -por los derrotados-.

En el proceso que viene será resultado de la experiencia de la democracia pluralista hacia asociaciones políticas en el Estado, los electores ya no comulgan con los partidos tradicionales, se tendrá más libertad de razonamiento y el voto será para quien muestre confianza.

Antes del proceso 2016 no había posibilidad del voto libre, fue combatido con el afán democrático ávidos de fe y esperanza de los frentes populares. El resultado de la contienda electoral pasada se generó por el hartazgo al partidismo tradicional.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba