Cuenta regresiva: sal a votar

Quetzalcóatl – Kukulkán

Se convulsiona la política en Quintana Roo, con la cuenta regresiva para votar el 2 de junio y renovar 25 diputados locales, luego de la derrota en las presidencias municipales y cómo en todo engaño, los panistas creen que la gente les ama, pero en la elección de 2018 el PRI se defendió en municipios como Cozumel e Isla Mujeres.

Ahora la lista de aspirantes a ocupar una curul en la XVI legislatura, que postulan los partidos y coaliciones, verán qué partido sigue vigente en el pueblo.

La coalición de Morena-PVEM y PT, “Juntos Haremos Historia por Quintana Roo”, no promete carro lleno, ante el desatino del municipio de Othón P. Blanco y la violencia en Cancún.

La coalición PRD- PAN-PES, “Orden y Desarrollo por Quintana Roo”. Se la pasa criticando a Laura Beristain Navarrete, alcaldesa de Solidaridad, y diciendo que ya ganaron, pero olvidan las cuentas que entregaron, integrantes de la Coalición “Quintana Roo UNE” Perla Tun, Cristina y Luis Torres. ¡Oiga usted!

El cambio político en Quintana Roo, entidad federativa que fue gobernada por el PRI desde su fundación como Estado Libre y Soberano, en 1974, hasta las elecciones estatales de 2016, cuando una alianza opositora (PAN-PRD) logró derrotar al PRI en el Gobierno del Estado y en el municipio de Othón P. Blanco (que aún alberga la capital del estado, Chetumal).

Se puede afirmar que el proceso de alternancia de partidos políticos en Quintana Roo, inició en realidad en el año 2002, con el cambio de partido en el municipio de Benito Juárez (donde ganó el Partido Verde Ecologista), al que siguieron alternancias en Cozumel (PAN), Felipe Carrillo Puerto y Othón P. Blanco.

Cabe señalar que el cambio político en los municipios ha sido intermitente, es decir, el PRI ha sido derrotado y reinstaurado en los poderes municipales sin que los Gobiernos de alternancia hayan podido responder a las demandas ciudadanas que los llevaron al poder.

Las obvias razones que condujeron al cambio político en el Gobierno de Quintana Roo, fueron la corrupción de la clase política, la deuda pública y el descontento con la calidad e impacto social, variables determinantes para que el nuevo Gobierno consolide o no, el cambio institucional en el Estado.

Los debates de los aspirantes a una diputación, no fueron vistos por mucha gente, pues el canal local del SQCS, dicen que es como Dios, (todos sabemos que existe, pero nadie lo ve). Basta ver las declaraciones de los candidatos oficiales y los eventos de relumbrón, para saber que ya está comprado el voto del triunfo, pues las autoridades encargadas de vigilar la “Veda Electoral”, siguen durmiendo en sus laureles.

¿Será que los candidatos de la coalición PRD- PAN-PES. Orden y Desarrollo por Quintana Roo, logren llegar con el carro completo?

¿Será que los candidatos del PRI recuperen feligreses y lleguen con mayoría al Congreso local?

¿Morena seguirá cosechando votos de ex militantes priistas?

La cuenta regresiva está por dar el veredicto final, y con los resultados, algunas autoridades entenderán que al Pueblo ya no se le convence con “PAN Y CIRCO”

Después de todo para qué nos sirve un diputado o representante del Pueblo. Si lo único que llegan a hacer es levantar la mano para legalizar iniciativas del patrón ejecutivo, pero sin beneficio para la gente. Todo ciudadano debe ejercer su responsabilidad civil y votar aunque sea por un independiente, que al final de cuentas, es de la misma gata pero nomás revolcada.

De pronto un diputado preparado logre recuperar los bienes robados, o por lo menos juicio político a los que ya huyeron. Y podría convertirse en el mesías que luche por acabar las infinitas irregularidades en nuestro pequeño Girón de Patria ¿Ustedes lo creen?

Gracias por sus comentarios y leerme cada semana.

Deje un comentario

19 − 18 =