Notas

Dan el primer paso para dividir la SEyC

Chetumal, 27 Enero
(Por Esto Q Roo)

La Comisión de Puntos Legislativos y Técnica Parlamentaria del Congreso del Estado analiza una iniciativa de decreto por la que se reforman y adicionan diversas disposiciones de la Ley Orgánica de la Administración Pública del Estado de Quintana Roo, la cual tiene por objetivo dividir a la Secretaría de Educación y Cultura (SEyC) para crear la Secretaría de Educación y la Secretaría de Cultura.

De aprobarse esta iniciativa, que es lo que pretende hacer la XV Legislatura del Congreso del Estado, se abriría el camino para que el gobernador Carlos Joaquín González pueda seguir otorgando cargos públicos a sus allegados y colaboradores, como una forma de pagar sus compromisos políticos adquiridos en campaña.

Además, esto es contradictorio a la austeridad pregonada por el “gobierno del cambio”, pues significaría un mayor gasto del erario público que será costeado por el pueblo quintanarroense, que en este tipo de cambios trascendentales no es consultado ni tomado en cuenta, como si su opinión no valiera, a pesar de que las reformas le impactan directamente.

De manera extraoficial, se sabe que los legisladores pretenden exterminar a la Unidad del Vocero para convertirla en una Unidad de Coordinación gubernamental, la cual regiría por sobre todos los departamentos de comunicación de cada dependencia de gobierno.
También se pretende dar más poder al nefasto jefe del ejecutivo, Miguel Ramón Martín Azueta, quien recibirá atribuciones y podrá tomar decisiones propias del ejecutivo a través de su oficina.

Por otro lado, se buscará consolidar la oficina de asesores del Gobierno del Estado, y como parte de todos estos cambios, existe la posibilidad de que se hagan las modificaciones necesarias para permitir la entrada de fuereños en cargos públicos estatales, sin necesidad de que estos cumplan la obligatoriedad que marca la ley de tener residencia y otros requisitos.

El pasado lunes, durante la sesión número 8 de la Diputación Permanente, se dio entrada a una iniciativa de decreto por el que se reforman y adicionan diversas disposiciones de la Ley Orgánica de la Administración Pública del Estado de Quintana Roo.

Dicha propuesta tiene por objetivo hacer una readecuación a la estructura orgánica al interior de la Administración Pública, en particular a la Secretaría de Educación y Cultura, a fin de presuntamente eficientar el servicio público en materia de desarrollo cultural y educativo de forma separada.

De esta manera, con la iniciativa en análisis se propone dividir a la Secretaría de Educación y Cultura para crear la Secretaría de Educación y la Secretaría de Cultura, como órganos independientes que tendrán sus propios recursos y atenderán sus propias áreas de interés.

Aunque el objetivo prometido es mejorar los servicios de cultura y educación en el estado, la propuesta de poco servirá si estos nuevos organismos son manejados por funcionarios altamente cuestionados y repudiados por la sociedad quintanarroense, como lo es la actual titular de Educación y Cultura del Estado, Marisol Alamilla Betancourt, quien ha sido señalada en incontables ocasiones por actos de corrupción, además de que colocó a su hijo, Eduardo Sánchez Alamilla, como jefe del Departamento Transparencia de la Sintra.

La creación de estas dos nuevas secretarías significa que en automático se requerirá de un mayor número de funcionarios para ocupar los cargos de alto nivel, como es el caso de los titulares, directores, subdirectores y jefes de departamento.

Lo anterior indica un mayor gasto del erario público sólo para que el gobierno de Carlos Joaquín González pueda seguir obsequiando plazas a sus allegados y colaboradores políticos, además del gasto corriente que se necesitará para mantener la operación de estas nuevas dependencias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba