Notas

Denuncian «libertinaje» en Cobach de Altos de Sevilla

Altos de Sevilla, 21 de octubre
Juan Juárez Mauss

Prostitución, alcoholismo y drogadicción se da diariamente entre alumnos y profesores en el módulo del Sistema Colegio de Bachilleres del poblado de Altos de Sevilla en el municipio de Bacalar, sin que hasta ahora alguna autoridad detenga esta situación.

Habitantes revelaron de forma anónima a través de una entrevista lo que ocurre diariamente en esta escuela del nivel EMSaD, la cual es la única opción de Educación Media Superior para los pobladores de nueve comunidades de la región, incluyendo Altos de Sevilla.

La lejanía con la cabecera municipal de la ciudad de Bacalar y la capital del Estado (Chetumal) es propicia para que no se sepa lo que ocurre entre los profesores y sus alumnos.

Según los padres, diariamente han sorprendido a varios alumnos compitiendo entre ellos y sus profesores en el consumo de bebidas alcohólicas dentro y fuera del horario de clases, todo para que los estudiantes reciban buenas calificaciones.

“Tu compras un six y no haces nada todo el día, si no hiciste la tarea con eso pasas la revisión, tienen comprados a los maestros”, denunciaron.

Otra de las anomalías señaladas es la consecuencias de la apertura de un colegio del nivel medio superior en el poblado de Huatusco, lo que ocasionó que el número de alumnos en el colegio de Altos de Sevilla descienda, pero para que no vaya a cerrar el módulo han dejado que adultos estén ingresando, mucho de estos no llegan a clases y de todas maneras pasan el ciclo escolar.

Los denunciantes aseguraron que el libertinaje que se tiene en el módulo de Altos de Sevilla ha traspasado fronteras, llegando a estudiantes de comunidades aledañas de Huatusco y Maya Balam, quienes prefieren matricularse en Altos de Sevilla para ser parte de los desmanes que se hacen.

Los quejosos señalaron que alguien tiene que poner un freno a esto, pues incluso se sabe de casos que entre profesores y alumnas sostienen relaciones sexuales para recibir buenas calificaciones o hacerse de dinero.

“Hasta prostitución hay, las alumnas comentan te dejas un rato con el maestro y ya te pasan las calificaciones”, concluyeron .

Un comentario

  1. Con respeto les digo:
    Es un acto de irresponsabilidad señalar a estudiantes y maestros en actitudes indignas, sobre todo cuando se trata de menores de edad y de personas (maestros y maestras) que tienen una vida familiar y profesional. Antes de hacer público su trabajo, el periodista tiene el deber de investigar para no dañar la reputación de personas inocentes. Sabemos, por experiencia, que uno de los temas pendientes en el periodismo son los llamados «trascendidos». Por lo menos espero que Juan Juárez, con su experiencia, les haya sugerido a sus «declarantes anónimos» acudir a la Dirección General a entregar una denuncia formal para hacer una revisión a fondo en ese centro educativo. Es grave señalar a los estudiantes, ponerles etiqueta sin ninguna investigación de por medio para corroborar la información. Por otra parte no me imagino a la comunidad (padres y madres) permitiendo estos abusos con sus hijos sin haber actuado en contra de los maestros, en un pueblo las cosas no pasan desapercibidas; de ahí lo inverosímil de la nota. De cualquier manera, se turnará este escrito a la Coordinación de Zona Sur para que se haga una visita y se recojan las impresiones de alumnos y pobladores. Roberto Aguilar A., Jefe de Prensa del Cobach.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba