Desmedro en Morena y en la panadería local

El concepto desmedro, por lo tanto, se vincula a la acción y el resultado de deteriorar, estropear o menoscabar.
(Dicta el sabio Larousse)

El presidente del CDE del PAN en Quintana Roo, Juan Carlos Pallares Bueno, informó que el diputado, Eduardo Martínez Arcila dejó de ser el coordinador de la bancada panista en la XVI Legislatura y nombró a la diputada, Teresa Atenea Gómez Ricalde, como nueva coordinadora y, por ende, integrará la Jugocopo. -Lo que no ha logrado la diputada de Morena, Reyna Durán Ovando, por la falta de igualdad de género. -denunció-.

Es una llamarada rumbo a los procesos electorales próximos en el 2021-2022  de los que son tan solo una manera circunstancial en la carrera por la gubernatura del Estado. Desde luego, debe entenderse que es la actividad estratégica para el control del Congreso del Estado en donde se empoderarán los signos PAN y Morena.

Días antes, un caso símil sucedió en la Jugocopo al no dejar pasar a la diputada de Morena, Reyna Durán Ovando al Club de Tobi, -hasta que llegó Atenea después- para que el coordinador morenista, Edgar Gasca Arceo continuara al frente de esa jerarquía y siga con el laurel en la mano, independientemente de lo que haya ocurrido en esa estación de abastecimiento de mujeres diputadas, que son mayoría.

El diputado del PAN. Eduardo Martínez Arcila, ha resultado el mejor operador político en el amasijo del PAN, es conocido para el político de blanquiazul que no existe el descanso en su chapulineo anda de curul y curul, (pluri dos veces), -una con la batuta de mando- y, ahora colgará su hamaca en el PAN, porque según -se dice y se deduce-, que ya no será auditado. -Lo caido-caido-, (dice el adagio popular).

Pareciera que los procesos electorales son a la antigüita, ahora les da vida la equidad de género, por lo que son indispensables las mujeres. Peeeero, si esos procesos no son manejados estratégicamente podrían convertirse en una filosa guadaña para los dirigentes políticos, más si no hay extensión para las mujeres.

La paridad de género tiene un fuerte impacto con su inclusión en la política, según los signos que últimamente están emitiendo Morena y Acción Nacional, los cuales permiten vislumbrar que los partidos del patio se están preparando para el proceso electoral 2022.

Difícil resultaría para una organización política negarse a concurrir a un evento electoral sin mujeres, -y sin tener que lidiar con ellas-, serían costos políticos que implicarían la decepción de la militancia porque algunas féminas se han estado preparando para aspirar a un cargo de elección popular.

Se prendió la señal de alerta, que frente a los regímenes actuales no existan procesos electorales limpios y confiables sin que importe la paridad de género, los militantes varones siempre se las arreglarán para que antes, durante y después de un evento, se pueda consumar sin el síndrome de la misoginia.

La dirección principal de Morena, -próximamente se elegirá en una la asamblea nacional-, apela a reintroducir lo que suena a recurso desesperado -un fuerte respaldo de las mujeres, en lo que no parece advertir un predicamento de pecado.

A punto de decapitar las esperanzas del diputado morenista, Edgar Gasca Arceo, para que no siga al frente de la Jugocopo aun con los coordinadores variopintos a su lado, en contertulio, los que con potencialidad, surgieron desde el arranque –a tropiezos- en la XVI Legislatura, ahora juntos, como en un cóctel, arremetieron contra la diputada de Morena, Reyna Durán Ovando.

Así ya no se visualizarán avances hacia la democracia, porque la misoginia fue una estrategia fallida atorada en el embudo de la ausencia de logros donde se desliza al fracaso de un plan que ofreció una rendición.

El haber permitido la reincorporación de variopintos diputados como integrantes de la Jugocopo en el Congreso del Estado, al concurrir a un proceso amañado para no dejar pasar a Reyna Durán Ovando, sin antes haber exigido el desmontaje legal con el manoseo a la norma.

El permitir que se reincorporara un grupo de diputados que habían aceptado los mismos cargos de coordinadores de la Jugocopo, los reincorporados como los aceptantes con el argumento, por no reconocer la validez de la diputada de Morena, que se habría violación a la norma sin haber ejercido el derecho como integrante de la XVI Legislatura.

Si se toma como bueno el otro argumento esgrimido, de que se está respetando la voluntad del pueblo que eligió a los diputados que iniciaron en la Jugocopo el 3 de septiembre del presente año, en consecuencia, todos los coordinadores de bancada tienen derecho a estar presentes en las sesiones del alto mando en el Congreso del Estado. Y así todos votaron contra Reyna Durán, por unanimidad y, los demandó, por misoginia.

Deje un comentario

3 − 3 =