Diputados en casa, calladitos se ven más bonitos

Luego del pandemónium entre los diputados locales de Morena en plena pandemia por el coronavirus Covid-19 por la titularidad de la Jugocopo, actualmente comandada por la diputada Morena, Reyna Durán Ovando al desbancar a su cognomen, Edgar Gasca Arceo, donde la mayoría de la facción parlamentaria de Morena actuó con ambición desmedida por la coordinación del grupo y, por ende, por la potestad de la máxima autoridad legislativa, la Jugocopo.

En el “toma y daca” se la llevan en el desbalanceo por la coordinación del grupo parlamentario de Morena, por lo que aún en la pandemia realizaron varios intentos para abrir el recinto parlamentario que ellos mismos habían decretado el cierre durante la crisis sanitaria en el Estado, por lo que quedó pendiente la decisión de los diputados y diputadas de Morena que habrían designado coordinador de la bancada Morena al diputado Alberto Batún Chulim en lugar de Reyna Durán Ovando.

La rebambaramba dividida al interior de la XVI Legislatura se recrudeció luego que integrantes de la Junta de Gobierno y Coordinación Política, Jugocopo, y diputados del PAN, PRD, PRI, Movimiento Ciudadano y Movimiento Auténtico Social hicieron caso omiso al llamado de la Mesa Directiva para retornar a las sesiones.

En el frontispicio del Recinto Legislativo la diputada Linda Cobos Arana en calidad de secretaria de la Mesa Directiva pasó lista de asistencia a la que solo acudieron Edgar Gasca Arceo, Luis Fernando Chávez Zepeda, Alberto Batún Chulim, Erika Castillo Acosta, Euterpe Gutiérrez Valasis, Linda Cobos Castro, Paula Pech Vázquez, Hernán Villatoro Barrios, Roberto Erales Jiménez y Gustavo Miranda García. –No hubo quórum, fue  fructífero el intento y, los diputados y diputadas, regresaron a sus hogares a resguardarse de la pandemia-.

Lo primero que debiera suceder en el Parlamento local en la nueva realidad de los legisladores de vuelta al trabajo, es legislar en bien de Quintana Roo y su gente en lugar del pandemónium que surgiera a partir de la pandemia denominada coronavirus.

Se tendrá un mundo diferente, reflexivo, más claramente definido en cuanto a valores y principios para que nuestros diputados y diputadas se conduzcan con entrega al trabajo, todos, en alivio de las adversidades que padecerán los quintanarroenses luego del paso de la pandemia, -así como lo más importante en la vida quintanarroense-.

Si se pudiera ver como una reflexión, todos los acontecimientos que suceden en la vida legislativa en torno de las magras consecuencias que los legisladores locales generaron, las cosas cambiarán luego del paso del coronavirus Covid-19.

Uno de los cambios primordiales será que ya no hay que prestarle atención a ninguna artimaña, vaguedad o reyerta de entre los y las legisladores locales sino, a avocarse a lo que verdaderamente importa, el trabajo legislativo por el bienestar del pueblo, pues eso es en desafío de los diputados con los quintanarroenses que están representando. El paso del coronavirus Covid-19 es una oportunidad para aprender, en adelante, a priorizar lo que de verdad importa, –Quintana Roo y el bienestar de su gente-.

Es la motivación que se le tiene al Poder Legislativo del Estado porque predomina entre los quintanarroenses hace sentir que ese poder sea en sí mismo un paladín para servir y  no para beneficio propio.

En el supremo mandato del pueblo predomina la ideología que el poder político es algo que se conquista para beneficio de todos, no solamente para unos y allegados, convirtiéndose en botín al ser electos para asumir con responsabilidad que el cargo de representante popular sea para servir -no para servirse- con apetitos voraces listos para brincar a otro cargo de elección popular.

En el vitral de la bola de cristal

De los 32 estados de la República Mexicana, Quintana Roo es la entidad que más ha guardado las medidas de distancia y más ha reducido la movilidad de la población para disminuir los contagios de Covid 19.

Al respecto, el gobernador de Quintana Roo, Carlos Joaquín González, señaló que su gobierno no bajará la guardia y seguirá avanzando para salvar vidas. “Lo primero es salvar vidas”, puntualizó.

Sobre movilidad residencial, la gráfica correspondiente muestra que Quintana Roo es la entidad que menos actividad local ha registrado -según datos de Google-. En cuanto a movilidad en estaciones de transporte, Quintana Roo es el Estado de mayor reducción en movilidad, seguido por Yucatán.

También ocupa el primer lugar de los Estados en donde más personas se han quedado en resguardo en casa. Y ocupa el segundo lugar, después de Baja California, en reducir la movilidad en compras y entretenimiento.

Deje un comentario

catorce − catorce =