Notas

Diputados del “cambio” simularon lucha contra gasolinazos

Chetumal, 24 enero
Gabriel Manzanilla (Por Esto QRoo)

Tras cumplirse un año desde que las diputadas y diputados de la XV Legislatura se colgaron de la inconformidad social contra los gasolinazos, simulando respaldar y trabajar por la causa, el Congreso del Estado no ha ofrecido ningún resultado en dicho tema.

En enero de 2017, diputados como el perredista Emiliano Ramos Hernández y los panistas Mayuli Martínez Simón y Fernando Zelaya Espinoza, hicieron uso de la tribuna para comprometerse con la sociedad quintanarroense en revertir los negativos efectos de los gasolinazos, asegurando que harían todo lo posible por frenarlos o, por lo menos, promover políticas públicas en pro de la economía de las familias y empresarios, de manera que la ciudadanía pueda hacer frente al severo incremento que hoy en día alcanzan los carburantes.

Y es que para ese entonces, en muchas partes del país surgieron manifestaciones y todo tipo de expresiones sociales contra el gasolinazo, y Quintana Roo no fue la excepción, ya que distintos sectores lo rechazaron e incluso hubo una serie de marchas en la ciudad Chetumal, en las que se logró juntar a miles de ciudadanos inconformes.

Aprovechando el hartazo social contra el alza de los combustibles, hubo diputados que salieron presurosos para abanderar la causa, simulando defender la voz del pueblo con el único objetivo de darse lucimiento mediático y protagonismo político, tal y como en su momento lo señalaron agrupaciones ciudadanas y organizaciones civiles.

El diputado plurinominal perredista Emiliano Ramos Hernández, que actualmente es precandidato a la alcaldía de Benito Juárez por la coalición PAN-PRD-MC, promovió una serie de amparos ciudadanos en contra del gasolinazo, los cuales nunca prosperaron ni trajeron ningún beneficio.

Asimismo, Ramos Hernández se comprometió a hacer todo lo posible para evitar la liberación del precio de los combustibles en 2017, cosa que no logró y no ha vuelto a hablar ni mucho menos a trabajar en el tema.

De hecho, en un evento que sólo sirvió para alimentar su protagonismo político, el diputado Emiliano Ramos realizó una “clausura simbólica” del SAT como protesta en contra del gasolinazo, aunque no ha promovido acciones legislativas que respalden sus palabras.

Por su parte, el diputado panista Fernando Zelaya Espinoza redujo todos sus esfuerzos en repartir volantes contra el gasolinazo, pero sin proponer una sola acción legislativa al respecto.

En los volantes que “El Chino” Zelaya estuvo repartiendo en enero de 2017, se limitaba a explicar que los gasolinazos son culpa del presidente Enrique Peña Nieto y de su reforma fiscal aprobada en 2014; sin embargo, dicha información estaba incompleta, ya que el legislador panista omitió decir que el severo aumento de la gasolina también forma parte de la reforma energética, ambas contenidas en el llamado Pacto por México que respaldaron el PRI, PAN y PRD.

Hasta la diputada panista Mayuli Martínez Simón se comprometió a trabajar en una propuesta para reducir en 50 por ciento el Impuesto Especial sobre Productos y Servicios (IEPS) a las gasolinas, aunque tal parece que el tema se le ha olvidado.

El IEPS a los carburantes se aplicó desde el año 2014, pero curiosamente la diputada Mayuli Martínez dio muestras de rechazo hasta el 2017, es decir, 3 años más tarde, por lo que recibió críticas ciudadanas de aquellos que lo tomaron como una estrategia política para las próximas elecciones.

Tanta fue la euforia de los diputados panistas que, con ayuda de su militancia, promovieron la “Cruzada contra el gasolinazo”, en la que recabaron firmas para que el gobierno federal dé marcha atrás en el aumento de los combustibles. La “Cruzada” no tuvo ningún resultado y los diputados del PAN no han vuelto a tocar el tema, demostrando que no existía un verdadero compromiso e interés para apoyar a la ciudadanía.

El mayor “esfuerzo” de la XV Legislatura consistió en enviar al Congreso de la Unión un par de iniciativas que tenían por objetivo reducir en un 50 por ciento la tarifa del IEPS que se aplica a combustibles automotrices y, por otra parte, motivar un debate nacional que permita dar marcha atrás a los gasolinazos. Dichas iniciativas se mantienen en la congeladora de la Cámara de Diputados, y el Congreso del Estado no ha mostrado mayor interés por la causa.

Además, los diputados de la XV Legislatura se comprometieron a legislar en la materia para minimizar los negativos efectos de los gasolinazos a través de estímulos fiscales para los productores y empresarios, orientar recursos a proyectos de inversión pública productiva y de impulso a la economía familiar; así como proponer facilidades a las pequeñas y medianas empresas, al igual que a los productores del campo, para que puedan deducir el IEPS, entre otras acciones. Ha pasado un año y el Congreso del Estado no ha cumplido con estos compromisos, mientras que la ciudadanía quintanarroense sigue esperando los beneficios prometidos, al tiempo que la gasolina sigue subiendo abruptamente de precio.

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

17 − cuatro =

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba