Notas

Dos ejecutados en población del sur del estado

Chetumal, 25 abril
(Por Esto QRoo)

Dos personas fueron ejecutadas con arma de fuego alrededor del mediodía en el poblado Pedro Antonio Santos, ambos con disparos en la cabeza, sello del crimen organizado.

Francisco M.C., de 37 años, y un menor identificado como I.F.C.A., de 15 años de edad, perdieron la vida a manos de un comando armado cuando se encontraban en una tienda de abarrotes ubicada entre las calles Tulum y Juárez, en la carretera federal del tramo Buenavista–Limones.

De acuerdo con datos recabados, uno de los occisos era hermano del pescador Román Molina Cortez, cuyo cuerpo fue abandonado en la carretera Punta Herrero–Uvero el pasado 10 de marzo, tras haber sido ejecutado con el tiro de gracia.

El joven que perdió la vida en el lugar era estudiante de nivel secundaria, habitante de la comunidad de Pedro A. Santos y solamente había ido a comprar refacciones para una bicicleta a la tienda. Según testigos, no tenía relación alguna con Francisco M.C.

Eran alrededor de las 12:30 horas cuando se reportó al número de emergencias 911 sobre dos personas lesionadas por arma de fuego en el poblado Pedro A. Santos. De inmediato acudió al lugar una ambulancia, cuyos paramédicos constataron que ninguno de los dos sujetos abatidos contaba con signos vitales.

En la escena del crimen permanecía una mujer que se identificó como Primavera A.O., de 36 años, quien dijo ser la esposa del adulto occiso.

Explicó a las autoridades que se estacionó con su esposo frente a la tienda denominada “Quique”, donde después de ingresar se aparcó una camioneta de color negro con una franja blanca en el cofre, de la cual descendieron cuatro sujetos encapuchados y con armas largas, mismos que a la fuerza sacaron a su marido de la tienda, para privarlo de la vida con disparos de arma de fuego.

Así mismo, la mujer relató que los encapuchados comenzaron a disparar hacia el interior del domicilio de la misma tienda, alcanzando a herir de manera mortal al joven I.F.C.A., de 15 años de edad, quien quedó abatido en el patio trasero del domicilio.

Al sitio acudieron elementos de las policías Estatal Preventiva, Municipal Preventiva de Bacalar y peritos de la Dirección de Servicios Periciales de la Fiscalía General del Estado (FEG), acompañados de un fiscal del Ministerio Público, quienes acordonaron el área.

Alrededor de las 14:45 horas arribo personal del Servicio Médico Forense (Semefo) para realizar el levantamiento de los cuerpos con el fin de trasladarlos para efectuarles la necropsia de ley.

El cuerpo de Francisco M.C quedó abatido a la altura de la entrada principal del negocio, boca arriba, vestido con una playera tipo sport color blanca, pantalón de mezclilla color café, sandalias color café, y presentaba impacto por proyectil de arma de fuego a la altura de región occipital, con salida en el mentón lado izquierdo.

Por su parte el menor de edad fue encontrado en la parte trasera de la tienda, vestido con pantalón de mezclilla color negro playera tipo polo color negro, descalzo, mismo que presentaba tres orificios por proyectil de arma de fuego: el primero en la parte derecha del cráneo; el segundo en la parte media de la espalda derecha, con salida en la región del estómago lado izquierdo; y el tercero en la parte baja de la cadera derecha con salida en la región izquierda de la pelvis.

Asimismo, donde se encontró el cuerpo del sujeto de 37 años, a un costado a unos dos metros aproximadamente, estaban dos casquillos percutidos calibre 7.62, mientras en la zona donde quedó abatido el joven se localizó un casquillo calibre 7.62.

En el lugar de los hechos quedó estacionado un vehículo de la marca Ford Focus color rojo, con placas de circulación UTG-064-E del estado de Quintana Roo, que se encontraba con la puerta del chofer abierta y que al parecer pertenecía al ahora occiso Francisco M.C.

Según testimonios, un grupo de sicarios bajaron encapuchados de una camioneta negra con franjas blancas, ingresaron a la tienda y abrieron fuego contra los ahora difuntos; posteriormente emprendieron la huida sobre el tramo carretero Pedro Antonio Santos-Bacalar.

Del mismo modo, señalaron que desde hace varios días atrás una camioneta con las mismas características recorría el poblado de manera sospechosa.

De acuerdo con las primeras indagatorias, Francisco M.C. es originario de Chiapas, tenía domicilio en el poblado Limones y actualmente se desempeñaba como encargando de un rancho de nombre Capitán Rudy, en Tampalam

Sin embargo, extraoficialmente se tiene conocimiento que Francisco M.C. estaba involucrado en el tráfico de drogas, siendo además el segundo miembro de una misma familia ejecutada con saña en mes y medio.

Cabe recordar que el pasado 10 de marzo, un comando armado ejecutó al pescador Román Molina Cortez, de 39 años de edad, tras ser sustraído en presencia de sus trabajadores, cuyo cuerpo más tarde fue encontrado sobre la carretera Punta Herrero–Uvero.

Román Molina Cortez era hermano de Francisco M.C., uno de los dos sujetos ultimados a balazos este martes en el poblado Pedro A. Santos.

Al parecer Francisco M.C. cuidaba el rancho que perteneció a su hermano Román Molina Cortez, por lo que algunas fuentes apuntan a que ambas ejecuciones están relacionadas por un ajuste de cuentas del crimen organizado.

Fotos: Facebook Sur Caribe

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba