Ejecutan a curandero en comunidad de Felipe Carrillo Puerto

Felipe Carrillo Puerto, 13 enero
(Por Esto Q Roo)

Sin que hasta el momento se conozca el origen, pistoleros ejecutaron al hierbatero de por lo menos cuatro impactos de bala. Situación que vino a estremecer a la población indígena de San Francisco Aké, quienes no daban crédito de lo que había sucedido; aunque salió a relucir que el ahora difunto seis meses atrás había sufrido un fallido atentado en su persona, durante el trayecto al pueblo, trataron de venadearlo pero en esa ocasión logró salir sólo con un rozón de bala en la cabeza, y esta vez, los ejecutores se aseguraron de no fallar, al dispararle en más de tres ocasiones.

El poblado de San Francisco Aké, se ubica 70 kilómetros al noroeste del municipio de Felipe Carrillo Puerto, cuyos habitantes se vieron estremecidos por el hecho violento que se registró cerca de la medianoche, al ser ejecutado al estilo crimen organizado, al hierbatero del pueblo, cuando dos sujetos a bordo de una motocicleta, llegaron hasta la puerta de su domicilio para ultimarlo con arma de fuego.

De acuerdo a la información que se pudo indagar en el lugar de los hechos, se supo que cerca de la medianoche, llegaron a la puerta del domicilio de Rene Amílcar Nah Ek, de 60 años de edad, de oficio hierbatero del pueblo, dos sujetos a bordo de una motocicleta, uno de los sujetos descendió de la motocicleta, para hablar al médico curandero, quien salió de su casa y ya cerca del lugar.

El sicario, sacó un arma para proceder a efectuar disparos en repetidas ocasiones en la persona del curandero, recibió por lo menos tres impactos de bala, dos en el rostro y otro en las costillas, cayendo junto al tronco de un coco.

Seguidamente el sicario, abordó la motocicleta que lo aguardaba para retirarse del lugar, y tomar camino rumbo al poblado de Dzoyolá, sin mayor problema.

Ante estos hechos, los familiares del ahora occiso, solicitaron el apoyo de la Policía Municipal que se tuvo que desplazar de la cabecera municipal al poblado de San Francisco Aké, quienes al llegar y corroborar lo sucedido, procedieron a acordonar el lugar para preservar las escenas del lugar.

También al lugar, hicieron acto de presencia una ambulancia del Servicio Médico Forense, cuyos agentes periciales, se encargaron de levantar las evidencias necesarias, aunque al procesar las escenas del lugar, no encontraron algún casquillo percutido, por lo que se hace suponer que el arma que fue utilizado para acabar con la vida del médico tradicional, pudo haber sido un revólver.

Deje un comentario

catorce + 11 =