Notas

El cinturón de avispa de Abuxapqui

Pena Capital

Javier Chávez
Novedades Chetumal
.

Y en los dominios del municipio capitalino de Othón P. Blanco, la situación es complicadísima y ha obligado al alcalde Eduardo Espinosa Abuxapqui a apretar el cinturón para enfrentar excesos de sus dos antecesores: Andrés Ruiz Morcillo y Carlos Mario Villanueva Tenorio.

Quien pretenda ocupar esa silla genera insomnios y tensiones, debe tomar en cuenta el estado del paciente, sin que su principal motivación sea exprimir millones por concepto del diezmo más el 5 por ciento, como acostumbra pedir cierto secretario que recientemente estuvo envuelto en un escándalo por el origen de sus propiedades.

Lo de menos –hablo a título personal– es la cuestión de los sexos, ya que se ha armado revuelo con la necesidad de que sea hombre o mujer para acá, allá o maracuyá. El timón debe ser encomendado a quien tenga cualidades supremas, como ocurrió con la candidatura de Abuxapqui a la alcaldía en su segunda ronda, ya que el envío de primerizos inflados como Carlos Mario Villanueva complicó el estado del paciente, tan afectado por el luminoso Andrés Ruiz Morcillo, por aquello del negociazo de las lámparas de led destinadas a dejar en penumbras las arcas municipales.

Todas las apuestas están a favor de un priísta para que ocupe la silla de Abuxapqui, y su camino está despejado porque la oposición es un flan en esta capital, a diferencia de plazas como Mérida donde el elector es muy exigente y castiga en las urnas, no sólo en redes sociales.

El Ayuntamiento de OPB siempre ha de ser un platillo apetitoso porque permite hacer negocios a quien domine la ruta del diezmo, pero lo que debe importar a un ciudadano es la capacidad de reacción de esta autoridad que a duras penas puede cumplirles a sus trabajadores.

Y el candidato del PRI puede ser hombre, mujer o querubín, pero que sea capaz de sacar al elefante de la barranca. Porque tan mal andan las cosas en el municipio que en un descuido Calderitas puede salirse de la manada para seguir los pasos de Bacalar.

Y Abuxapqui sigue apretando el cinturón en el ayuntamiento. A dieta forzosa por las travesuras de dos ex alcaldes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba