Notas

El gobernador será de Solidaridad

A Tiro de Piedra

El que elige mal para sí, elige mal para el prójimo
Pierre Corneille

Julián Santiesteban
.

En la recta final para la definición de la candidatura a la gubernatura de Quintana Roo, entre descartes e interpretaciones de mensajes velados y manifiestos, la única certeza que parece tenerse hasta ahora es que el octavo gobernador del estado provendrá del municipio de Solidaridad.

Cuatro –de siete en total- de los aspirantes a la gubernatura iniciaron su vida política en ese municipio, corazón de la Riviera Maya, y tienen además sus familias e intereses asentados en ese lugar; con lo que queda prácticamente confirmado que, por primera vez en la historia de Quintana Roo, el mandatario no será originario de Cozumel o de Othón P. Blanco, como tradicionalmente ocurrió en los 41 años que tiene como entidad federativa y con los 7 gobernadores que hasta ahora ha habido.

aspirantes-7A reserva de analizar a los demás aspirantes, conviene detenerse en los cuatro solidarenses señalados; a saber: Mauricio Góngora Escalante, actual presidente municipal; José Luis Toledo Medina, diputado federal por el Distrito 01 con sede en Playa del Carmen; Gabriel Mendicuti Loría, actual secretario de Gobierno y coordinador general de campaña en los últimos procesos electorales locales y federales; y Carlos Joaquín González, subsecretario federal de Turismo, medio hermano del actual secretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwell.

De estos cuatro saldrá el candidato a la gubernatura, y como hasta ahora todo es especulativo en cuánto a quién será el “ungido”, más sencillo resulta entonces, a partir de sus mismas trayectorias, inferir quien quedará en el camino; y es aquí en donde surge el dato más interesante, pues resulta que quien se ha publicitado más como el favorito en las encuestas, resulta ser el más débil de todos, aunque sus “seguidores” pretenden hacerlo ver como “ataques políticos”, y nos referimos por supuesto al actual solidarense, Mauricio Góngora Escalante.

Más allá de que, como hemos publicado en este espacio, su relación política es con el ex gobernador de Quintana Roo, Félix González Canto, y no con el actual, Roberto Borge Angulo; Góngora Escalante y su equipo han cometido serios errores en la búsqueda del banderín, y ejemplos hay varios, el primero grave fue el diseño y pago de su campaña de promoción con recursos y personal de Solidaridad, que quedó al descubierto con la clonación del correo de su jefa de asesores, Indira Carrillo –ex vocera de González Canto, por cierto-.

Apenas el lunes pasado, en Cancún, Quintana Roo, se encontró una bodega repleta de propaganda en favor del edil, con un costo estimado de cinco millones de pesos; lo que sumado al hecho anterior, muestra ya acciones sistemáticas de promoción ilegal de la imagen que ninguna autoridad electoral ha sancionado, aunque el Instituto Electoral de Quintana Roo (Ieqroo), hace poco más de un mes, simuló investigar y terminó por exonerar al aun aspirante.

Pero hay un hecho aún más “oscuro” en la trayectoria de Gongora Escalante, y es que fue encarcelado por robo calificado en 2003, acusado por la segunda mayor cervecera del país Cuauhtémoc Moctezuma S.A. de C.V.; cuando desempeñaba el cargo de Gerente de Ventas; y aunque hasta ahora no se ha aclarado de qué manera logró la libertad, la información contenida en el expediente penal 150/2003, del Juzgado Mixto de Primera Instancia en Playa del Carmen será sin duda un lastre difícil de superar en un proceso electoral como el que está por iniciar.

Carisma tiene sin duda, las encuestas dicen que tiene popularidad –aunque en esas muestras demoscópicas el que paga, manda; para nadie es un secreto, además de no ser equivalentes a intención de voto-; pero a la luz de las decisiones, todo indica que Góngora Escalante no será el favorecido. Por otra parte, al subsecretario de Turismo, Carlos Joaquín González, la clase política local lo acusa de no tener cercanía, su familia se supone no radica en la entidad y dicen incluso que actúa como si mereciera el cargo tan sólo por su apellido; sin embargo no ha claudicado en su intentona y sus encuestas lo señalan por encima de todos los aspirantes locales, se rumora renunciará al cargo en los siguientes días y sus visitas a diversos municipios se han intensificado, así como la difusión en redes sociales. Interesante guerra de encuestas.

De Gabriel Mendicuti poco puede decirse en el proceso por iniciar, más allá de que ha manifestado su interés en la candidatura; y mientras, al igual que todos, da entrevistas a diestra y siniestra sobre el tema –anteponiendo siempre el respeto al gobernador, según su propio dicho-, aprovecha también para llamar al orden a todos los aspirantes, diciéndoles que hay que cumplir primero con el deber y luego hacer campaña; pero él dice que sí quiere.

Independientemente de esos “bandazos”, Mendicuti Loría, ha coordinado los últimos procesos electorales y lo ha hecho bien –aunque no ha sido en ninguno candidato-, y aunque su habilidad política no está en duda, faltará ver si le alcanza para convertirse en “el caballo negro” del proceso local, dejando a más de uno con la boca abierta.

Por último, del diputado federal Toledo Medina se han dicho también algunas cuestiones, como que fue de los operadores principales para que el municipio se endeudara cuando él fue tesorero, pero su meteórica carrera hace recordar a esta generación política que está incluso a nivel nacional, y que, independientemente de no tener largos años en la gestión pública, su paso por la administración pública les permite acceder a los cargos más elevados.

Sin pretender que la descripción de hechos se conviertan en alabos, lo cierto es que el Distrito por el cual es diputado Toledo Medina, ha sido la cuna de los dos últimos gobernadores; y recientemente, el presidente de la República, Enrique Peña Nieto, lo “placeó” ante la clase política nacional, al invitarlo como representante del Poder Legislativo Federal, en la bienvenida oficial a México, que se ofreciera al presidente de Cuba, Raúl Castro Ruz. Interesante ¿no? Mensajes no tan velados.

Así, aunque aún hay incertidumbre sobre el abanderado, los descartes son más sencillos al analizar hechos y trayectorias, pues aun cuando las tendencias indican que será el Partido Revolucionario Institucional (PRI) el que mantenga la gubernatura de Quintana Roo, parece también innecesario complicar el triunfo arriesgándose al hacer una mala selección; así se observa desde aquí, A Tiro de Piedra. Nos leemos en la próxima.

Como siempre, le dejo notas que fundamentan lo expresado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

quince − siete =

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba