Notas

El horno no está para bonos

Golpe de Mazo

Novedades Chetumal
.

Tradición que se ha convertido en norma a lo largo de los trienios y sexenios, los bonos extraordinarios que se entregaban a burócratas estatales y municipales cada fin de gobierno están en el limbo por el complicado escenario financiero y político que enfrentan tanto el estado como el municipio capitalino.

El tema del bono sexenal mantiene en la incertidumbre a los empleados del gobierno estatal desde febrero, cuando la entonces Oficial Mayor, Rosario Ortiz Yeladaqui, en un arranque de sinceridad sentenció que no habría bono sexenal en 2016 debido a que no existían las condiciones económicas para otorgarlo, desatando una polémica entre los trabajadores que fue atajada por el propio gobernador, Roberto Borge Angulo, que corrigió lo dicho por la ex funcionaria asegurando vía Twitter que sí se entregaría esta prestación.

Pero con la derrota del PRI en la contienda por la gubernatura, las deudas que se siguen acumulando y el agitado ambiente político que se vive en Quintana Roo que puso al estado en la mira de la federación, la concreción de esta prestación luce cada vez más difícil.

Y es que aunque el actual Oficial Mayor, Víctor Viveros Salazar, ha afirmado en entrevistas de banqueta que la promesa del bono sigue en pie ya que el gobernador Roberto Borge empeñó su palabra, a solo dos meses del término de esta administración no se ha definido ni la fecha ni el monto.

Por las mismas andan en el municipio capitalino, donde los empleados municipales de plano ya están haciéndose a la idea de que este fin de gobierno no recibirán el bono trianual porque la postura de las autoridades del Ayuntamiento es tajante: no hay dinero y tampoco plan B.

Abuxapqui-municipioEzequiel Trejo, Oficial Mayor del Ayuntamiento, ha reiterado que el bono de fin de gobierno no es una prestación obligatoria y por lo tanto no es una responsabilidad del gobierno de Eduardo Espinosa Abuxapqui cubrirlo, lo que es una negativa velada, aunque siempre deja abierta la posibilidad de un milagro.

La esperanza de los empleados gubernamentales de recibir esta ayuda económica se desvanece de a poco, no solo porque saben que las finanzas están por los suelos, sino también porque piensan que les están cobrando los platos rotos por las derrotas del PRI en el pasado proceso electoral.

Pero la ilusión pese a todo persiste, a pesar de que el mensaje enviado desde las alturas es que el horno no está para bonos.

2 comentarios

  1. y… tiene razon don ezequiel trejo, oficial mayor del ayutamiento capitalino al sentenciar que:

    «el bono sexenal ó de fin de trieño no es una obligacion legal»…

    dicho «bono» no era mas que una «prestacion priista» que se daba gracias al continuismo partidista de dicho partido –PRI– que por la gracia de dios ya fue mandado a chingar a su madre en quintana roo…

    Así sea…

    Amén…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba