Notas

El paso del inexorable tiempo

laboladecristal

.

.

.

El tiempo siempre avanza inexorable en su paso firme y decidido. Así no hay humano que lo detenga, va dejando señales, huellas, cicatrices o en definitiva, marcas que hacen que por donde pase, nada sea igual, aunque lo parezca.

No hay recesos en su paso, el tiempo avanza, va dejando marcas con las fechas propuestas delimitado sus llegadas, verbigracia, como las fechas que marcan las horas y el día de los procesos electorales, y continúa siempre incansable su paso.

Si, las señales que deja el tiempo, indican que el domingo 5 de junio de 2016, es el día de las elecciones en Quintana Roo. El tiempo pasa y el día del proceso electoral está por llegar.

Las cosas cambian en los partidos y actores, se transforman conforme pasa el tiempo, al voltear la mirada a sus comportamientos en los escenarios, sus caminares, sus episodios en el proscenio prosélito, pero el ciudadano común no está, al menos no el mismo yo ni tú, y si estamos es como si necesitáramos adelantarnos unos pasos, para poder reconocernos en una nueva obra para evolución de los quintanarroenses en cualquiera de sus presentaciones, luego del día de la votación.

He allí el mayor poder que podemos ostentar, la conciencia del voto-, de que con él si decidimos para evolucionar con el paso del tiempo, pase lo que pase, nuestro entorno también, resístase quien se resista y sea cual sea el triunfador.

Porque formamos parte de un todo que funciona de una manera constitucional, gracias a nuestro actuar decidido al momento de votar, gracias a nuestro ritmo individual, gracias a nuestro aporte personal y, con el tiempo, los tiempos se dan.

Cierre de foto

En esta bola de cristal, donde se mira, se vislumbra va a ser un cierre de foto.

No se extrañaría que el PRI ganara el domingo 5 de junio la gubernatura del Estado –por una nariz-, y nadie puede frustrar sus aspiraciones, siempre y cuando no se aparte ni un milímetro de una estrategia de campaña bien elaborada, donde se deben considerar esencialmente dos cosas, no caer en provocaciones y abrazar con entusiasmo la propuesta para el bienestar del pueblo.

El asunto es que la política es absolutamente dinámica y como se trata en mucho de percepciones, hay que estar pendiente de ellas en consecuencia. De hecho, no es la primera vez que la máquina tricolor arranca con una gran ventaja en las preferencias electorales frente a otros partidos en el Estado.

De ese jaez, azas. Como en el box, en las peleas de campeonato, el campeón por ser el actual monarca y ostentar el cinturón de la división que se trate, desde el inicio de la contienda, el campeón aventaja 10 puntos al retador.

En epígrafes anteriores hemos hablado de los factores claves del triunfo en todo proceso electoral.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

8 + 17 =

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba