Engolosinados, taxistas piden incremento al tarifario

Los taxistas del Estado se han empeñado en formularse como algo distinto –tipo VIP-, cuando todo lo contrario, a un pasado que en algunos casos se remite a los años de redención al gobierno en turno que en otros casos ha alcanzado todo el recorrido de resistencia que, entre otros, se extiende con bloqueos carreteros, marchas de protesta, plantones en plazas públicas, hasta lograr sus pretensiones. –Por sus presiones-.

Los líderes integrantes del Frente Único de Trabajadores del Volante (FUTV) de Quintana Roo amagaron al Legislativo local para modificar la Ley de Movilidad a punto de proclamarse en agosto y que prácticamente dejará fuera a Uber y a otras plataformas digitales que pretendan instalarse en el Estado quedando a favor de los gremios de taxistas, los que se solazaron como “triunfo” de ellos y ahora van por más, exigiendo incremento a las tarifas.

Restaurada la Ley de Movilidad por los diputados de la XV Legislatura del Congreso del Estado, el lenguaje atribuye un carácter inédito por las motivaciones imperiosas de los líderes de los gremios de taxistas en la entidad, sin precedentes, lo que dio pie a la preponderancia y los anima a ir por más.

Teniendo en el Estado una base social con disminución de la economía es un grave error de consecuencias drásticas estar al lado de los gremios de taxistas, incluso que los taxistas impulsan propósitos para mantenerse en el monopolio demostrado, a través del tiempo, -que solo sus chicharrones truenan-.

Un error que se cometió consciente o inconscientemente de los diputados, representantes populares, en el Congreso del Estado, para lo que sí sirvió el reclamo de los chafiretes fue para manipular en detrimento del pueblo exigiendo legislar a favor de los gremios ya que la gran ola de taxistas será la que políticamente apoyará en lo futuro. -Se aduce y se deduce-. 

En ese ejercicio asociado al predicamento básico de absoluta inobjetividad, no se ignora los acomodaticios y motivaciones electoreras que animan los taxistas, los que dieron paso al triunfo a causas de entrega en los actos electorales a los gobiernos anteriores con su movilidad de acarreo de votantes a las urnas. –Se sabe-.

Lo que es peor, los legisladores locales no actuaron en contra de lo que antes se hizo y, ocurre que es ese proceder lo que en buena medida explica los pésimos resultados que bubo sucedido. Para colmo, ahora los taxistas -ya encarrilados- piden incrementar hasta un 30% al tarifario -bolseando a los de a pie-.

En todas las aéreas de actuación fue ignorar el actuar contra los hechos por los taxistas, causal del inmenso desastre en el que se vivió en algunas regiones del Estado por los bloqueos carreteros en detrimento del desarrollo de la economía local.

De paso, en el supuesto que exista en los sindicatos de taxistas la convicción que sus ideas y actos gocen de carácter complaciente, inédito, ello revela lo que se ha vivido desde antaño con muchos antecedentes, incluso de preponderancia al creerse ser los mandamases y seguir con el monopolio de taxistas en las ciudades de Quintana Roo.

Piden taxistas aumento de cuatro pesos a las tarifas

Todo aquel usuario de taxis cuya remuneración permanece fija en el tiempo, tendrá que desembolsar 30 % por el servicio de un traslado. Esta situación ha generado la informalización a la necesidad de ejercer la cotidianidad, dos y hasta seis traslados en taxi al día para intentar cubrir las necesidades alimentarias del hogar; los taxistas han minimizado el papel de los salarios de los ciudadanos de a pie y han creado importantes distorsiones condicionando el nivel de vida de los sectores de la población de menor poder adquisitivo.

En este sentido se verá potenciado el impacto al bolsillo de los ciudadanos de a pie debido a que incidirá directamente en los flujos de ingreso, en términos relativos, al favorecer a los taxistas en detrimento de la economía del resto de la población.

Aunque es una vana ilusión lo del incremento para los “martillos, porque al subir el tarifario -automáticamente suben las cuotas sindicales e incrementan las liquidaciones. Una falacia que el aumento sea para los ayudantes, -sino que es para los poderosos concesionarios.

La población quintanarroense de a pie sin acceso a instrumentos legales o a cualquier otro tipo de activo que le de protección ante el incremento de los taxis verán cómo su bolsillo se irá horadando ante la existencia del llamado “ajuste a las tarifas”; así demuestran tener mayor capacidad para ejercer presión con la intención que sus ingresos reales no se deterioren buscando como bolsear a los usuarios.

La economía dirigida de esta manera solo ayuda a preservar la imagen del gremio de los taxistas mediante la vana ilusión de mejorar el servicio sacrificando el adecuado funcionamiento del sistema de transporte urbano –que gracias al monopolio de taxistas no dejan entrar a la ciudad de Chetumal a pesar que es la capital de Quintana Roo no cuenta con el servicio público urbano y han hecho todo lo posible para que se continúe sin ese nivel de traslado en beneficio de los ciudadanos de a pie.

2 comentarios

  1. NO HAY QUE OLVIDAR QUE NO HAY AUTOBUSES URBANOS,Y LAS COMBIS QUE TAMBIEN PERTENECEN AL SUCHA BRINDAN MUY MAL SERVICIO,AUNADO A ESTO MUCHOS TAXISTAS YA ESTAN COBRANDO 2 PESOS DE MAS (CON HONROSAS EXCEPCIONES)SECTUR ESTARA EN CHETUMAL Y EL GOBIERNO DEBERIA DE PREOCUPARSE DE CONTAR YA CON AUTOBUSES URBANOS Y DE NO PERMITIR QUE LOS SABOTEEN LAS COMBIS,LAS COMBIS YA DEMOSTRARON QUE NO PUEDEN DAR UN BUEN SERVICIO,PUES TRABAJAN CUANDO QUIEREN Y LAS HORAS QUE QUIEREN Y EN LA TERMINAL ESPERAN HASTA QUE SE LLENE LA UNIDAD, ANTES NO SALEN.

  2. Los sindicatos sólo sirven para robar a los que menos tienen sea quien sea. No ay ningún sindicato que apoye en verdad a sus agremiados. Deberían desaparecer todos los sindicatos

Deje un comentario

quince − cinco =