Entierran santuario del dios Itzamná para construir condominios

PLAYA DEL CARMEN, 13 de marzo.-

monolito itzamnaEl oratorio donde hace algunos años se encontró el monolito de Itzamná y dos cenotes, ubicados en la Zona Turística de Solidaridad, fueron sepultados para dar paso a un condominio con departamentos de lujo, sin importar a los constructores la riqueza cultural de la zona y lo minado del terreno, por ser suelo cavernoso con ríos subterráneos.

La obra ubicada en la calle 38, entre la Quinta Avenida y la Zona Federal Marítimo Terrestre, a espaldas del hotel Mahekal, viene a enterrar parte del legado histórico y cultural de la comunidad, pues por años los antiguos pobladores vieron este lugar como sitio sagrado.

Debemos recordar que en septiembre de 2008, el Centro INAH Quintana Roo resguardó la figura, luego de que algunas personas intentaran sustraerla; para compensar su retiro, se propuso colocar una réplica para conservar el adoratorio. Al final, la propuesta nunca se concretó y ahora la modernidad pasa a ocupar este sitio.

A la fecha, decenas de trabajadores de la construcción, desde hace semanas, llevan a cabo trabajos de lo que será el edificio Terrazas, sin preocuparse por los cuerpos de agua y cavernas bajo los cimientos.

En un recorrido se pudo constatar que el cenote de la parte exterior de esta obra es utilizado ilegalmente para tirar escombro y basura, a pesar de que por ahí pasa un río subterráneo.

De acuerdo a los registros históricos, se sabe que por años se tenía conocimiento de la existencia del monolito de “Itzamná”, pero fue hasta junio del 2005 cuando el INAH verificó las condiciones en que se encontraba.

Se constató no sólo la existencia “de una escultura prehispánica del periodo Postclásico Tardío (entre 1250 y 1550 año d.C.), sino también la de un adoratorio miniatura de la misma época y de un cenote, posiblemente asociados a un pequeño adoratorio doméstico”.

No obstante las diferentes peticiones para que la pieza se quedara en ese lugar, el INAH determinó llevarse la pieza, para que “no fuera robada por trabajadores que participaban en la construcción de una obra cercana a este adoratorio”.

Fue así que con la promesa del Centro INAH de regresarlo, el monolito finalmente se encuentra en el Museo Arqueológico de Cancún, ante la desidia de distintos gobiernos municipales que nunca realizaron el proceso para obtener la custodia.

Pese a los vestigios arqueológicos que se encuentran en ese lugar, la zona registra un importante crecimiento de negocios y, al igual que este condominio, se construyen otros en las inmediaciones, sin considerar que es una zona de cenotes y cavernas con ríos subterráneos, que a futuro representan una grave peligro para las edificaciones, como fue advertido por Quequi, con respecto al puente de Puerto Aventuras.

 DIOS DE LA SABIDURÍA

Es importante destacar que el monolito de “Itzamná” representa ” al dios de la Sabiduría, inventor de las ciencias y conocimientos. Es una viva representación del Padre que está en secreto, del real Ser que cada uno lleva en su interior, Dios como padre es sabiduría y como madre es amor”.

“En los códices, la deidad se destacaba a la cabeza del panteón maya y aparece representado como un viejo de mandíbulas sin dientes y carrillos hundidos”.

Fuente: Fernando Morcillo (QUEQUI)

Deje un comentario

15 + Nueve =