Farol de la calle y oscuridad de la casa

laboladecristal

Cumplidos 8 meses de la ascensión del diputado panista Eduardo Martínez Arcila a la jefatura de la Gran Comisión del Congreso del Estado, exhibe con la llamada transparencia convenios que trasciende a los medios y periodistas, pero se restringe a discurrir las notas con las que intenta maniatar reclamos en su contra.

Todavía intuye que puede postrarse a la mayoría para que transija credibilidad con un plan creador al exhibir a medios y periodistas sacándoles “los trapitos al sol”.

Marchas, protestas y libre voz, son expresiones incuestionables para los nacidos y crecidos en el Estado. Cualquier ejercicio coercitivo para contenerlas, como pretende el diputado Martínez Arcila, mostrando rectitud, sólo estimula dudas y, tras ellas, más protestas y reclamos.

Cuando la ostentosidad se instaura como forma de vida por el cargo, el legislador panista se autorefuerza por inercia y echa abajo cualquier reclamo de la ciudadanía. Cuando se pide la asistencia del diputado, éste la niega.

arcila-vehiculosEl líder del Parlamento local tiene una típica dimensión de vida con magnificencia de la fortuna del erario al interactuar controlando las fases de las prerrogativas, como lo hace desde principio con mucha habilidad.

No es posible seguir incitando la inocuidad legislativa mediante apostillas en los medios. Ahora la gente no entiende para aceptar positivamente lo que sale publicado, lo que se contenga, se prometa y no se cumpla.

Ese gesto de transparencia da poco crédito a lo que emana del aparato propagandista, según refleja el alarde. Y no tiene cabida la credibilidad. Por el contrario, induce a reaccionar contra la intención embaucadora del mensaje. La mente de la mayoría está atareada buscando rutas alternas a las habituales que fueron defenestradas.

Credibilidad, autenticidad u honestidad. No. La gente está diametralmente activa exigiendo democracia para marcar el futuro que anhela y borrar lo que esté todavía presente, por lo que nadie optó sufragar.

El diputado Martínez Arcila, tendrá que cambiar la estrategia de manipulación de la transparencia. “Farol de la calle y oscuridad de su casa”, con lo que trata de embaucar a la opinión pública al exhibir los nombres y montos de convenios con los medios y periodistas.

Se sabe el alto costo del plan con maña al utilizar a la prensa que sigue ofreciendo sus servicios con objetividad y veracidad. Pero ahora el diputado panista local trata de tergiversar la ética periodística para hacerla parecer como prensa vendida.

Para desgracia de los 24 diputados inmersos en la XV Legislatura, la motivación principal de quien ostenta el mando lo constituye la crueldad generada por el empeño febril de tratar de mantenerse inmaculado en el poder, la actitud del diputado panista va más allá de lo tolerable para la mayoría.

Ya no se podrá servir con la cuchara grande

La diputada Leslie Hendricks Rubio entregó una iniciativa para la enmienda a la ley interna del Congreso del Estado para que desaparezca la figura de la Gran Comisión.

La iniciativa es un proyecto de Decreto por la que se adicionan, Reforman y Derogan diversas disposiciones de la Ley Orgánica del Poder Legislativo del Estado de Quintana Roo, en materia de creación de la Junta de Coordinación política.

La Ley Orgánica del Poder Legislativo del Estado de Quintana Roo confiere atribuciones a la Gran Comisión que imposibilitan el desarrollo autónomo del conjunto de órganos parlamentarios como las Comisiones o la propia Mesa Directiva.

Por lo tanto, los parlamentos deben contar con un diseño que garantice la función de intermediación de los legisladores y promueva la generación de acuerdos en conjunto.

Deje un comentario

2 × uno =