Notas

Gobierno poco claro; de “opacos” resultados

ISLA MUJERES, 22 de febrero.-

Decididos a ejercer la función ciudadana de supervisar el trabajo del gobierno municipal, cuando así lo establece la misma Carta Magna, leyes secundarias y reglamentos; un grupo de voluntarios analiza el marco jurídico del gobierno de Agapito Magaña, y concluye que violentan varias normas que “deben rectificarse”.

Precisan que se pasa por alto la Ley de los Municipios de Quintana Roo (artículos 66, fracción I, inciso i, y 115) y los reglamentos de la Administración Pública Municipal (Artículo 2) y del Interno del Ayuntamiento (Artículo 26), que con su aplicación de los mismos, y de otros, “se determinarían las facultades y esclarecerían las cuentas públicas; sanciones e inhabilitaciones de malos servidores públicos; conocer el destino de patrimonios municipales, entre otros temas”.

Hacen referencia de la transición de gobierno PRI-PAN, durante seis años, “vemos que tanto uno como el otro resultaron opacos. Todo fue retórica, las promesas de campaña de que esclarecerían todas las dudas sobre el destino de los impuestos y de tierras. En tanto, seguimos igual de desinformados como cuando el panismo llegó al poder”.

Señalan que en la fugaz transición municipal se pasó de un ayuntamiento “Totalmente Palacio” a un ayuntamiento “Club de Toby”; la administración actual, a pesar de que el Reglamento Interno de la Administración Pública Municipal establece cómo se integra, organiza y funciona el ayuntamiento, como administración pública, “ha hecho caso omiso a las leyes, reglamentos y demás ordenamientos jurídicos Magaña Sánchez ha hecho lo que ha querido con la administración, en perjuicio del erario público”.

Una de las medidas correctivas para sanear las finanzas municipales era despedir a cientos de trabajadores a fin de adelgazar la abultada nómina heredada, pero, cuando vemos que se están creando (inventando, mejor dicho) direcciones y subdirecciones sin siquiera tener respaldo presupuestal, ni mucho menos se les han dotado de facultades y atribuciones, como lo establecen las disposiciones legales, “nos queda claro que ese supuesto ahorro, producto de haber dejado sin trabajo a tanta gente, no va a servir para mejorar los servicios públicos o mejorar sus sueldos a los empleados, sino para acomodar a los amigos más cercanos del alcalde con sueldos de directores y subsecretarios, como es el caso de la nueva Dirección de Pesca Municipal y la absurda subsecretaria del secretario municipal”.

Por lo menos las dos administraciones pasadas, subrayan los vecinos, le dieron de comer a cientos de padres y madres de familia. Otros que aún permanecen en la actual administración se quejan porque les redujeron sus ingresos y les hacen trabajar más y ya no pagan las compensaciones por trabajos extras, pero, eso sí, se crea más burocracia innecesaria y de primer nivel.

Habría que preguntarle al director de Control Presupuestal cómo le hicieron para crear esas nuevas direcciones sin contar con respaldo presupuestal, y al cabildo cómo es que lo aprobaron sin contar, además, del presupuesto, sin haberle creado primero sus facultades y atribuciones para que funcionen.

No se consulta al cabildo. Pero tampoco sus integrantes tienen el interés de generar debate. “Son levanta dedos. Dejar que todo pase”, acusan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

3 × 2 =

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba