Injustificable Omisión de Arbitraje Médico

Novedades Chetumal
.

El parto inconcluso de la Comisión de Arbitraje Médico de Quintana Roo mantiene en la indefensión a quienes denuncian casos de negligencia presuntamente cometidos en clínicas, hospitales y centros de salud estatales. A golpe de vista, este prolongado abandono es un acto de negligencia política cometido por la Secretaria estatal de Salud, Alejandra Aguirre Crespo, y por el Secretario de Gobierno, Francisco López Mena, obligados a rescatar esta Comisión de su injustificable letargo.

Publicado el decreto para su nacimiento el cuatro de julio de 2017, uno de sus transitorios establece que “el Consejo General de la Comisión de Arbitraje Médico del Estado de Quintana Roo deberá integrarse antes del 31 de enero de 2018”.

La integración del Consejo General estaría generando turbulencia y sería la causa del prolongado empantanamiento, ya que tres de los cinco consejeros son designados por el Poder Ejecutivo, previa revisión de ternas entregadas por colegios y asociaciones médicas que por acto reflejo se han opuesto al renacimiento de esta Comisión.

Recordemos que en 1997 el gobernador Mario Villanueva Madrid decidió el nacimiento de esta Comisión, colocando al frente a un club de médicos amigos que laboraban en la clínica privada Carranza de Chetumal. La vigencia de esta Comisión fue tan efímera como tibia y desde su parto fue condenada a muerte, ya que los galenos siempre protegerán a sus colegas por justificable solidaridad gremial.

Para los profesionales de la medicina la Comisión de Arbitraje es una guillotina que puede ser accionada con efectos devastadores para sus colegas, tomando en cuenta la frecuencia con la que se han presentado casos delicados, muchos de ellos mortales.

Corresponde a las Secretarías de Salud y de Gobierno rescatar del pantano esta Comisión de Arbitraje reclamada por pacientes y sus familiares que por muchos años han carecido de una instancia local que intervenga con pleno dominio del complicado tema de la salud.

Mientras esto no ocurra el proceso seguirá inconcluso, con efectos tan indeseables para profesionales de la medicina señalados y familias ofendidas, muchas inundadas por el luto acompañado por una dolorosa interrogante.

Deje un comentario

15 − 5 =