Interceptación por interpretación en la Jugocopo

El término –interceptación- por -interpretación fue aplicado en la Jugocopo del Congreso del Estado a la diputada de Morena, Reyna Arely Durán Ovando, designada en un acto de soberanía cupular partidista coordinadora de su bancada-, por aquellos que más bien deben garantizar, por unanimidad dieron la permanencia a la máxima jerarquía del Congreso del Estado al diputado morenista, Edgar Gasca Arceo.

Y eso es por lo que ha sufrido misoginia -se quejó- la diputada de marras, por parte de quienes dicen representantes de ese cuerpo colegiado denominado, Junta de Gobierno y Coordinación Política, Jugocopo, en la cual son representantes los coordinadores de las fracciones parlamentarias de los partidos en cuestión.

En un acto de interpretación de la ley, los diputados coordinadores de las bancadas en el Parlamento Local, PAN, PT, Verde, PRI, PRD, decidieron que el que estaba en el banquillo de los acusados imputado, el diputado Edgar Gasca Arceo, fuera exonerado de toda culpa. Para que todo siga igual como cuando comenzó la XVI Legislatura. –En constante pugna-.

Al interceptar la Jugocopo a la diputada, Reyna Durán Ovando, clarifican el empoderamiento de algo antes de que llegue a su destino, al detener algo en el camino e interrumpir al obstruir una decisión cupular partidista. Todo eso han hecho los diputados integrantes de la Jugocopo para lograr la permanencia en el timón al diputado, Edgar Gasca, sin ya ser el coordinador del grupo parlamentario de Morena. -Se observa-.

Aunque todos los partidos políticos están representados por un coordinador de bancada, tienen voz en la Junta de Gobierno y Coordinación Política, no todos pueden tomar decisiones, pues sólo los grupos parlamentarios, los que tienen dos diputados o más, tienen derecho a voto.

La decisión de remover o mantener a Edgar Gasca Arceo en la presidencia de la Jugocopo recayó en José de la Peña Ruiz de Chávez, coordinador del PVEM; Roberto Erales Jiménez, coordinador del PT; Carlos Hernández Blanco, coordinador del PRI; Pedro Pérez Díaz, coordinador del PRD y, el sempiterno diputado plurinominal, Eduardo Martínez Arcila, coordinador del PAN.

El eterno problema de las diferencias entre lo que hacen nuestros representantes populares, a lo que pide desesperadamente el pueblo, y no se hace, ni se ha hecho, -nada de nada- por razones que van desde las ordenes de su partido –o de más arriba- hasta la más aberrante interceptación por interpretación.

En medio de pugnas internas en la bancada de Morena y desacuerdos entre diputados de distintas grupos parlamentarios, a casi dos meses de estar en funciones, la XVI Legislatura del Congreso de Quintana Roo todavía no se aprueba ningún Decreto ni Iniciativa en el Primer Periodo Ordinario de Sesiones de la XVI Legislatura.

Eso hace que se disuelva en el pueblo el dejo de esperanza de un cambio con la entrante XVI Legislatura del Congreso del Estado, al menos que los diputados se alcen con la soberanía que el pueblo les otorgó en las urnas. Vox Dei.

Durante la época de los diputados -sumisos y obedientes- realmente hubo una imponderable relación con la representación que por tres años asumían por cuenta del pueblo elector sin un mínimo de respeto hacia lo que la gente demanda con la legislación de leyes, revisiones y normas. -Han hecho lo que les viene en gana-.

Si el pueblo elige sus representantes es para que aboguen por sus intereses, no por los del partido que los postuló –el que sea o de quien sea-. No hay ningún cambio, es en realidad el sistema de representación política que aplica la ley y, ante eso, -nada ni nadie salva-.

Aun no despierta la virtud de la consulta popular, que si no estamos de acuerdo en lo que nuestros representantes hacen y deshacen, podemos ejercer directamente la soberanía popular, Vox Populi, Vox  Dei, entre las que se encuentra la consulta popular para la revocación del mandato constitucional, popular. Este cambio daría un giro trascendental en lo que podrían hacer los ciudadanos en un futuro.

Deje un comentario

12 + Trece =