La agenda legislativa de Morena

EN ÓRBITA

Marcelo Salinas
@msalinas21

Durante los últimos días ha subido de tono el debate interno en Morena por la agenda legislativa que seguirían los ganadores de la pasada elección, quienes conformarían mayoría si se mantiene la sociedad con el Verde Ecologista y el Partido del Trabajo en Quintana Roo.

Cabe el supuesto, porque en anteriores Congresos se han consumado desbandadas y alianzas de facto “de última hora”, cambiando una correlación de fuerzas en favor de grupos o personajes. Todo puede pasar en un partido que parece presa de sus propias tribus.

La semana pasada el CEN presentó 18 puntos para el periodo 2019-2022 de la XVI Legislatura local. Destacaron, entre otros: “austeridad republicana”, “leyes de alcohol”, “movilidad”, “Aguakan”, “paridad e igualdad de género”, “matrimonio igualitario”, “transparencia municipal”, “ley orgánica del Congreso del Estado”, así como “control y fiscalización de la administración pública estatal”.

El problema surgió tras conocerse el documento, por aquello de los liderazgos enfrentados en una fuerza heterogénea que aspira ganar la mayor cantidad de espacios posibles con miras al 2022, año de la sucesión en la administración estatal. Y por lo mismo, unos desconocieron la agenda, otros criticaron a sus promotores y algunos más la desdeñaron por supuestos “imposibles”.

Lo más polémico fue el rechazo expresado por la secretaria nacional con funciones de presidenta, Yeidckol Polevnsky, quien aseguró “la agenda no tiene validez”, pues fue convocada por la senadora Marybel Villegas y avalada por Francisco de la Huerta, quien además se ostentó -sin serlo- como secretario de Organización, acusó la lideresa. Pero el fondo es que en la reunión apoyaron a Bertha Luján para la dirigencia nacional, quien disputa el puesto con la misma Polevnsky.

Esas diferencias en las alturas, aunadas a otras que bajan como las manifestadas por Luis Alegre, Jesús Pool o José Luis Pech Várguez (referentes en ciertos sectores), marcarán un rumbo confuso. Tal jaloneo se exhibe, como ejemplo complementario, en que aún se desconoce al futuro coordinador; es decir, tal incertidumbre no se debe a la espera de fallos electorales en tribunales ni a la búsqueda de consensos plenos, sino a la rebatinga incesante por el poder.

En círculos de análisis la mencionada agenda es vista como un cúmulo de buenas intenciones, pero también de temáticas impuestas por intereses grupales y de asuntos que pretenden incomodar, con justa razón o no, al bloque oficialista en el juego por las definiciones mayores.

Deje un comentario

3 × 4 =