La fase 2

EN ÓRBITA

Marcelo Salinas
www.marcelosalinas.com.mx

Han declarado la fase 2 en territorio nacional. En la opinión del lunes anticipamos esta situación porque se trata de una semana clave en diversos sentidos; sobre todo, para controlar la propagación del virus. Esto, según especialistas consultados.

En paralelo a lo estrictamente sanitario, comienza a desarrollarse el plan de tres ejes denominado “Juntos Saldremos Adelante” anunciado por el gobernador Carlos Joaquín González: salvar vidas, ayudar a familias y recuperar la economía.

Ayer confirmó un fondo inicial de 10 millones de pesos proveniente de las aportaciones de los servidores públicos para apoyo alimentario. En el transcurso de los próximos días se conocerán la logística y dinámica.

Lo mismo Mara Lezama, presidenta municipal de Benito Juárez, quien dispondrá despensas para repartir en camiones a las familias de colonias donde se presenten urgencias por la contingencia, ello en coordinación con el gobierno del estado y en atención a las indicaciones giradas por el gobierno de la república.

En otros municipios, han confirmado la instalación de comedores comunitarios y demás gestiones en beneficio de los sectores en situación de vulnerabilidad. Los costos económicos y sociales se prevén altos por los números bajos en la industria turística y los rubros asociados.

En definitiva, es hora de accionar esta segunda fase. Si no había en Quintana Roo trasmisión comunitaria hasta ayer, queda tiempo para calcular los recursos necesarios antes de que llegue. Es cuestión de horas, en realidad cada minuto cuenta, como lo hemos constatado en otras regiones del mundo.

Lo ideal es realizar un recuento íntegro de recursos humanos y materiales, y el seguimiento detallado de cada contacto en comunidad, hasta llegar al final de cada uno reforzando en ese nivel el resguardo domiciliario. Todavía hay tiempo, insisten expertos.

Para encarar con eficacia dicha etapa de trasmisión -que sí llegaría-, debiera desplegarse una labor con mucha precisión de contactos y casos sospechosos; reforzar en ellos el cuidado y aislando a personas de la tercera edad, embarazadas, e incluso a mayores de 50 años con enfermedades crónicas o inmunodeficiencia.

En ese contexto surgen las manifestaciones del personal de hospitales generales y clínicas del IMSS donde exigen insumos y material para enfrentar el desafío. No deja de inquietar, aunque ya empezarán a liberar recursos económicos de todos los niveles para mitigar las carencias.

Son horas cruciales para elaborar los pronósticos.

SEMANA DECISIVA

Toda esta semana –y la que sigue– es decisiva para avanzar en el control. Con base en la experiencia reciente en Europa y países latinoamericanos, antes de contener y encerrar se debiera controlar. Ello significa que las medidas sanitarias y restrictivas tenderían a endurecerse en beneficio de la población aun con los costos de todo tipo.

A muchos da la impresión de que estamos atrasados, desfasados. Las autoridades federales han dicho que cada país aplica las acciones que están a su alcance; de hecho, en su cuenta de Twitter el subsecretario de Salud federal, Hugo López Gatell, lo ha justificado con aquello de las “realidades distintas”. “En México la mitad de la población vive al día”, ha publicado.

El responsable de manejar la crisis en todo el país todavía asegura que deben implementarse más medidas “a tiempo”. Eso quiere decir que no admite la acusación del retardo. Lógicamente, es rebatido por otros especialistas e incluso por miembros clave de la comunidad internacional. Otros le respaldan. Es confuso el escenario. Lamentablemente, se sabrá si se actuó bien o mal en el recuento final.

Con lo que se ha hecho y lo que no, la sociedad puede balancear el panorama recurriendo a las recomendaciones que tanto se replican en medios y redes sociales. El autocuidado, la responsabilidad y la solidaridad son parte central de una estrategia que prospera pese a todo. Estos días sin escuela, con suspensión de actividades públicas, entre otros hechos concretos en la fase 2, se podrá percibir mejor si funciona. Ojalá que sí.

Valen mucho los esfuerzos en Quintana Roo. Por ejemplo, amortiguan los del gobierno estatal con su plan de tres ejes, así como las campañas en los municipios, como Puerto Morelos, Benito Juárez o Cozumel, cuyas autoridades han insistido en la participación ciudadana. Los habitantes como protagonistas de la historia.

La pregunta de fondo es si en verdad estamos a tiempo. Es el deseo de todos, aunque es inevitable cuestionar cuando se revisa al resto del subcontinente: cuarentenas totales, cierres de frontera, toques de queda o estados de catástrofe. Otros ya anuncian congelamiento de pago para afectados. Se entiende aquello de las “realidades distintas”, pero la inquietud cunde tanto o más que el propio Covid-19, sobre todo en quienes advierten situación de vulnerabilidad.

En medio de este océano de información y expectativas, surgen diversas formas de responder ante la vida misma. Alguna plantea una nueva concepción del desarrollo, reconsiderando la naturaleza (ahora sí), el cambio climático y hasta las relaciones humanas.

Mientras tanto, encaremos lo mejor posible el desafío inmediato. Después abordaremos lo demás.

Deje un comentario

16 − 4 =