La riesgosa jugada de Pedro Joaquín Jr.

Tiro Libre | Anwar Moguel
Novedades Chetumal

Pedro Joaquín Delbouis, novel presidente municipal de Cozumel, se lanzó en temeraria jugada financiera al solicitar, a solo dos semanas de asumir las riendas del Ayuntamiento de la isla de los gobernadores, un polémico refinanciamiento de deuda pública por 435 millones de pesos.

La petición del alcalde cozumeleño fue aprobada sin chistar por su disciplinado cabildo de mayoría priista, con la previsible oposición de los regidores panistas Perla Tun Pech y Fidencio Balam, así como de la PRIMORosa Juanita Alonso Marrufo.

En la sesión de Cabildo Pedro Joaquín sacó a relucir su formación empresarial exponiendo con datos técnicos y duros las razones del porqué este refinanciamiento es necesario y positivo para las finanzas municipales, y aunque la explicación fue bastante convincente a la mayoría de los cozumeleños interesados en el tema la aprobación del multimillonario crédito les causó escalofríos.

Y es que los habitantes de la isla de las golondrinas han visto dos películas anteriores con argumento similar, que al final resultaron verdaderamente terroríficas.

En 2012, Aurelio “Lito” Joaquín solicitó un refinanciamiento por 250 millones de pesos para “cubrir” la deuda que recibió y contar con recursos adicionales para invertir en obra pública, supuestamente. Esa deuda pasó íntegra a su sucesor, Fredy Marrufo Martín, quien utilizó el mismo recurso semántico -refinanciamiento- y solicitó 200 millones para pagar deuda, lo que no hizo, por el contrario la nueva cantidad se sumó a los pasivos y heredó una lápida financiera de 430 millones a la panista Perla Tun.

Gracias a ese par de “refinanciamientos” que se vendieron en su momento como la mejor forma de mejorar las finanzas del Ayuntamiento, Cozumel saltó en solo seis años al “top ten” de los municipios más endeudados, liderando la lista en dos diferentes categorías: mayor endeudamiento per cápita (cada cozumeleño debe en estos momentos alrededor de 4 mil 406 pesos), y más alto porcentaje en la relación deuda-ingresos totales.

Queda claro que la intención de Pedro Joaquín es dinamizar un municipio que, si bien durante los dos años de gobierno de Perla Tun no se endeudó, la obra pública y las inversiones productivas se mantuvieron en un estancamiento doloroso para Cozumel.

Sin embargo para tener éxito y no abollar su administración desde el nacimiento, el hijo del ex gobernador Pedro Joaquín Coldwell no debe repetir la fórmula de sus antecesores priistas, que utilizaron el dinero para todo menos para pagar pasivos, hipotecando el municipio a largo plazo y con cargo al ciudadano.

Por sus aspiraciones y su linaje, Pedro Joaquín no se puede dar el lujo de fallarle a los cozumeleños, que también han aprendido a castigar a sus gobernantes en las urnas.

un comentario

Deje un comentario

Doce − dos =