Notas

La silla maléfica

alertarojanew1

 

 

 

Novedades Chetumal
.

Muchos que han ocupado la silla del municipio capitalino no han vivido políticamente para contarlo. Titulares y sustitutos han acumulado posiciones menores, siendo desactivados como opciones para la gubernatura y demás posiciones clave.

Javier Díaz Carvajal fue alcalde interino al reemplazar a Enrique Alonso Alcocer en 1998, y cuando en 2003 quiso ser candidato del PRI a la diputación federal –con cabecera en Chetumal– fue aplastado por el gobernador Joaquín Hendricks Díaz, quien impulsó a Víctor Alcérreca Sánchez hasta hacerlo ganar en el proceso interno de selección de candidato.

Díaz Carvajal fue el tercer Presidente de la Gran Comisión del Congreso en una misma Legislatura que tuvo previamente como pilotos a Rosario Ortiz Yeladaqui y Javier Zetina González. Desde entonces Díaz Carvajal ha ocupado posiciones intrascendentes.

El caso extremo es el de José Asencio Navarrete, quien a mediados de marzo de 1989 tuvo que solicitar licencia y esfumarse de Chetumal, al inicio del gobierno de Miguel Borge Martín. Don José no pudo aclarar el destino de un jugoso apoyo extraordinario del gobierno federal, y los regidores de su mismo partido atacaron rabiosamente a ese hombre con trayectoria y notables antecedentes.

Don José Asencio fue perdonado por el gobernador Mario Villanueva Madrid y retornó a Chetumal, pero quedó fuera de la política injustamente satanizado por la opinión pública.

Tan sólo dos ex alcaldes han escapado al embrujo de esta silla: Rosario Ortiz Yeladaqui y Eduardo Espinosa Abuxapqui.

Rosario Ortiz Yeladaqui fue alcaldesa de 1990 a 1993, recibiendo la estafeta de su hermano Efraín, quien concluyó el período de José Asencio. Charito ha acumulado posiciones en la cúspide, incluyendo la diputación federal que abandonó en 2010 para ser Oficial Mayor en el actual gobierno de Roberto Borge.

Curioso su aterrizaje en la Presidencia de la Gran Comisión del Congreso en 2002, ya que el gobernador Joaquín Hendricks tenía reservado ese manjar para Víctor Alcérreca, quien encabezaba la lista del PRI a diputados plurinominales.

Pero ocurrió lo increíble: el PRI triunfó en los 15 distritos y no tuvo acceso a una sola pluri. Y la ex alcaldesa sorprendió a todos, pero ella fue la más sorprendida por ese venturoso desenlace.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba