Ley toca fin a toreros y galleros

Conscientes de la desventaja de la #leydemaltratoanimal, la connotación obliga a hacer preguntas y a procurar algunas explicaciones de la recién publicada ley y, por ende, el inicio de su puntual aplicación, lacerante, donde se prohíben las corridas de toros y las peleas de gallos. -El fin para toreros y galleros-.

Los daños colaterales a una ristra de asociaciones y comuneros, gente que se beneficia con la fiesta brava y los palenques crujen de descontento en la región quintanarroense al verse envueltos en la vorágine impositiva del fin a las fiestas tradicionales, -de usos y costumbres-.

Mientras en algunos casos parece esculpir sus logros la dicha ley, se aprecia el otro tenor, en las angustias que inmovilizan a las gentes desfavorecidas, trabajadores, en su mayoría, por una resolución que luce desdibujada al ponerle fin a la fiesta con animales de sacrificio y de combate -que son los toros de lidia y los gallos de pelea donde esos animales son sometidos a la diversión con el sacrificio de muerte.

Desde el retroceso vemos cómo a la legislación se le exhibe un malestar asociado al aumento de expectativas, que por ahora, resultan del todo ajenas a la tradición de trabajo, empleo, alimento y salud-

Trémulos de barbarismo, una y otra vez, apartados del fruto de la tierra y del agua que alivia la avidez de la sobrevivencia humana, -que tanto desordena-, los circos, rastros, granjas, pesca y demás matanceros en el reino de los imperativos biológicos para la subsistencia humana.

El siempre traumático acomodo entre utopía y realización. Es este un signo del acabose de las tradiciones, de su colapso definitivo como sistema ancestral, se habla más mal del puntual desempeño de los legisladores y de quienes no dan rostro ni identidad precisa. La XV que legisló dicha ley o la XVI que la debe revisar y corregir. 

En cuanto al primer planteamiento, importa considerar las tensiones entre el envión de la ley, -golpe fuerte dado a una persona o cosa que la mueve o desplaza- del deber y la resistencia del ser. Así como hay un realismo malo en el extremo opuesto hay un idealismo de perfeccionismo bueno en el otro extremo.

La Ley de Protección y Bienestar Animal fue aprobada por la XV Legislatura promovida por la entonces diputada panista, Eugenia Solís Salazar, el pasado 27 de junio del año en curso, lo que generó una serie de manifestaciones por parte de los grupos organizados que se dedican a la crianza y adiestramiento de aves de combate, así como también miembros de la tauromaquia.

Se expone la necesidad de realizar una reforma urgente a la @LeydeProtecciónyBienestar Animal, recién publicada que afecta, no solo sus tradiciones, sino incluso la actividad económica y laboral de los implicados, trabajadores y empleados que se trate, directos e indirectos -y los que son necesarios en el actuar de la fiesta, En tanto el Legislativo local va a contracorriente desafiando, con la ley de marras, las inercias que dictaminan afectar a grupos humanos.

Bajo un ideal que demanda fe en estos, ahora, sublimes legisladores locales, cuya concreción es imposible sin efectos de eufemismo, -expresión más suave o decorosa con que se sustituye otra considerada tabú, de mal gusto, grosera o demasiado franca. sin la asistencia de esa visión realista que interpone principios intermediarios. Los diputados actuales son portadores de la revisión y reforma a dicha ley, como medida urgente, -antes de su aplicación lacerante-.

En el vitral

El regidor del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), Pablo Bustamante, dijo desconocer que se estén vendiendo los boletos para la corrida de toros en Cancún, programada para el 20 de diciembre con motivo del aniversario de la Plaza de Toros, pero le ‘tiró la bolita’ al Gobierno de Quintana Roo para que haga valer la Ley de Protección y Bienestar Animal.

“No sé si ya se están vendiendo los boletos, me parece que en taquillas no, en internet hay algunas páginas que los ofrecen pero bueno, es lo que quisiera saber cómo se puede permitir que los empresarios se pasen la ley por el arco del triunfo”, señaló.

Deje un comentario

13 − dos =