Lo que nos trajeron los Reyes

La Sectur no se instalará en Chetumal, sería en Cancún. El impacto y desbordamiento que está generando la diáspora de la Sectur por el cambio de sede, -de la tranquilidad y pasividad de la ciudad de Chetumal, al paradisíaco Cancún-, aduar de excelencia turística, que tiene focos de alarma permanente por la delincuencia organizada, la que corroe como veneno de mortal cicuta en el paraíso terrenal.

AMLO prometió en campaña, -que la Secretaría de Turismo se instalaría en la ciudad de Chetumal-, ahora se declara un proyecto inactivo, inoperante e inviable, el resultado no puede ser otro más que Chetumal siga como una capital de inercia política.

El gobierno federal abrió la posibilidad de cambiar la sede de la Secretaría de Turismo de Chetumal a Cancún en el próximo semestre como parte de una acción encaminada a tener la infraestructura adecuada para atender las necesidades de más de mil 500 trabajadores de la dependencia encargada de turismo en el país.

De acuerdo con fuentes oficiales del sector hotelero de Quintana Roo, el actual titular de turismo federal, Miguel Torruco Márqués, abrió la posibilidad para el cambio de sede de la Sectur.

La propuesta de cambio se hizo factible luego de que se realizara un análisis y diagnóstico de la capital del Estado. El resultado sostiene que Chetumal no tiene la infraestructura de servicios y edificios como los que tiene Cancún, además de la movilidad aérea que permite un aeropuerto internacional como lo es el del paraíso turístico del Caribe mexicano.

Un desborde de frustración ha dejado el Secretario de Turismo, Miguel Torruco Márqués, a los chetumaleños.

El inicio del proceso para el cambio de diputados

La élite partidista otrora en alianza PAN-PRD continúa en su decidido impulso para agotar los recursos utilizando artilugios para mantenerse en su posición de control del Congreso del Estado convencidos de que la eternidad es posible renovando el mandato con la reelección en el proceso 2019, el que se dio por inicio este seis de enero, Día de Reyes.

Como golpe de suerte los diputados panistas, Eduardo Martínez Arcila y Fernando “El Chino” Zelaya y, a su lado, el ex perredista ahora militante de Morena, Emiliano Ramos Hernández, hicieron su carta pidiendo a Los Reyes Magos sean reconocidos nuevamente como “representantes populares”.

Junto con los demás diputados, –salvo honrosas excepciones-, quienes les acompañan celebrando el “éxito” de su labor legislativa y, ahora, con la enmienda a la confianza ciudadana, -destruida-, se están frotando las manos por alcanzar las metas lo que en un plan con maña se sirvieron en lugar de servir, abandonando el mandato del pueblo.

De comportamiento crematístico –poder y dinero- con el saqueo del arcón legislativo y con desmedida apetencia se acrecentó el “chapulineo” en el Congreso del Estado, -dos diputados de marras anhelaron ser alcaldes en el proceso pasado. “Milo” en BJ y “El Chino” en  OPB. El otro fue, Eduardo Martínez Arcila, que ni de “chiripa” obtuvo una curul en San Lázaro.

Ahora andan en la búsqueda desesperada por la reelección en ese desatino de talentos y opacidades, los que se van, pero también huelga decir los que se quedarían, posiblemente, quienes con alma, vida y corazón defendieron el gentilicio en la tribuna parlamentaria local demostrando servir a Quintana Roo. -Verbigracia, la diputada priista, Leslie Hendricks Rubio.

La renuencia de los actuales diputados de no admitir, mucho menos de no atenuar la actual tensión política y social que orla en Quintana Roo incrementada por la actuación personal de los legisladores actuales, viciados por la ambición y adiestrados para obedecer los mandatos instaurados por la doctrina partidista.

En el desplazamiento de los diputados locales que fluirán en el circuito electoral para el cambio en el Poder Legislativo sea por reelección, también estarán midiendo fuerzas en la arena local del coliseo electoral los candidatos de los nacientes partidos estatales, Confianza por Quintana Roo y Movimiento Auténtico Social, MAS, -por orden de aparición-, donde se anticipan hechos de efecto y afecto de pertenencia bajo la mirada de los guardianes de la democracia, Vox Populi.

Estará en juego mucho más que la movilización de los diputados actuales, los candidatos de Morena, incontenibles por la marcha triunfal en el proceso pasado aducen -que todo Quintana Roo es para ellos-, esa ambición de la actividad popular estará enfocada a embotar mentes para patentizar la conciencia del voto libre y secreto, sea para los candidatos de Morena.

Es posible que exista una expectativa de lo que sucederá en el proceso electoral 2019, con la culminación del mandato de los 15 diputados electos y 10 plurinominales. Es probable que más que el fin, sea el comienzo de un proceso de crecimiento democrático para truncar lo que depara de lo intolerable a la sensatez con la una nueva oportunidad de elegir a los diputados para servir y no para servirse.

El aparato partidista de oposición, PRI, PAN y PRD está paralizado, no solo físicamente, sino carente de nuevos bríos para superar la inmovilidad de elección en las urnas. Hoy esa oposición carece de enfoques para reactivar la reciprocidad de preferencia del voto del pueblo. –Más ahora que se tiene tanto cuidado al votar.

Dedicados a demoler la democracia e inspirados con conjuros partidistas, lo que con hartazgo y repulsión, se tendrá un esquema contrario al partidismo de tradición, traicioneros, junto a errores, intereses y diferencias, por lo que se debilitaron entre ellos, quienes doloridos por las derrotas andarán buscando que el voto de los electores quintanarroenses sea para ellos. –Hasta no ver, no creer-.

La justicia democrática, Vox Populi, Vox Dei, empezó a relucir en los procesos electorales pasados en Quintana Roo. Al menos, veremos, en alguna medida, tocando puertas de los electores quintanarroenses a destacadas figuras de ideología “robolucionaria”.

Deje un comentario

dos × cinco =