Manotazo de justicia en Tulum

Tiro Libre

Anwar Moguel
Novedades Chetumal
.

Tras casi un lustro de oscuridad legal en el que genuinos propietarios de costosos lotes de playa en el municipio de Tulum fueron víctimas de la rapacidad de un sistema de despojo diseñado desde el propio gobierno del estado durante el (des)gobierno de Roberto Borge Angulo, los afectados por la rapacidad de los depredadores de tierras vislumbran un resquicio de esperanza, tras la primera restitución de la posesión de tres hoteles a sus legítimos dueños.

Los hoteles Playa Azul, Cabañas Ixchel y Cabañas Puerta del Cielo, fueron arrebatados a la mala a sus propietarios en 2014 con una estrategia burda, operada desde las juntas de conciliación y arbitraje estatales.

El esquema, que se repitió una y otra vez después de que Borge y sus secuaces se percataron de la facilidad para operar estos despojos, se basaba en demandas laborales apócrifas que eran validadas por las juntas de conciliación, que a su vez ordenaron indemnizaciones por cantidades impagables a favor de los “trabajadores” afectados, que al no ser cubiertas se garantizaban con el embargo a las propiedades.

Los propietarios alzaron la voz, denunciaron, demandaron y solicitaron amparos, pero sus esfuerzos eran infructuosos debido al control de Roberto Borge sobre jueces locales y federales, que tampoco escaparon de su manto corruptor.

La caída de Borge y la llegada al poder de Carlos Joaquín González abrió la brecha para que la justicia por fin viera la luz, y tras ganar un amparo el año pasado, mismo que fue ratificado el pasado 29 de septiembre, finalmente este lunes los legítimos dueños de los centros de hospedaje recuperaron la propiedad con la ayuda de la fuerza pública estatal.

El hecho es trascendente, porque representa la primera ficha del dominó que puede hacer caer toda la hilera de infames despojos cometidos durante el sexenio pasado.

La charada del PAN en el Ayuntamiento capitalino

Como si tuvieran mucho que presumir, los regidores panistas del Cabildo capitalino presentaron un risible “informe de actividades” que entregaron en mano al alcalde Luis Torres Llanes.

El misterio es que nadie sabe cómo llenaron el montón de hojas del documento, pues ninguno de los blanquiazules ha presentado una sola iniciativa, y se han limitado a cumplir a la perfección su papel de comparsa del mandamás, alzando la manita cuando se les indica.

Lo peor del caso es que dejaron constancia de la escenita con una fotografía donde Ángel Álvarez Cervera, Gabriel González Soto, María Luisa de la Vega Mendoza, Gabriela Eugenia Cortés y Germán Vidal González salen escoltando al alcalde que sostiene el único documento del supuesto informe, que en un dejo de descortesía no entregaron ni a sus compañeros regidores, ni mucho menos a los ciudadanos a quienes se deben.

¡Vaya deseo de figurar de estos concejales pitufos! No por color, sino por tamaño político.

Deje un comentario

seis + 7 =