Más de medio país en alerta de violencia de género

Kukulkán y Quetzalcóatl

Entre la demanda ciudadana y la atención de las políticas públicas se ha marcado un gran abismo; vale la pena reflexionar si las mujeres toman decisiones de Estado sustantivamente diferentes y/o mejores que sus contrapartes.

En México cada 160 minutos se comete un feminicidio; de acuerdo al último reporte, tres mil 580 niñas y mujeres son víctimas de violencia y hay 333 solicitudes de declaratoria de alerta de género en 17 estados, informó la secretaria de Gobernación Olga Sánchez Cordero.

Sánchez Cordero señaló que la política de seguridad, así como la interior, debe tener el rostro de una mujer para realmente generar resultados.

En México se mata entre nueve y 10 mujeres al día y con un total anual de 3 mil 580 muertes violentas –de las que sólo 834 son investigadas como feminicidios–, el número de asesinatos contra mujeres perpetrados en 2018 subió a nivel nacional 9.41 por ciento, en comparación con 2017, de acuerdo con las cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).

Quintana Roo ha fracasado en sus políticas públicas y ha fracasado en los operativos de seguridad. Ante el incremento de ejecuciones, secuestros, feminicidios, asaltos a mano armada, ataques armados a comercios y domicilios, etc. ¡Oiga usted!

El Colectivo de Mujeres en Pro de una Adecuada Impartición de Justicia en México, Un Reto Familiar A.C. en enero del 2019, solicitaron a la Secretaría de Gobernación intervenir en la solución del problema de inseguridad que vive el estado de Quintana Roo, particularmente por la desaparición y secuestro de niñas, adolescentes y jóvenes en la entidad.

 “La violencia contra las mujeres y niñas es una de las violaciones de los derechos humanos más graves, extendidas, arraigadas y toleradas en el mundo”, subrayó en un comunicado la ONU.

Los cuerpos de las mujeres son encontrados calcinados, maniatados, desnudos o semidesnudos, decapitados con huellas de tortura y violencia sexual, con base a publicaciones periodísticas de los asesinatos de mujeres en el país.

El Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio (OCNF) acusó que la protección y garantía de los derechos de las mujeres no ha sido una prioridad de Estado, hecho que pone en riesgo la integridad de niñas y mujeres en México.

Irresponsablemente, las políticas públicas en la materia, han sido reducidas al discurso y no a la implementación real. 18 de las 32 entidades federativas, es decir, el 56% del territorio nacional, se encuentra formalmente declarado en Alerta de Violencia de Género contra las Mujeres (AVGM).

Este mecanismo se activa para alertar a las personas pertenecientes a instancias gubernamentales y a la población en general sobre la urgencia de detener los feminicidios, el acoso callejero, laboral, escolar o doméstico, la discriminación y la violencia que viven las mujeres mexicanas, con el propósito de garantizar una buena calidad de vida libre de desigualdades.

Algunas mujeres no tenían nada que ver con su agresor, simplemente en la calle, en lotes baldíos (les quitaron la vida), otras eran amas de casa en relación de pareja o de alguien muy cercano a ella y otras con servicios sexuales en mayor riesgo, estos son los tres grandes grupos identificados.

De acuerdo con el estudio del Observatorio de la Gobernanza del total de mujeres asesinadas 55 sucedieron en Benito Juárez (Cancún), 19 en Solidaridad (Playa del Carmen), 15 en Othón P. Blanco y el resto en otros municipios de Quintana Roo. Aunque la Fiscalía General del Estado no ha brindado cifras oficiales sobre el número de casos.

La fiscal especializada en atención a delitos contra la mujer asegura que la cifra es menor y sólo se registraron 80 muertes violentas de mujeres en Quintana Roo, durante 2018. ¿Y el pueblo que opina?

 Será que no podemos organizar una “comunidad de vigilancia” para ayudar y evitar que sigan las agresiones de cualquier índole y en cualquier género. Después de todo, la vida nos puede cambiar en un segundo.

Unas décadas atrás se implementó un operativo de agentes secretos ubicados en todas las colonias del país, su trabajo era investigar vestidos de civil a cada familia y ente para saber antes de que se cometieran los delitos y prevenirlos, sin embargo esto tampoco funcionó debido a la cultura de corrupción entre los mexicanos, salvo algunas excepciones. ¿O usted qué opina?

Deje un comentario

13 + 6 =