Notas

Mediocridad o cambio en UQROO

viborianus 4

.

.

.

.

Hemos recibido documento, de un prestigiado grupo de profesores de la Universidad de Quintana Roo, en él se precisan algunos detalles con la normatividad, las diferentes violaciones reglamentarias, la ruindad de los personeros de la Rectora Elina, conculcación de derechos, inexactitudes en las obligaciones institucionales, en sí una cauda de ilegalidades. Disculpen la dimensión. Veamos:

Nos advierten… Este lunes 11 de mayo (hoy), nuevamente la UQROO pasará por una turbulencia ocasionada por los abusos cometidos desde la administración.

El Consejo Universitario sesionará a las 11:00 horas, teniendo entre los  puntos de la agenda, dos que resultan importantes 1) la toma de protesta de los nuevos consejeros, electos no todos de la manera más democrática, el 29 de abril pasado y, 2) La presentación, discusión y votación del informe que presente la Comisión de Honor y Justicia, sobre la situación del Colegio de Académicos (COLACAD), cuya representatividad es cuestionada desde la propia autoridad de la UQROO.

Recuento: El 23 de marzo, el Consejo Universitario, a instancias de las propias autoridades y el apoyo del grupo de Edgar Sansores, decidió turnar la “legalidad”, con la que fue elegida la actual mesa directiva del COLACAD, quien tomó posesión el 12 de enero del presente año, después de la renuncia del anterior presidente, José Luis González Bucio, para escaparse de la eminente destitución en Asamblea General Ordinaria.

Testificamos: Bucio, ha servido a la Rectora y anterior Secretaria General, Nancy Quintal, obstaculizando y posponiendo reuniones de sus representados, para que éstos, no defendieran sus derechos, constantemente pisoteados. Desde el censurado Movimiento Estudiantil por Ayotzinapa, con el cierre de las instalaciones en noviembre de 2014, hasta el injustificado despido de 3 investigadores, con grado de Doctor. Bucio ha evidenciado sus intereses del lado de la rectora y de Nancy, quienes le prometieron la Dirección de la División de Ciencias e Ingeniería. De hecho, se rumora al tal Bucio, como propuesta en la terna que Elina Coral propone para dirigir la DCI. Esperemos se imponga la racionalidad en la Junta Directiva y prefieran nombrar a “Marioneto”.

Lo que no se sabe es: ¿qué motiva al representante del propio COLACAD ante Consejo Universitario, Victor Soberanis, para actuar en contra de la comunidad a la que “representa” y no representa? Cuando le cortaron la cabeza a sus colegas y “representados”, en diciembre, optó por abstenerse para no disgustar a Elina; durante la Asamblea de enero, cuando Buciorenunció por incumplimiento con su obligación, optó por hacerse el occiso y no renunciar, también él por incumplir; cuando la legalidad en la elección del propio órgano, al que representa, fue llevada a una instancia que no tiene competencia sobre el Colegio, por ser autónomo, optó por darle la espalda a toda honestidad y votó a favor del linchamiento del único organismo que puede defenderlo, a él mismo, cuando alguna otra autoridad se vaya contra él. ¡Este judas votará también el 11 de mayo! Esperemos, lo haga de manera congruente con los nobles fines estipulados como consejero universitario y, después de ello, pueda ver de cara a los demás académicos, quienes depositaron su confianza en él.

Lo que ocurrirá hoy lunes con el tema del COLACAD ante el Consejo Universitario, marcará en adelante la historia de la propia UQROO. No sólo dejará constancia de la composición de este Consejo, con sus nuevos integrantes: estudiantiles y académicos; sino también del futuro para las nuevas generaciones estudiantiles.

Son mayoría, quienes esperan el actuar profesional de la Comisión de Honor y Justicia, presidida por el Dr. Carlos Baeza Estrella, y resuelva a favor de sus colegas académicos, con base en la legalidad, la justicia y el sano juicio.

Desafortunadamente, los temores persisten dentro de esa Comisión, pues también figura Edgar Sansores Guerrero, el gran causante de la mayor parte de las dolencias de la UQROO, quien dedica más tiempo a destruir la Universidad, en aras de satisfacer sus intereses, que a formar profesionistas para el servicio del estado y país.

Sobre el proceso de elección para Consejeros Universitarios.

El día 29 de abril se eligieron 4 consejeros universitarios profesores y 4 estudiantes (DCSEA, DCPH, DCI y Unidad Cozumel). En el caso de los estudiantes, hubo tres impugnaciones: 1 de la DCSEA y 2 de la DCPH.

Fue la misma Comisión transitoria electoral quien dio respuesta a las inconformidades de los estudiantes, lo cual contraviene la legislación universitaria, la cual indica lo siguiente:

Artículo 136.Del reglamento General- Son derechos de los alumnos:

VIII.- Interponer los medios de defensa contra las resoluciones que se dicten en su contra por las autoridades, funcionarios y profesores de la universidad, de acuerdo con las disposiciones establecidas en la Ley Orgánica, este Reglamento General y demás normatividad de la universidad;

6. Una vez que han interpuesto el “medio de defensa”  o apelación, se debe aplicar el espíritu del art. 176, inciso IV: “La presentación del escrito también tendrá por objeto suspender los términos de la prescripción establecida en la normatividad aplicable”;

7. La apelación de los estudiantes debe ser conocida por una autoridad universitaria, las cuáles están señaladas en el art. 7 de la Ley Orgánica (en este caso sería el Consejo Universitario):

I.- La Junta Directiva;

II.- El Consejo Universitario;

III.- El Rector;

IV.- Los Consejos Académicos;

V.- Los Coordinadores de Unidad;

VI.- Los Consejos de División;

VII.- Los Directores de División;

VIII.- El Patronato.

Las respuestas fueron elaboradas desde la oficina del abogado general, Víctor Emilio Boeta, quien a su vez integraba la propia Comisión Transitoria Electoral, para su posterior firma. Esto demuestra la conducta servil del abogado, la misma violenta la legislación de la UQROO. Quizás el resultado de las impugnaciones fuera negativo, pero debió ser el Consejo Universitario el encargado de resolver la apelación y no el mismo órgano que había sido acusado por los estudiantes, de haber cometido las irregularidades, errores y omisiones en el proceso de elección.

9. La Comisión Electoral del CU no tiene en ningún momento entre sus atribuciones, dictaminar sobre apelaciones al proceso electoral, de acuerdo al art. 29 del RG.

En todo caso, la Comisión Electoral Transitoria estaría incurriendo en faltas graves a la normatividad señalas en el Art. 164 del Reglamento General:

VIII.- Cometer actos contrarios al derecho, en su calidad de miembros de la comunidad universitaria;

IX.- Infringir la reglamentación de la disciplina y debida conducta establecida en la universidad;

X.- Participar o inducir actividades tendientes a desconocer o suplantar autoridades o funcionarios o modificar las estructuras académicas, de gobierno o administrativas de la universidad, al margen de los procedimientos y organización previstos en la Ley Orgánica, en el presente Reglamento General y demás normatividad derivada de las anteriores;

En el caso de las Irregularidades, en la elección del consejero universitario de los profesores de la División de Ciencias Sociales y Económico Administrativas:

La elección estuvo plagada de alteraciones y caprichos, enmarcada en una estrategia del grupo de Sansores para ganar esa posición a toda costa.

1. El art. 32, inciso II del Reglamento General, señala: “La Comisión Electoral convocará a una asamblea a los integrantes del personal académico del colegio respectivo, listando todos los nombres de los académicos que cumplan los requisitos establecidos en la Ley Orgánica, tanto para votar, como para ser elegidos”.

2. Sin embargo, el día de la elección, la comisión no presentó la lista de los académicos que cumplían los requisitos para ser electos. Sólo llevaban un listado de profesores de la división. En dicha lista no aparecían los nombres de profesores a los que si se les permitió votar.

3. En lugar de la lista que señala el art. 32, la Comisión distribuyó hojas en blanco para que se anotaran los que estaban presentes.

3. Edgar Sansores empleó a profesores contratados como “extraordinarios” (sin que hayan pasado por un examen de oposición, como todo profesor debe hacerlo) para apoyar a su candidato Luis Samaniego. Son los casos de profesores comoCarlos Enrique Tapia y Luz Margarita González, quienes mandan a sus alumnos a realizar secuestros como “tarea”. Además el día de la elección aparecieron caras nunca antes vistas por los profesores.

4. Destaca el caso de la profesora Yunitzilim Rodríguez, quien desde hace un año está fuera de la Universidad y ese día fue llevada para votar por Samaniego. La elección fue un acto de acarreo en el más puro estilo priísta, al parecer esto se le encargó a Sergio Monroy, quien hasta presume públicamente haber trabajado como “mapache” para el PRI.

5. ¿Quién es el candidato que Edgar Sansores impulsó para que sea representante de los profesores de la DCSEA ante el Consejo Universitario?

PD.- “Cuando un político no ama el bien público ni se respeta a sí mismo, o cuando su respeto de sí mismo se limita a los beneficios del cargo, entonces el interés público está deficientemente servido”. John F. Kennedy (1917-1963), trigésimo quinto presidente de los Estados Unidos.

viborianus@gmail.com  Twitter:@viborianus   www.viborianus.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba