El mensaje sobre seguridad del gobernador Carlos Joaquín: oportunidades… y riesgos

AL MARGEN

Por: Rubén Vizcaíno A.
.

El mensaje sobre el tema de seguridad o de inseguridad según se quiera ver, dirigido a las familias quintanarroenses por el gobernador Carlos Joaquín González, no tiene desperdicio.  Su reconocimiento expreso a la gravedad del problema resulta alentador para la sociedad. Nadie corrige el rumbo si antes no acepta que va por camino errado.

El parte-aguas es claro: se acabó el antes, en el que todo era culpa de los malditos borgistas, ahora se asume a plenitud la responsabilidad de afrontar el grave problema y se delinea la estrategia para hacerlo, con compromisos muy puntuales.

Anticipó que no le será fácil al gobernador cumplir con la palabra empeñada. La principal resistencia se dará, de hecho se está dando ya, al interior de su propio gobierno, donde la mezquindad está a flor de piel.

Un solo ejemplo bastará para dejar claro lo que expongo. Si usted busca el mensaje en la página de la vocería oficial, denominada ahora Coordinación General de Comunicación, no lo encontrará. Por absurdo que esto sea. Todo indica que la idea de la estrategia sobre este tema NO fue aportación de esa instancia. La respuesta es entonces, ignorarla, sin que importe que se trata, como el mismo Carlos Joaquín acepta, del tema más lacerante del estado.

No obstante, la oportunidad es grande. Al más puro estilo López Obrador, Carlos Joaquín apuesta por el diálogo directo con la ciudadanía. Se compromete a informar semanalmente de los hechos delictivos que afecten la entidad y a detallar la respuesta dada a los mismos, sin importar, dijo, lo doloroso que sea.

En su mensaje, el mandatario presentó los 10 puntos en que se basará su estrategia en el combate al flagelo de la delincuencia, tema que abordaremos en próxima columna.

Los riesgos que asume Carlos Joaquín con su compromiso, son enormes. Además del ya apuntado –la mezquindad al interior de su gobierno–, se deben sumar otros. La paciencia de la gente es corta. Si no hay resultados a corto plazo la estrategia se volverá en su contra. Aderezada por el caudal de detractores, gratuitos y pagados, honestos y perversos, sinceros y viles, que ya existen.

Por eso, precisamente por eso, es que su posicionamiento resulta encomiable. Sabe bien a lo que apuesta, no duda. Agarra el toro por los cuernos, no solo lo capotea y eso hay que reconocerlo sin regateos.

Finalmente, si los resultados se dan, a partir de esta semana –y esperemos que así sea–, ganaremos todos y las familias quintanarroenses tendrán la posibilidad de ver cristalizado su anhelo de recuperar la tranquilidad que tanto añoramos.

Deje un comentario

14 − cinco =