Necedad propicia regreso al semáforo rojo

Con el incremento de contagios por Covid-19 en Chetumal, el semáforo epidemiológico volvió a encenderse la luz roja, –no indicando el confinamiento total-, creció también la incertidumbre para dar el siguiente paso que indicará la disminución de la pandemia.

Se hizo cada vez más frecuente el contagio en los ciudadanos sureños tercos y desobedientes con la llegada de la noticia que en el Estado se estaba en color naranja mientras el coronavirus se propaga en el sur del Estado cuan dañino, perturbador y catártico mal letal en la vida otrora tranquilla de los habitantes de la orgullosa e histórica ciudad de Chetumal, capital de Quintana Roo.

Abarrotando los sitios de esparcimiento en el lugar predilecto algunos ciudadanos en forma temeraria, sin protección protocolaria sanitaria, no guardando distancia y sin cubre-bocas, fueron la causa que provocó la propagación del mortal virus. –Ipso facto-, por instrucciones del gobernador Carlos Joaquín se volvió a poner luz roja en el semáforo epidemiológico en el sur de esta entidad caribeña.

La intolerancia al confinamiento domiciliario -Quédate en casa! incumpliendo el protocolo sanitario saliendo por bebidas espirituosas dejando de ser marginal la ley seca tanto en la clase media y en los más empobrecidos de nuestra comunidad, -los que salen por necesidad-, se han ensombrecido sus hogares por el contagio del coronavirus.

La pandemia Covid-19 pareciera una realidad ajena atribuida a ciudadanos de otros lugares en busca de algún refugio ante la adversidad. Quizás un contexto muy distante del chetumaleño viviendo en un aduar donde reinaba la tranquilidad regodeándose de su cultura y de una fuerte historia de solidaridad en el combate a las vicisitudes.

Esa fraternidad y tranquilidad que aún sobreviven en ciudad Chetumal, -cabecera de OPB- y capital de Quintana Roo, tierra de gente de buena madera y del gentilicio sureño, hoy enfrentan un gran reto en medio de la desesperanza por el embate de la pandemia Covid-19. Chetumal será recordada como un aduar de lucha, cultura y prosperidad que en su loor acierta: “la tenacidad como virtud, eso es Quintana Roo”.

Con el incremento de contagios y decesos -en este lado sureño-, Chetumal subió al primer lugar del top ten en el estado de Quintana Roo, creciendo también los episodios de diseminación del letal coronavirus lidiando con circunstancias aún más difíciles de las que ya se enfrentaba.

Los ciudadanos chetumaleños que tienen que salir a buscar el sustento diario han recurrido a una salida en medio de la pandemia que agobia la economía buscando oportunidades para seguir la vida sin restricciones y carencias.

Por otra parte, algunos medios y redes sociales han contribuido al apogeo de la incriminación pensando en la generalización al vincularlos a todos los chetumaleños en una sola canasta. Queda en el imaginario social que ellos –los tercos y desobedientes- solo representan un problema dejando a un lado a toda una comunidad honrada que busca salir a trabajar para alcanzar el bienestar para sus familias.

El conglomerado social sureño se acerca a un momento crítico en la lucha contra la amenaza del coronavirus la cual con cultura sostenida y en el respeto mutuo es capaz de reducir el embate negativo del letal coronavirus.

Endurecen medidas por COVID-19 en la zona sur de Quintana Roo

Con arrestos de hasta 36 horas y multas que llegan hasta 10 mil veces el salario mínimo, o sea 1 millón 232 mil 220 pesos, se sancionará las personas y empresas que se opongan a las funciones y disposiciones de la Secretaría de Salud, según informó el vocero del Gobierno del Estado, Carlos Orvañanos Rea.

“A la persona que se oponga o interfiera a las funciones de la autoridad sanitaria y a las personas que en rebeldía se oponga a cumplir con las disposiciones de la autoridad sanitaria, provocando con ello un peligro a la salud de las personas”, dijo.

Emulando la información que otorga el gobierno federal en cuanto a la situación del Covid-19, el vocero del gobierno de Quintana Roo realizó una conferencia de prensa donde dijo que “tiene que ver con el anuncio hecho por el gobernador del semáforo rojo del 15 al 19 de julio en la zona sur”.

La justificación fue el número de nuevos casos en Chetumal y la ocupación hospitalaria; “es importante aclararle a la población y a los medios de comunicación que el regreso al semáforo rojo no implica confinamiento total.

Se mantiene la apertura al 15% en la parte de hoteles, restaurantes, sitios turísticos, parques temáticos, campos de golf; así como actividades inmobiliarias”.

Evidentemente las actividades esenciales, entre las que están las actividades legislativas, pues se mantienen abiertas, juntos con bancos, ventas de comida, purificadoras de agua, farmacias, supermercados, entre otras.

En semáforo rojo “no abren escuelas, servicios religiosos, playas y parque públicos, tiendas departamentales, bares, centros nocturnos y de belleza, peluquerías y gimnasios. El transporte público se mantiene al 50%, taxis tres incluyendo el operario, transporte particular cuatro incluyendo el conductor”, especificó el vocero.

Dijo que en la zona norte están en el límite del semáforo naranja y que si no se toma conciencia, pues en semanas se podría regresar a semáforo rojo. Aunque la Secretaría de Seguridad ya realiza sus recorridos para garantizar que se cumpla.

Deje un comentario

seis + 2 =