Notas

Obliga la SESA a pacientes a pagar combustible de ambulancias

Chetumal, 6 Oct
Juan Juárez Mauss.-

De qué vale que las autoridades del Gobierno del Estado entreguen a la Secretaría de Salud  ambulancias, si no se les dota de combustible para la atención de los enfermos, propiciando que familiares tengan que pagar el costo de la gasolina a los encargados de las unidades médicas.

Este es el caso de la señora Cindy Guadalupe Torres Salazar, habitante del poblado de Noh-Bec, quien tuvo que pagar quinientos cincuenta pesos para que los responsables del centro médico de su comunidad pudieran trasladar al hospital general de Chetumal a su sobrina para que fuera atendida, al presentar signos de aborto a sus cuatro meses de embarazo.

Mencionó que su familiar esta madrugada le notificó que tenía mucho sangrado, por lo que decidieron llevarla a esa hora al centro de salud de Noh-Bec para que fuera atendida, encontrándose que no se tenía el equipo médico para intervenirla,  por lo cual tenía que ser trasladada de urgencia hacia la ciudad de Chetumal,  pero los encargados de la clínica le manifestaron que la ambulancia no contaba con combustible, por lo cual  las opciones eran  que la llevara en un vehículo particular o costearan el combustible de la ambulancia, que era de 550 pesos.

Cindy Guadalupe señaló que ella y sus familiares hicieron un esfuerzo para conseguir el dinero, pues como son de escasos recursos, quinientos cincuenta pesos representan varios días de trabajo.

 “Nos cobraron 550 pesos para poder llegar hasta acá, el chofer de la ambulancia nos los cobró, nos dieron un recibo, nos dijeron no hay gasolina y el Seguro Popular no lo cubre, por lo cual teníamos que pagarlo”, mencionó.

Dijo que desafortunadamente su familiar perdió el producto de su embarazo y ahora no tienen el dinero para las medicinas que le piden y menos para regresarse a su sitio de origen, ya que los quinientos cincuenta pesos que pagó por el traslado, era el único  dinero con el que contaba.

Cabe señalar que el personal médico del hospital general le hizo entrega a Cindy Guadalupe el feto en un envase reciclado de plástico con alcohol,  de lo que fuera un suero propiedad del sector Salud, imagen que nos reservamos de publicar por razones de ética.

Debemos entender que por disposición de la ley (Art. 314 Fr. V de la Ley General de Salud), cuando se habla de destino final de cadáveres humanos se comprende también el destino final de embriones y fetos humanos. Por lo tanto, un embrión o feto humano muerto es un cadáver que deberá ser tratado con respeto, dignidad y consideración (Art. 346 L. G. S.).

Respecto al no nacido que tiene 13 semanas o más de gestación (feto), ya la ley prevé que puede inhumarse o incinerarse, previa expedición de un certificado de muerte fetal más la autorización del Registro Civil para que sea inhumado o incinerado. (Esta autorización del Juez del Registro Civil no es una certificación de un acto del estado civil y por lo tanto no se puede levantar un acta de defunción, sino una simple constatación de la existencia de un cadáver no nato, y la debida autorización para que pueda ser inhumado o incinerado. No puede haber inhumación o incineración sin la autorización del Registro Civil).

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

1 × 2 =

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba