Ponen a la venta la “Casa Voladora”

Chetumal,12 octubre
Sergio López (Quequi)

El cronista de esta ciudad, Fabián Herrera Manzanilla, se sumó al malestar e inconformidad de diversos sectores de la sociedad chetumaleña por el anuncio que circula en redes sociales para vender la “Casa Voladora”, mudo testigo del paso del huracán “Janet” que hace 62 años devastó la capital del Estado, debido a que sus legítimos propietarios la están subastando por la falta de recursos económicos para continuar dándole mantenimiento, como lo han hecho durante más de 60 años.

Recordó que durante el sexenio del exgobernador, Mario Villanueva Madrid poco más de 60 viviendas de madera, incluyendo la “Casa Voladora” fueron declaradas patrimonio histórico de Chetumal con placas alusivas, además de que se destinaron alrededor de 40 millones de pesos, para rehabilitarlas y pintarlas; sin embargo, los actos vandálicos propiciaron la destrucción de un buen número de estas casitas, mientras que otras fueron rentadas o destruidas por el paso del tiempo.

Explicó que durante el sexenio de Joaquín Hendricks Díaz (1999-2005) solamente se logró recuperar el 30% de estas viviendas, debido a que la mayoría fueron destruidas por actos vandálicos, además de ser utilizadas como guaridas de malvivientes e indigentes, mencionó que durante los gobiernos de Félix González Canto, así como de Roberto Borge Angulo la mayoría de las casas de madera en Chetumal desaparecieron por falta de apoyos para darles mantenimiento y seguir conservándolas como patrimonio histórico de esta ciudad.

Herrera Manzanilla, indicó que esto obligo a sus legítimos propietarios a rentarlas para ser convertidas en restaurantes, cocinas económicas y otras para ser habitadas por familias para poder pagar su mantenimiento y que no se pierda parte de la historia de Quintana Roo, como está sucediendo en estos momentos por la falta de interés de las autoridades históricas y culturales de los tres niveles de Gobierno.

Reconoció que en estos momentos no existe  la vigencia de una ley que proteja estas casas, donde se obliga a las autoridades federales, estatales y municipales a realizar acciones conjuntas con los propietarios para preservarlas, asegurando que en la actualidad quedan muy pocas, debido a que fueron desapareciendo por la falta de apoyos para continuar dándoles mantenimiento y preservarlas, ya que sus propietarios se cansaron de esperar para continuar manteniéndolas en pie y evitar que desaparezca la imagen citadina.

El cronista de Chetumal aseguró que lo más grave del caso es la indiferencia demostrada por las autoridades competentes en materia cultural, quienes durante muchos años han violado el artículo 21 de la Ley del Patrimonio Cultural del Estado, el cual señala determinantemente que son consideradas parte del patrimonio cultural los bienes inmuebles del Estado como es el caso de las casas y edificios de madera de prototipo arquitectónico colonial inglés-caribeño, construidas a partir del año de 1898 hasta 1970, mismas que cuentan con cinco o más de las características señaladas en este artículo.

3 comentarios

  1. Es un echo que a los propietarios no les interesa la historia de la ciudad, mucho menos a sus descendientes. Las casas de madera tienden a desaparecer gradualmente debido a que los predios tienen alta “plusvalia” y prefieren venderlos por que los herederos de estos inmuebles ya han emigrado. Si en realidad quieren conservar como patrimonio histórico esta casa, debe la autoridad adquirir este inmueble a través de un patronato ciudadano-gubernamental y restaurarlo ya que es símbolo de algo que nos da identidad.

  2. Están en todo su derecho los propietarios de vender el inmueble independientemente si es histórico o no, o bien el mismo gobierno lo compre. Es muy fácil hablar que la deben de mantener cuando nadie de la población aporta para su mantenimiento, de historia no se vive ni se come, así q si tiene un bien que lo vendan y lo disfruten en su momento,ya que muertos no creo q se se lleven la casa a la tumba.

Deje un comentario

20 − seis =