Notas

Primeras medidas…¿pagarán justos por pecadores?

Ad nutum | Rosy Covarrubias

La primera medida del gobierno entrante para reducir su aún abultada nómina burocrática de tal forma que no parezca ni un despido masivo, ni una “reingeniería administrativa”, ya causó las primeras inconformidades, y es que el fondo no es malo, tal vez las formas sí deberían de cuidarse un poco más, pero sobre todo revisar antes la legislación en la materia para no verse en la necesidad de dar marcha atrás y dejar en evidencia algunas novateces.

Si bien hay trabajadores que dobletean y a veces tripletean buscando incrementar sus ingresos, que no es delito ni pecado, dados los bajos sueldos de algunos empleos, también hay muchos de estos trabajadores que tienen puestos directivos y como no hay quién les vigile, solo asisten algunas horas a firmar documentos o en el menor de los casos a hacerse visibles para justificar seguir cobrando, mientras su tiempo lo dedican a otros trabajos o a sus empresas privadas, por otro lado hay quienes no tienen ni siquiera un ingreso mínimo fijo y se ven en la necesidad de endeudarse, vender lo poco que tienen o en otras épocas, volverse pepenadores para obtener el alimento del día.

El oficio que circuló el día de ayer vía correo electrónico a todos los trabajadores de gobierno, incluyendo a administrativos y docentes de la Universidad de Quintana Roo, ha causado enojo e incertidumbre, primero, porque contraviene la ley, y segundo, porque la plantilla de docentes de la UQROO en su mayoría son maestros de asignatura, esto es que cobran por hora de clase, como complemento al ingreso que obtienen en otro empleo.

Si fuera el caso, -que no lo es- de que aplicaran lo señalado en el oficio en cuestión, la Universidad se quedaría de la noche a la mañana sin maestros, ya que la gran mayoría optaría por el empleo fijo donde tienen prestaciones; un claro ejemplo es la División de Ciencias de la Salud, los médicos que dan clase, tienen trabajo en alguna Institución de salud, con plaza y donde han generado antigüedad, y en la DCS, dan clase y cobran por hora, como un complemento a su sueldo.

Y no se puede pasar por alto lo difícil que ha sido encontrar médicos especialistas que acepten dar clases por 200 pesos la hora. La gran mayoría lo hace como una contribución al desarrollo de la actividad educativa en ciencias de la salud, por lo que esta medida deberá revisarse muy bien antes de implementar algún recorte.

La circular en cuestión se basa en el Artículo 169 y 47 fracciones XII y XXII de la Constitución Política de Quintana Roo. El artículo 169 dice lo siguiente: «Todo cargo, comisión o empleo público es incompatible con algún otro, federal o estatal, cuando por ambos se perciba un sueldo, salvo los docentes. El artículo 169 de la Constitución habla de la compatibilidad de trabajos federal y estatal, no habla de trabajo municipal y menos de índole particular.

Y no es que la ley prohíba ganar un poco más, sino porque quienes tienen puestos de dirección, deben de cumplir al 100 por ciento con su encargo y no a medias. Por todo, debe la Oficialía Mayor de gobierno dedicar un tiempo a analizar casos, empezando por los niveles altos, antes de meter temor a la clase trabajadora.

Sin duda alguna las medidas que ya vienen en camino, dolerán, pero sí es importante que estas no se tomen al calor y con la emoción del reciente triunfo, sino con la cabeza fría y la ley en la mano.

3 comentarios

  1. Si dicen que es para detectar aviadores y gente que tiene plaza en gobierno federal y gobierno estatal con 8 hrs de trabajo en cada una, suena lógico. Todos sabemos y conocemos gente en estas condiciones, veremos más adelante como salen los resultados de sus operaciones, sino propongo que le echemos la mano a la oficialía mayor mandándole una cartita con datos precisos de cada personaje para apresurarle más dicha operación. Espero esto no sea una faramalla y le corten cabezas a los aviadores, abusadores de doble plazas incómodos y que a los amigos, familiares, etc. del oficial mayor, del secretario de gobierno, etc., que estén en estos actos desvergonzados, sigan permitiéndolos seguir en el abuso y ver como el que aquí no pasa nada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba