Notas

Que mala onda

Golpe de Mazo

Novedades Chetumal
.

El sur de Quintana Roo fue sometido este fin de semana a la incesante descarga de una onda tropical que incomunicó a miles, dejando varios tramos intransitables por el nivel del agua y árboles caídos, situación que se complicó por los baches habituales y otros repentinos por el ablandamiento del asfalto.

Ante el riesgo, el Ayuntamiento capitalino recomendó a la población permanecer en sus hogares y ofreció además apoyo para su traslado con familiares y en caso extremo al refugio habilitado en la primaria chetumaleña Francisco I Madero.

Los esperados días de feria apenas inaugurada el pasado viernes fueron reemplazados por una lluvia bíblica que dejó al descubierto las vulnerabilidades de la capital del estado, con colonias inundables y aisladas que exigieron al máximo a los ayuntamientos y al gobierno del estado, apoyados diestramente por Ejército y Marina.

Juan Pedro Mercader Rodríguez, titular de Seguridad Pública, respondió al desafío efectuando ayer un recorrido de evaluación en la zona rural y localidades vecinas, acompañado por el Secretario General del Ayuntamiento capitalino, Jorge Aguilar Cheluja.

Lamentablemente no todos los burócratas comprendieron la gravedad del asedio de la naturaleza, ya que muy quitados de la pena iniciaron este sábado el reparto de televisores gratuitos a cientos de chetumaleños y habitantes de comunidades sureñas que hicieron una fila de más de 800 metros bajo la lluvia, convocados en el Centro Social Bellavista por burócratas federales insensibles y muy bien protegidos de la lluvia, faltaba más.

La insensibilidad de estos burócratas mantuvo bajo el agua a las familias humildes, hasta que tardíamente les avisaron que se reprogramaba para este martes la entrega de los televisores digitales de pantalla plana. Vaya bromita.

Salvo esa metida de pata tan imperdonable, todos los mandos gubernamentales tuvieron un desempeño a la altura del desafío, recurriendo a las redes sociales para el flujo de información en ambos sentidos, con datos erróneos que fueron desactivados de inmediato.

Los irresponsables chetumaleños acentuaron el nivel de emergencia con las toneladas de basura que bloquearon el drenaje, nadando entre las aguas turbulentas. La lección: sin ciudadanía responsable los esfuerzos municipales no son tan efectivos.

El recuento de los daños nos mostrará certeramente el grado de afectación en todo el sur del estado, y corresponde a los mandos burocráticos asimilar esta lección para apretar tuercas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba