Notas

Regalo de Santa al Suchaa

Golpe de Mazo

Novedades Chetumal
.

Un nuevo golpe al bolsillo resentirán los chetumaleños que utilizan el transporte público a partir de este diciembre, ya que el Sindicato Único de Choferes de Automóviles de Alquiler (Suchaa) de Chetumal, ejerció presión para obtener la autorización  de igualar la tarifa de las “combis” con la de los autobuses urbanos, a pesar de las notorias diferencias entre ambos servicios.

Y es que las “combis” del Suchaa que ofrecen el servicio de transporte colectivo son verdaderas trampas mortales que operan sin las regulaciones mínimas de seguridad ante la vista gorda de las autoridades de transporte, que toleran esta situación sin medir las consecuencias.

A pesar de todo, el servicio de las “combis” es un mal necesario, ya que la cobertura prometida de transporte urbano no se ha cumplido y muchas colonias permanecen sin opciones, por lo que la cantidad de unidades colectivas del Suchaa se ha multiplicado.

El problema es que la falta de capacitación y de regulaciones de seguridad para los conductores de estas unidades coloca en una posición riesgosa a los usuarios, que se ven obligados a viajar como sardinas enlatadas en vehículos atestados, que por si fuera poco casi siempre son conducidos a exceso de velocidad, todo con el afán de ganar más dinero.

Por presión del sindicato, las autoridades estatales de transporte en acuerdo con el municipio capitalino autorizaron la homologación de tarifas, ya que los camiones urbanos cobraban cinco pesos mientras los colectivos cuatro pesos por persona. Previendo un posible conflicto entre las organizaciones transportistas, decidieron fumar la pipa de la paz concediendo el caprichito al Suchaa.

Como resultado, a partir de este mes las “combis” cobrarán también cinco pesos, pero sin ofrecer una ligera mejoría del servicio a cambio.

El líder sindical de los taxistas, Rafael Cetina González, debe ser llamado a cuentas por el titular de la Secretaría de Infraestructura y Transporte (Sintra), Fernando Escamilla Carrillo, para obligarlo a meter orden en las unidades de transporte colectivo exigiendo el  respeto a normas elementales.

De entrada, prohibir la saturación de las “combis” más allá del número de pasajeros para el que los vehículos fueron diseñados y someter a todos los chafiretes a un curso de manejo, por la seguridad de los pasajeros.

Porque no se vale que Chetumal, siendo la capital del estado, sufra con un servicio de transporte de tercera, que además de caro, es incómodo, ineficiente y riesgoso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba