Notas

Remanentes de las elecciones pasadas

Como un aperitivo antes, durante y después, de la elección electoral en Quintana Roo -que pasó- estuvo el vaivén –con el ir y venir- de los actores en los tribunales electorales para los candidatos y candidatas fueron catastróficas, en unos y, benévolos, en otras.

Fue insistir lo suficiente con la importancia en la capital Chetumal de la creación de una poderosa y novedosa arma letal –Violencia Política de Género- tipificada en la ley electoral como presión moral en defensa de las mujeres recientemente descrita a su irrestricto respeto por los magistrados de los tribunales electorales, Teqroo, estatal, Sala Regional Xalapa y TEPJF, -que dieron su veredicto-.

La querella y promoción legal con la presión política-electoral interna en el Movimiento de Regeneración Nacional, Morena, en la víspera por la candidatura a la presidencia municipal de Othón P. Blanco, Yunsenni Martínez Hernández demandó a Luis Gamero Barranco por Violencia política en razón de género, el Teqroo habría resuelto tablas –nada para nadie- luego, la Sala Regional Xalapa, le propinó una estocada a Luis Gamero y, para finalizar con esa letanía, el TEPJF le dio la puntilla letal y, Gamero Barranco, fue desbarrancado ordenando al Ieqroo retirarle la candidatura. –Y así fue el desenlace, el CDE de Morena le dio la candidatura a Yensunni Martínez Hernández quien resultó triunfadora de la elección en el municipio OPB.

En la marcha hacia el día de las elecciones en el bailío Benito Juárez con vertiginoso ritmo a comparación de la velocidad de los cambios en el escenario político-electoral en ese entonces, la alcaldesa con licencia para la búsqueda de su reelección, -que al final consiguió-, Mara Lezama Espinosa, acudió ante el tribunal electoral para demandar al entonces candidato de FxM, Issac Janix Alanís de incurrir en el delito Violencia política en razón de género y, -al ser bien cierto esto-, ya no fue obstáculo para la victoria de la candidata de Morena, Mara Lezama.

Definitivamente no solo ambas situaciones en la política y lo social, sino de legalidad con lo que pasó en el transcurrir del final del proceso -que recién pasó- hubo otro de mayor dimensión en lo electoral entronizando al gobernador de Quintana Roo, Carlos Joaquín González, en los hechos que se sucedieron para construir una mala imagen con inventivas y calumnias, como lo hicieron los dirigentes nacionales de Morena, Mario Delgado Carrillo y Citlalli Espinoza Mora además, de la alcaldesa de Solidaridad, Laura Beristain Navarrete, a quienes los magistrados electorales sentenciaron a los tres -junto con Morena- a dárseles una amonestación pública.

Hay elementos suficientes que acreditan calumnias electorales en contra del gobernador quintanarroense, afirmó la magistrada del Teqroo, Claudia Carrillo Gasca, en su proyecto que fue aprobado por el magistrado, Víctor Vivas Vivas, y en el que se considera una amonestación pública en contra de la otrora candidata de Morena a la presidencia municipal de Solidaridad, Laura Beristain Navarrete; de los dirigentes nacionales Mario Delgado Carrillo y Citlali Hernández Mora y del propio partido Morena.

Además del proyecto aprobado por mayoría en el Teqroo contempla darle vista a la Fiscalía General de la República (FGR) y a la Fiscalía General del Estado para que sean los encargados de definir si se cometió un delito en contra del Gobernador ya que se tienen elementos para acreditar que sí hubo calumnia electoral en su contra al considerar como grave ordinario el delito.

Formación progresiva de imágenes en pos de la gubernatura

En la lucha por estar alumbrándose en el proscenio popular del estadio político-electoral, previo al proceso por la gubernatura -por venir en el cercano 2022- han actuado bajo reflectores diversos actores y actrices dando la cara de los partidos políticos que los sustentan, unos con menos y, otras, con más peso, proporcionando así sinergia a los ojos de sus banderías.

Motivadas porque se ha dicho que en el palacio de Gobierno de Quintana Roo “huele a esencia de perfume de mujer”, refiriéndose a las cancunenses, Marybel Villegas Canché y a Mara Lezama Espinosa, -las dos de Morena- van a la par, momentáneamente y, junto con la senadora panista del sur, Mayuli Martínez Simón, es un trio femenil -juntas, pero no revueltas- hacen una formulación con efecto de aceptación viable para la candidatura a Gobernador a cualesquiera de las tres féminas políticas.

La participación de los varones, como elemento fundamental por ser objeto de acendrada lucha política, porque sin su presencia no tendrá lugar la competencia electoral, el senador de Morena, José Luis Pech Várguez, ha estado saliendo al escenario político en el prólogo a las definiciones de Morena para la asunción de candidato a gobernador rumbo al proceso 2022.

Como lo anterior, viene a la cuenta de los posibles candidatos a Gobernador del Estado el alcalde recién electo en Tulum, Marciano Dzul Caamal, porque se ha denotado su trabajo con articulación política entre los tulumnenses para ser tomado en cuenta con su participación para la búsqueda de ser el ungido a tan anhelada posición. Habría que observar a Dzul Caamal con la mirada más allá de los vaivenes del escenario político actual, -como de los posibles-.

Si alguna característica tiene este epígrafe, es que esta bola de cristal, con que se mira, se ve que el futuro impredecible para poder brindar certeza, pero, según los acontecimientos, puede dar la sorpresa el actual Secretario de Gobierno, Arturo Contreras Castillo y el diputado federal Luis Alegre Salazar uno con la Alianza “Va por Quintana Roo”, Arturo y, el otro, con la coalición “Juntos Hacemos Historia por Quintana Roo”, Luis, en el proceso a Gobernador, por venir, -pueden sorprender-.

Inusitadamente ese proceso, por venir, sufrirá de factores en pro y en contra, Rafael Marín Mollinedo -de todas las confianzas de AMLO, ha dimitido estar en el ánimo de participar en la sucesión gubernamental de Quintana Roo por suceder a mediados del 2022. –Pero Rafael Marín puede dar la nota de ocho columnas-.

Ya lo veremos, -como dijo Santo Tomás-

En el vitral de La Bola de Cristal

Quintana Roo se mantendrá en color naranja del Semáforo Epidemiológico Estatal del 9 al 15 de agosto, dio a conocer el gobernador Carlos Joaquín, quien informó que solamente dos municipios disminuyeron en casos de Covid-19: Lázaro Cárdenas en 43 por ciento y Bacalar con 6 por ciento, pero con una curva en ascenso.

Los que registraron incrementos son Othón P. Blanco, 4 por ciento, con curva ligeramente en descenso; Isla Mujeres, 5 por ciento, con curva en ascenso; Puerto Morelos, 11 por ciento; Benito Juárez, 20 por ciento, que tiene la peor parte de la tercera ola; Cozumel, 30 por ciento; Felipe Carrillo Puerto, 30 por ciento; Tulum, 46 por ciento; José María Morelos, 47 por ciento; y Solidaridad, 95 por ciento con una preocupante curva totalmente en ascenso.

Ante esta situación, el gobernador de Quintana Roo insistió en la urgente necesidad de no bajar los brazos ni relajar las medidas preventivas, reforzar los hábitos de higiene como el lavado frecuente de manos, el uso del alcogel y mantener la sana distancia.

El titular del Ejecutivo precisó que es importante cuidar la salud para continuar con la recuperación económica, fundamental para la recuperación del empleo y la mejora de los ingresos familiares.

Carlos Joaquín expresó que estudios del Coneval, realizados con base en los efectos de la pandemia y fundamentalmente en el tema de los ingresos, reflejan el grave impacto que la emergencia sanitaria ocasionó al estado por la pérdida de los empleos.

Reiteró que por eso es importante avanzar en el cuidado de la salud para hacerlo por igual en la recuperación de las actividades productivas.

Durante el programa Conexión Ciudadana, que se transmitió por el Sistema Quintanarroense de Comunicación Social y las redes de la Coordinación General de Comunicación, el gobernador dijo que la ocupación hospitalaria general en el estado está en 42 por ciento. En la región sur la tasa de contagio está en 1.12 por ciento, con una ocupación hospitalaria del 13 por ciento, pero con una ocupación de más del 40 por ciento en camas con ventilador.

En el norte, la tasa de contagio es de 1.12 con una ocupación hospitalaria del 60 por ciento. Tres hospitales se encuentran al 70 por ciento en ocupación.

Para controlar y mitigar los contagios, el gobernador de Quintana Roo reiteró que se reforzará el programa de vacunación, mucho más del que se tiene ahora, que ha llegado a cubrir 80 por ciento en personas de 18 a 29 años de edad en la entidad.

Actualmente los módulos de vacunación para jóvenes de 18 a 29 años están activos en cinco municipios. Del 9 al 13 de agosto se abren en Tulum para el mismo rango de edad, y a partir del 23 de agosto continuará la vacunación para los de 40 a 49 años de edad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Diez − 4 =

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba