Notas

Reprobados también en autocrítica

Pena Capital
Novedades Chetumal
Javier Chávez

.

Lejos de aceptar la crítica, el director de la Normal de Bacalar,Ángel Damián Sabido Ojeda,y todo el grupúsculo de maestros que deforman estudiantes atribuyen los señalamientos de un servidor a una campaña de mala fe, orquestada por siniestros enemigos que pretenden hundirlos en el desprestigio.

En mi columna anterior expuse la podredumbre que ha invadido a ese plantel, debido al arribo de elementos inexpertos que ocupan plazas de maestros e incluso de directores, pero sin el menor mérito porque son impulsados por papi, mami y demás parientes.

normal de bacalar2El Centro Regional de Educación Normal (CREN) Javier Rojo Gómez está hundido en el fango de la ineptitud. Es un fraude a todas luces, y esto lo saben muy bien los profesores que niegan lo evidente, denunciando campañas de desprestigio y publicando en sus muros de Facebook que “los perros ladran, Sancho”, sin haber leído una sola página del Quijote.

Ninguno de los maestros señalados se ha tomado la molestia de localizarme, comenzando por el director de la Normal que llegó a esa posición por el enorme afecto que le tiene el profesor Carlos Caballero –señalado como “el vendedor más grande del mundo”, en materia de plazas–, y cuyas motivaciones de fondo no son tema de esta columna.

Si el ex gobernador Javier Rojo Gómez estuviese vivo, le daría vergüenza que su nombre figure en esa escuela patito, fundada precisamente cuando él tuvo las riendas del Territorio en 1969. Y dudo mucho que tales profesores tengan el mínimo antecedente de tan ilustre personaje.

El pasado miércoles la Normal celebró su 45 aniversario, al que llega anciana, enferma y en estado crítico debido a una vida llena de excesos. Y sí, como presumieron en el evento de festejo, estamos hablando de una institución que es la “máxima casa formadora de docentes del Estado”, pero que desde hace años está en franca caída libre y que hoy por hoy necesita de un rescate urgente.Porque el CREN “Lic. Javier Rojo Gómez” tuvo sus épocas de gloria, pues en su apertura se procuró la contratación de maestros con una combinación de experiencia y formación profesional óptima para la formación de nuevos profesores. Algunos amigos docentes egresados de esa Normal en sus primeras generaciones hablan con orgullo de la educación recibida, de las estrictas normas de comportamiento que llegaban incluso hasta el ámbito privado, del compromiso de la institución para aportar docentes de calidad al estado y al país.

Pero eso se fue perdiendo de a poco en el transcurso de los años sin que ninguna autoridad educativa prendiera las alertas mientras la institución se dirigíadirectamente al despeñadero.

En este 45 aniversario, hay poco que festejar y mucho para corregir, y la solución tiene que venir desde fuera, desde las autoridades educativas locales y federales que hasta el momento han sido omisas para cumplir con su responsabilidad.

Averigüé que Rubén Lara León es el representante de la Secretaría de Educación Pública en Quintana Roo. Y ya que la dormilona burocracia de la Secretaría de Educación y Cultura (SEyC) se niega a rescatar esta casa de presuntos estudios, ese fantasmal burócrata federal debe desquitar su jugoso sueldo visitando la Normal de Bacalar, para comprobar a nivel de campo la catástrofe que tiene como permanentes damnificados a tantos estudiantes y egresados que son etiquetados como “no idóneos” cuando pretenden pescar una plaza.

Imagino a Rubén Lara como un león, entregado a un sueño irresponsable cuando se necesita un representante federal realmente efectivo, no un adorno tan costoso que a nadie inquieta, y que tan sólo sabe disfrutar la seductora belleza de nuestro Caribe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba