Sacros y profanos

Justificadas propuestas y opiniones legítimas profesan los 244 candidatos –entre sacros y profanos- sobre la posibilidad de conseguir el voto por las 15 curules de mayoría relativa. Con la representación popular devastada ya que la comunidad asume que en el Congreso de Quintana Roo hay un mutismo insoportable hacia el pueblo.

La espera sólo trae desazón y angustia ante el inexorable hartazgo del pueblo, -que no se deja convencer o ablandar por ruegos o súplicas- por lo que hoy se reconoce lo que se sufrió con la XV Legislatura -que está pasando-. Afirmación que ha costado incredulidad en la figura de los diputados que buscan la reelección.

Se cometieron errores al paso de tres años para que algunos comprendieran que la destrucción institucional y la falacia electoral formaron parte sustancial en el grupo parlamentario actual ubicados en el edificio caracol de Punta Estrella.

Cuánto se pudo ahorrar si la alternancia hubiera comenzado antes, quizás ante este proceso electoral el cambio de parlamentarios estaría en franca reconstrucción. Porque la realidad es que no se puede retroceder –sino avanzar cada día más-.

La intransigencia, además de irresponsable tiene un costo que debe considerarse por el daño hacia el futuro del Estado. Cada día es un nuevo síntoma de infortunio y desgracia, sin considerar la contienda de una reelección tan desesperada como aferrada al poder.

La medallita de Morena es una disciplina de respeto y triunfo y todos los que profesan su doctrina la traen puesta evocando el milagro que establece persignarse ante su imagen esperando les haga el milagro el domingo 2 de junio.

Procurando obedecer el ordenamiento sobre lo generado con Morena, –dicen-, son de extracción popular y definido carácter participativo, los ex priistas, petistas, verde ecologistas, alejados de los principios de autodeterminación democrática del pueblo, Vox Dei, van pegados con Morena.

El pluralismo ideológico de Morena no podrá reiterar el compromiso que el respeto constituye una norma fundamental de la doctrina de grupo con candidatos ex priistas allegados y avecindados en alianza, Morena-Verde-PT, porque su anhelo en las urnas, -estando al lado de Morena-, es señal de triunfo.

Su aplicación es legal, está consagrada en la ley electoral del Estado, autorizar misiones desde el interior de Morena -por cierto- la del ex priista, ex de Convergencia y ahora petista, Roberto Erales Jiménez, muchos dudan de la urgencia de adherirse al PT persignándose ante Morena.

La aventura electorera llegará a su fin el 2 de junio próximo. Quién tomará el laurel de la victoria? si sólo un pequeño número de candidatos responsables tienen la claridad de asociar el colapso al modelo legislativo implementado en Quintana Roo. –No todos serán de Morena.

Pero muy pocos, el coraje de solicitar el sufragio incluye la veracidad imprimida hacia el electorado quintanarroense. Algunas candidaturas cuentan con exiguos voceros porque el pueblo tomó nota de la pesadilla que está pasando e, incluso, no pueden negar lo que miran y escuchan.

Los electores quintanarroenses preocupados por la situación tendrán argumento sólido para aprobar un Poder Legislativo genuino y reconocido, precisamente, en lo que establece el objetivo y alcance para atender las demandas del pueblo.

Tampoco se espera que al día siguiente se van a solucionar las cosas, solo se dará inicio a un procedimiento electoral necesario para que la comunidad se sienta legitimada y atendida por los diputados del Poder Legislativo del Estado.

2 comentarios

  1. De los actuales candidatos pseudoindependientes también traen motivos ocultos y tremenda cola que les pisen, pero bien que ahora se curan en salud atacando a sus contrincantes. Por eso hay que pensar hoy más que nunca el voto.

  2. tener cuidado con los nuevos partidos puede ser que esten patrocinado por poblanos y entonces nunca los vamos a poder hechar de Quintana Roo no me late confianza por Quintana Roo es mas bien camote para Quintana Roo aguas con el joaquinismo.

Responder a Ciudadano independiente Cancelar respuesta

catorce − cuatro =