Notas

Se fue Ludivina y las cosas no cambian en la Profepa

Cancún, 28 de marzo
Por Esto QRoo

El hermetismo en la delegación de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) sigue predominando, a pesar de los cambios en su dirigencia, la respuesta amable para los medios que solicitan entrevista con la titular, Carolina García Cañón, sigue siendo la misma, “deje sus datos y ellos le llaman”; por lo que pese a los cambios de caras y nombres la actitud no varia.

A prácticamente un mes de ser nombrada la representante del procurador en esta entidad, García Cañón se ha mantenido literalmente en silencio, sin emitir ningún pronunciamiento. El día de ayer este medio informativo dio a conocer sobre la posible liberación de un momento a otro de los 12 campesinos de Holbox que aún se encuentran encarcelados desde el pasado mes de julio; pues cabe recordar que a principios del presente mes fueron puestos en libertad cuatro de ellos.

El recibidor de la delegación es una copia fiel de la actuación de su titular, predomina el silencio, que se rompe con una voz para seguir con el protocolo de toda oficina de gobierno.

Por lo que siguen las preguntas al aire sobre diferentes temas de abusos y violaciones a las normas ambientales que se cometen en esta entidad, bajo el “argumento” del desarrollo económico y turístico.

El caso que más ha sonado en el último año es el de los 16 comuneros de Holbox (ahora sólo 12) que fueron detenidos cuando realizaban la limpieza de terrenos ejidales, pero que según la extitular de la Profepa, Ludivina Menchaca Castellanos, estaban incurriendo en presuntos delitos ambientales (devastación de flora con especies protegidas) y se procedió por una denuncia anónima y como parte de un operativo de índole nacional, en el cual la delegada solicitó el apoyo de elementos de la Marina para la aprehensión.

Otro tema que también fue señalado es la devastación de mangle a la orilla de la ciclopista en la Zona Hotelera, por parte del proyecto Puerto Cancún, pese a denuncias formales que hicieron ciudadanos que se percataron de los trabajos de desmonte y relleno en la zona; lo que fue tapiado con una barda verde hecha con mamparas de madera y las cuales fueron decoradas con murales.

En este caso inclusive autoridades locales y también otras instancias federales dedicadas al cuidado del mangle hicieron del conocimiento a la exdelegada de los hechos; pero nunca hubo respuesta a los oficios enviados, ni tampoco se dio un pronunciamiento al respecto por parte de Menchaca Castellanos, sólo se limitó a referir que era un caso que se atendía en las oficinas centrales, por ser parte del proyecto Puerto Cancún.

También hay señalamientos de permitir rellenar en zonas de mangle o en playa sin contar con los permisos correspondientes en Playa del Carmen, de la detención de agricultores en la zona sur de la entidad, por provocar incendios forestales y devastación en la Reserva Ecológica de Balam Ka’ax.

Por lo que estos temas seguirán como tarea pendiente de la actual titular, hasta que no se dé un pronunciamiento oficial o una acción o procedimiento legal por la dependencia federal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba