Notas

Sobreviven con $40 pesos diarios

Ribera del Río Hondo, 18 de septiembre.-

Una humilde familia sobrevive en la zona cañera con apenas 40 pesos diarios, ya que ante la falta de trabajo se dedica a la recolección de latas y botellas en el tiradero de basura de la alcaldía de Javier Rojo Gómez, para venderlas en las chatarreras y juntar un poco de dinero para alimentarse.

La situación económica es difícil en este tiempo muerto de la zafra, pues por la crisis que están pasando los productores cañeros y por el cobro arbitrario de los adeudos que tenían con el ingenio azucarero, no hay generación de empleos.

Ambrosio Carrasco Visoso, su esposa Ofelia Gómez Gómez, así como sus hijos Josmar y Esther se dedican a rebuscar entre la basura latas de aluminio, botellas de plástico y todo aquello que les pueda ser de utilidad para vender como chatarra.

Carrasco Visoso destacó que actualmente escasea el trabajo en la ribera del río Hondo, sobre todo para las personas mayores, porque los productores de caña no están contratando gente para trabajar en los cañaverales pues no tienen dinero, por lo ellos mismos que hacen los trabajos de fumigación y chapeo.

Expresó que en los buenos tiempos de la zafra se pagan 100 pesos por jornal, sin embargo actualmente, por la alta demanda de trabajo, solamente les quieren pagar 80 pesos, por lo que mejor se dedica a buscar algo de valor entre la basura.

El basurero de la alcaldía de Javier Rojo Gómez es pequeño, por lo que apenas y logra reunir una mediana cantidad de latas y botellas de plástico, con lo que ganan 40 pesos, con el apoyo de su familia.

Incluso dijo que con los 30 o 40 pesos que logra ganar durante todo el día, apenas le alcanza para comprar Maseca, un poco de frijol y arroz para mantener a su esposa y a sus pequeños hijos.

La señora Ofelia Gómez Gómez, por su parte, aseguró que se dedican a la recolección de basura porque no hay trabajo en la alcaldía de Javier Rojo Gómez, ni programas de apoyo para las familias más necesitadas.

Aseguró que todo mundo piensa que en la ribera del río Hondo hay mucho dinero y fuentes de trabajo, pero la realidad es otra.

“No me da vergüenza recoger basura porque no estoy robando, y además tengo la necesidad de mantener a mis pequeños hijos”, aseguró.

Destacó que su pequeño hijo de 6 años de edad acude a la escuela primaria en el turno vespertino y a diario le tiene que dar de gastada 10 pesos, por lo que tiene que ver en dónde lo obtiene; en cuanto a su pequeña hija, dijo que rara vez toma leche, por lo que la mantiene a base de atole de Maseca.

La pareja dijo desconocer qué es el salario mínimo, pues solamente sabe que el jornal lo pagan en 100 pesos, pero cuando hay.

Los pequeños se encuentran en riesgo de contraer alguna enfermedad, pues caminan entre los desperdicios, pestilencia y una gran cantidad de moscas.

Luis Enrique Tuz (Por Esto! de Quintana Roo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

5 × 3 =

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba