A tambor batiente el arranque 2020

La política -en ebullición- siempre ha sido influenciada por disposición especial de los dirigentes saltimbanquis, -dentro y fuera-, que estimula comportamientos y habilidades –y hostilidades-, iniciaron el año 2020 con ebullición en todas las filas de los partidos políticos de esta región caribeña.

Este año amaneció Morena con un descalabro propiciado por su aliado del partido Verde-ecologista, José de la Peña Ruiz de Chávez, con el adendum –agregado- que con sigilo introdujo al artículo 7mo, -como por arte de magia-, para exentar de impuestos a los nuevos casinos, lo que ha contribuido a que salga la presidenta de la Jugocopo, Reyna Durán Ovando a convocar a una sesión extraordinaria para echar reversa a la truculencia hecha por el diputado del Verde en mención con la providencia para enlazar personas que llegaron a Morena de otras banderías.

El PRI al inicio de este año salió con un –hálito- de esperanza para fortalecer su trascendencia y, permanencia, en las actividades de cargos de encomienda popular. En el PRI del patio, Candelaria Ayuso Achach y José Alberto Alonso Ovando, tomaron protesta -a juro- como Presidente estatal y Secretario general del CDE del PRI en el Estado.

El dirigente nacional del PRI,  quien trajo su apelativo –Alito- estampado en su camiseta, fue para no perderse. -Nada de egolatría-.

Tras manifestar que las puertas están abiertas para recibir a todos aquellos que se comprometan a caminar con el proyecto tricolor, la presidenta estatal del PRI, Candelaria Ayuso Achach confirmó que buscarán a todos aquellos que abandonaron el partido “porque son gente valiosa”. “Con ellos lograremos nuevos tiempos de unidad. Atrás quedarán los liderazgos que sólo aparecen en tiempo de elecciones que son priistas de ocasión y no de convicción”, afirmó.

Después de la toma de protesta por parte del dirigente nacional, Alejandro –Alito- Moreno Cárdenas, afirmó que son tiempos de dejar atrás comportamientos que le han hecho daño al PRI. Los priistas vivían en comunión, con jerarquía y roles definidos haciendo aleaciones con otros partidos, -principalmente con el partido Verde-ecologista-.

La población priista que ha subsistido con convicción al tricolor y, acarreados, acompañaron a la mancuerna que fungirá como nueva dirigencia del PRI en el Estado. Al evocar a los feligreses priistas del pasado, como se ha visto en su ubicación, -de ir a la baja-, en su condición del Rankin en la región quintanarroense, ya sin la principal silla, la gubernatura y otros importantes espacios en el Estado, están perdidos.

Con su disposición a participar en cargos públicos electorales, el otrora partido de la maquinaria tricolor, -ex aplanadora-, ha creado, importantes alianzas para desarrollarse con la expresión conjunta en un concepto de inclusión y aceptación partidaria para ir contra Morena.

Sobre el tema de las alianzas, el PRI proyecta realizar, -en un cóctel de ideologías-, “santos y demonios”, con el PAN y el PRD, o con otros institutos para el próximo proceso electoral. Van contra Morena -como enemigo a vencer-.

En el vitral

“Tomamos la decisión de estar dentro del INSABI (Instituto de Salud para el Bienestar); tengo confianza en que venga a darnos resultados”, afirmó el Gobernador de Quintana Roo, Carlos Joaquín González, al respaldar la iniciativa del Gobierno de México para mejorar los servicios de salud en la entidad.

Y es que ocho estados de la República no han firmado la carta intención para la desaparición del Seguro Popular o la centralización de del sector salud. Consultado al respecto, el mandatario estatal reconoció que ha habido trabas para concluir con el proceso.

Deje un comentario

quince + 16 =