Notas

Taxistas delincuentes

Golpe de Mazo

Novedades Chetumal
.

La pesimista y preocupante radiografía de la delincuencia infiltrada en el gremio de los taxistas vertida por el propio líder del Sindicato Único de Choferes de Automóviles de Alquiler (Suchaa) en Chetumal, Rafael Cetina Galván, debe ser un llamado de alerta tanto para la organización como para las autoridades policiales, ya que es alarmante la cantidad de taxistas relacionados con diferentes delitos que se cometen en esta capital.

Recientemente, en una especie de “mea culpa”, el dirigente sindical reveló que son unos 600 taxistas “martillos” los que tienen antecedentes delictivos o han sido señalados de cometer un ilícito, una cifra que representa poco más de la cuarta parte de los choferes registrados en Chetumal.

No es cosa menor. Si el informe de Cetina Galván es preciso, significa que la delincuencia ha permeado de manera implacable entre los taxistas, poniendo en peligro no solo la integridad de los usuarios de este vital servicio de transporte público en la capital, sino a la sociedad misma.

Según el líder del Suchaa, a pesar de que cuentan con esta información y que tienen identificados a los taxistas relacionados con ilícitos, no pueden hacer nada para echarlos del sindicato por que no han sido capturados en “flagrancia”, lo que les permite seguir al frente del volante sin ningún problema.

Además aseguró que cuando expulsan a uno de los socios ayudantes por la comisión de un delito, estos de inmediato son arropados por las fracciones disidentes del sindicato permitiéndoles regresar a conducir un taxi, con lo que queda en evidencia que la dirigencia sindical es simplemente incapaz de enfrentar la situación con eficacia.

Y mientras tanto, la mano blanda de la organización sindical que cuida más sus intereses políticos y económicos que la seguridad de sus clientes, deja que el problema siga creciendo y agravándose día con día.

Lo mismo ocurre con las autoridades de Seguridad Pública, que a pesar de sus retenes y vigilancia continua sobre los taxistas no logran nada. Cada vez más choferes se ven envueltos como cómplices en asaltos y robos, sin contar las agresiones sexuales que denuncian mujeres usarías del servicio con frecuencia.

Si el Suchaa es incapaz de limpiar sus filas, que no se extrañen los taxistas cuando  otros servicios les coman el mandado tal como está ocurriendo en otras partes del país con el ingreso de servicios como Uber, que ofrecen seguridad, limpieza y un servicio digno al cliente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

ocho + 8 =

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba