Notas

Tercera muerte por influenza

CHETUMAL, 17 de febrero.-

Son tres muertes ya las que registra el Estado de Quintana Roo por influenza, de acuerdo al último reporte epidemiológico de la enfermedad. También siguen aumentando los casos positivos, ahora se contabilizan 19 personas contagiadas.

Mientras tanto, la Secretaría de Salud Federal admitió que este 2014 se ha convertido en el segundo año más mortífero por influenza después de 2009, debido a que las personas contagiadas han acudido de manera tardía al doctor y, en esos casos, el medicamento ya no surte efecto, porque llegan con cuadros de neumonía que complican su recuperación.

Al último corte de la SSA con respecto a la influenza, Quintana Roo aumentó a 19 casos de personas contagiadas y 3 muertes por la misma enfermedad.

Hasta el momento, no se sabe a qué parte del Estado corresponde la tercera muerte, sólo que se originó en un hospital del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Las dos anteriores muertes que ocurrieron en la Entidad se registraron en la zona norte del estado, una en la ciudad de Cancún y otra en Playa del Carmen. En los dos casos se trató de personas del sexo masculino con edades de 50 años. Uno de ellos padecía hipertensión y el otro diabetes. Ninguno fue inmunizado en su momento, por lo que presentaron severas complicaciones de salud que los llevó a la muerte.

De las 19 personas contagiadas, 14 han sido tratadas por la Secretaría de Salud, 4 en el IMSS y una sola en el ISSSTE.

Actualmente, la Entidad tiene una reserva de entre 30 y 40 mil vacunas contra la influenza, las cuales se continúa aplicando hasta el término de la temporada invernal.

A nivel nacional, diariamente se registran decenas de contagios y hasta 10 muertes a lo largo y ancho del país por el virus de la influenza. Al último corte, se registran 532 muertes y 4 mil 879 contagios.

Según la Secretaría de Salud Federal, admite que este 2014 se ha convertido en el segundo año más mortífero por influenza después de 2009, debido a que las personas contagiadas acudieron de manera tardía al doctor y, en esos casos, el medicamento ya no surte efecto, porque llegan con cuadros de neumonía que complican su recuperación.

A diferencia de años anteriores, en 2014 la gente joven de 35 a 55 años es el grupo que ha sufrido el mayor contagio y como visitan al médico a los cinco o seis días después del contagio, el antiviral ya no funciona y por eso es que han ocurrido más muertes en las primeras siete semanas del presente año.

De acuerdo con el reporte histórico de la Dirección General de Epidemiólogía, de enero a diciembre de 2010 ocurrieron 409 decesos, en 2011 hubo 58, en 2012 se registraron 322 y en 2013 se contabilizaron 252 defunciones.

En cambio, en lo que va de 2014, el reporte epidemiológico señala que 520 personas han muerto por influenza, sobre todo por el tipo de virus A H1N1, cifra que es más del doble de los decesos que se registraron en 2013.

Debido a ese aumento de muertes, la funcionaria federal insistió a la población que no debe automedicarse, sino acudir en cuanto perciban los síntomas, porque el medicamento sólo es efectivo en las primeras 48 horas, porque después ya no hay manera de controlarlo.

La Secretaría de Salud exhorta a no bajar la guardia con las medidas de higiene e invitó a la población a vacunarse, pues la etapa de invierno es la más alta de contagio de influenza que en el resto del año.

Sin cerco sanitario

Es importante mencionar que actualmente en la entidad no existe ninguna alerta ni cerco sanitario y que se tiene asegurada la disponibilidad de tratamientos antivirales para influenza en todas las unidades médicas del sector salud y adicionalmente se tiene el respaldo del nivel nacional para contar con las dosis que fueran necesarias.

En relación a los escolares, la institución hizo un llamado a los padres de familia para que en caso de que algún miembro de la familia presente fiebre, síntomas respiratorios y/o malestar general, que acuda al médico para recibir tratamiento oportuno.

Es importante recordar que el virus A H1N1 que causó la pandemia en 2009 se ha convertido en un virus estacional, lo que significa que ya se trata de los virus de circulación habitual, sin representar un riesgo adicional para la población. La vacuna actual de influenza protege contra los virus estacionales A H1N1, A H3N2 y tipo B.

Cabe decir que el uso de medicinas que no son correctamente prescritas no sólo dificulta detectar los brotes epidémicos, sino que de hecho puede agravar la situación de un paciente. En 2009, uno de los factores que incrementó la mortalidad en la influenza fue el tiempo que los pacientes tardaban en buscar ayuda y que sus síntomas estuvieran “disfrazados” por el uso de antigripales o antibióticos sin receta.

Dado que actualmente nos encontramos en temporada de influenza se recomienda la aplicación de la vacuna contra influenza para los siguientes grupos de riesgo: Niños de 6 a 59 meses de edad, personas mayores de 60 años, mujeres embarazadas en cualquier trimestre de gestación, personal de salud, personas de cualquier edad que padezcan enfermedades crónicas como enfermedades vasculares (hipertensión), enfermedades cardiacas, diabetes, VIH/SIDA o que por la enfermedad o algún tratamiento se tenga comprometido el sistema inmune

Las medidas preventivas recomendadas por la Secretaría de Salud a la población para disminuir el riesgo de infecciones respiratorias incluida la influenza son las siguientes: reforzar las defensas de los niños y ancianos con alimentos y complementos altos en vitamina C y A (frutas y verduras), así como abundantes líquidos; abrigarse bien al salir, usando varias capas, especialmente a niños y adultos mayores. Abrigarse con ropa gruesa de preferencia de algodón; cubrir los lugares donde puedan entrar corrientes de frío; lavarse las manos con frecuencia con agua y jabón o usar alcohol gel.

También, la dependencia de salud recomienda, que al toser y estornudar se cubra con un pañuelo, o con el ángulo que forma el brazo con el antebrazo; en caso de presentar fiebre, síntomas respiratorios y/o malestar general acuda al médico para recibir tratamiento oportuno.

Y finalmente, es de suma importancia mencionar que la población con posibles síntomas no se automedique pues eso complicaría el cuadro de la enfermedad e incluso provocar la muerte.

Fuente: Alejandra Carrión (Por Esto! Quintana Roo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba